Con­de­na­do en un jui­cio rá­pi­do el jo­ven de­te­ni­do por ame­na­zar a su pa­dre con un cu­chi­llo

El pon­te­ve­drés lle­gó a un acuer­do con el fis­cal y acep­tó tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios y seis me­ses de ale­ja­mien­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PE­NI­DE

Tras pa­sar la no­che en los ca­la­bo­zos de la Po­li­cía Na­cio­nal y coin­ci­dien­do con las celebraciones del Día del Pa­dre, el jo­ven pon­te­ve­drés que ame­na­zó cu­chi­llo en mano a su pro­ge­ni­tor es­te sá­ba­do por la no­che era con­de­na­do ayer en un jui­cio rá­pi­do ce­le­bra­do en los juzgados de A Par­da. Se­gún con­fir­ma­ron des­de el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Galicia, to­do se re­sol­vió me­dian­te un acuer­do de con­for­mi­dad en­tre el arres­ta­do y la Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra, de tal mo­do que se le im­pu­sie­ron cua­ren­ta días de tra­ba­jo en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, seis me­ses de pri­va­ción del de­re­cho a la te­nen­cia y por­te de ar­mas, así co­mo se de­cre­tó su ale­ja­mien­to de la víc­ti­ma por idén­ti­co pe­río­do de tiem­po.

En prin­ci­pio, es­ta sen­ten­cia, da­do que se tra­ta de un acuer­do de con­for­mi­dad, es fir­me y con­tra la mis­ma, por tan­to, no ca­be la in­ter­po­si­ción de re­cur­sos.

Es­ta vis­ta oral fue el co­lo­fón a un in­ci­den­te que ge­ne­ró una gran ex­pec­ta­ción en la ca­lle Ro­sa­lía de Cas­tro. Mi­nu­tos an­tes de las diez de la no­che del sá­ba­do, una lla­ma­da co­mu­ni­có a la Je­fa­tu­ra mu­ni­ci­pal que un jo­ven es­ta­ba, su­pues­ta­men­te, ame­na­zan­do con un cu­chi­llo a su pa­dre en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar.

Los pri­me­ros en lle­gar a es­te cén­tri­co pun­to del cas­co ur­bano ca­pi­ta­lino fue­ron dos mo­to­ris­tas de la Po­li­cía Lo­cal. Al ca­bo de unos mi­nu­tos, el des­plie­gue se com­ple­tó con otros dos co­ches de es­te cuer­po y, al me­nos, tres de la Po­li­cía Na­cio­nal. De es­te mo­do, un nu­tri­do gru­po de agen­tes, al­gu­nos de los cua­les por­ta­ban ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios, ac­ce­dió al in­te­rior del in­mue­ble.

La in­cer­ti­dum­bre de los cu­rio­sos a pie de ca­lle no du­ró mu­cho. Al ca­bo de unos in­ter­mi­na­bles ins­tan­tes, los pri­me­ros po­li­cías de la Co­mi­sa­ría aban­do­na­ban el in­mue­ble pa­ra su­mar­se a las la­bo­res dia­rias de pre­ven­ción de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. No pa­só de­ma­sia­do tiem­po has­ta que sus com­pa­ñe­ros de la Lo­cal si­guie­sen su ejem­plo.

El sos­pe­cho­so, que to­do pa­re­ce in­di­car que no ofre­ció nin­gún ti­po de re­sis­ten­cia a ser arres­ta­do, fue in­tro­du­ci­do en un co­che pa­tru­lla de la Je­fa­tu­ra. Los agen­tes lo tras­la­da­ron has­ta Co­mi­sa­ría, don­de pa­só la no­che pa­ra, ya ayer pa­sa­do el me­dio­día, ser con­du­ci­do has­ta el juz­ga­do de guar­dia de Pon­te­ve­dra. La vis­ta oral, tras ha­ber­se al­can­za­do un acuer­do en­tre el acu­sa­do, su re­pre­sen­tan­te le­gal y el fis­cal, ape­nas du­ró unos mi­nu­tos.

Por el mo­men­to, se des­co­no­ce el lu­gar en el que el jo­ven pon­te­ve­drés ten­drá que rea­li­zar los cua­ren­ta días de tra­ba­jo en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.