Los crí­ti­cos de Po­de­mos ame­na­zan con lle­var a la di­rec­ción a los tri­bu­na­les

Ro­drí­guez ja­lea a los opo­si­to­res a San­tos y fie­les de es­ta ha­blan de gol­pe de Es­ta­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TA­MA­RA MON­TE­RO

Vis­ta­le­gre II ha he­cho sur­gir de nue­vo ren­ci­llas que vie­nen de vie­jo en la nue­va po­lí­ti­ca ga­lle­ga. La úl­ti­ma lla­ga se abrió el sá­ba­do, cuan­do en San­tia­go se ce­le­bró una asam­blea del con­se­llo ci­da­dán que la se­cre­ta­ria xe­ral, Car­men San­tos, no re­co­no­ció, y en la que se es­co­gie­ron seis de las 14 se­cre­ta­rías de la nue­va eje­cu­ti­va de Po­de­mos en Galicia. Ayer, esa lla­ga san­gra­ba. Abun­dan­te­men­te. Por­que las fac­cio­nes en­fren­ta­das en Po­de­mos co­men­za­ron a ai­rear sus desave­nen­cias a tra­vés de las re­des so­cia­les.

«Al­gu­nos de Po­de­mos Galicia no sa­ben qué han vo­ta­do en Vis­ta­le­gre. Cum­pli­rán los do­cu­men­tos o pa­sa­rán por Ga­ran­tías es­ta­tal y los tri­bu­na­les». El avi­so de que o la di­rec­ción aca­ta las de­ci­sio­nes del sá­ba­do o irán a los tri­bu­na­les lle­ga­ba de ma­dru­ga­da des­de el perfil de Car­los G. Ar­ma­da, por­ta­voz de Xun­tos Po­de­mos, uno de los gru­pos crí­ti­cos, muy crí­ti­cos, con la ac­tual di­rec­ción. Com­par­te Ar­ma­da la opi­nión de los pre­sen­tes en la reunión com­pos­te­la­na: la asam­blea desacre­di- ta­da por el has­ta aho­ra se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción, Juan Mer­lo, sí es vá­li­da. Lo es por­que ese Con­se­llo Ci­da­dán «se con­vo­có a pe­ti­ción del 51 % de los miem­bros, ex­pli­can fuen­tes pre­sen­tes en el en­cuen­tro, que ade­más re­sal­tan, de nue­vo, que los do­cu­men­tos apro­ba­dos di­cen «li­te­ral­men­te» que se po­drá con­vo­car el con­se­jo a pe­ti­ción del 25 % de sus miem­bros.

Es vá­li­da y ade­más op­tó por es­co­ger so­lo a seis se­cre­ta­rios de los 14 que con­for­man la eje­cu­ti­va ga­lle­ga pa­ra evi­tar que la reunión fue­se vis­ta co­mo un ata­que La dipu­tada Án­ge­la Ro­drí­guez se fe­li­ci­tó en Twitter de la «no­va eta­pa» de Po­de­mos Galicia. En los co­men­ta­rios in­fe­rio­res la acusan de apo­yar un gol­pe de Es­ta­do y de in­ten­tar des­truir la or­ga­ni­za­ción. o una im­po­si­ción. No fun­cio­nó. El co­mu­ni­ca­do re­mi­ti­do por la di­rec­ción de Po­de­mos Galicia po­cas ho­ras des­pués de la asam­blea de­ja­ba cla­ro que las di­fe­ren­cias son ca­da vez más in­sal­va­bles. Si­gue en pie una ló­gi­ca de blo­ques que, se­gún su ver­sión, los pre­sen­tes en la asam­blea que­rían evi­tar, por­que es lo que ha lle­va­do du­ran­te el úl­ti­mo año a la si­tua­ción de pa­rá­li­sis ac­tual.

La san­gre si­guió co­rrien­do ayer en Twitter. Mien­tras la dipu­tada en el Con­gre­so Án­ge­la Ro­drí­guez, Pam, y el se­na­dor Jo­sé Gar­cía Bui­trón, en­tre otros, se fe­li­ci­ta­ban por la «ne­ce­sa­ria e no­va eta­pa» que se aca­ba­ba de abrir en el par­ti­do, otros se re­fe­rían al con­se­jo co­mo «gol­pe de Es­ta­do». Una de las más com­ba­ti­vas fue la ou­ren­sa­na Car­me­la Do­cam­po, miem­bro del con­se­jo ciu­da­dano es­ta­tal, que se re­fi­rió a la asam­blea del sá­ba­do en tér­mi­nos de «gol­pe de Es­ta­do» y lle­gó a pe­dir la sa­li­da de Po­de­mos de los par­ti­ci­pan­tes en el en­cuen­tro, que ya han anun­cia­do que acu­di­rán al co­mi­té de ga­ran­tías por­que se han uti­li­za­do per­fi­les ofi­cia­les de Po­de­mos pa­ra ver­ter crí­ti­cas ha­cia miem­bros del con­se­jo.

Esas mis­mas fuen­tes ade­lan­tan que re­gre­sa­rán el pró­xi­mo fin de se­ma­na a la reunión, es­ta vez sí, con­vo­ca­da por Car­men San­tos. Di­cen es­pe­rar que triun­fe la sen­sa­tez y que se in­tro­duz­can en el or­den del día los pun­tos que ellos quie­ren dis­cu­tir, al­go «iné­di­to» a te­nor de lo ocu­rri­do du­ran­te el úl­ti­mo año. Ese «ellos», re­cha­za ade­más la eti­que­ta de crí­ti­cos, por­que di­cen no en­ten­der có­mo es po­si­ble que la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de un ór­gano la os­ten­ten los crí­ti­cos y que es ho­ra de asu­mir que la se­cre­ta­ria es­tá en mi­no­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.