«Con la sa­li­da del Reino Uni­do, Galicia va a su­frir más»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

A pe­sar de lle­var dos dé­ca­das en po­lí­ti­ca, no se le co­no­cen po­lé­mi­cas, ni agrias, ni dul­ces. Je­sús Gamallo Aller (San­tia­go, 1961) es fun­cio­na­rio del cuer­po su­pe­rior au­to­nó­mi­co, pe­ro su tac­to diplomático le lle­vó a con­ver­tir­se en la voz de Galicia en el ex­te­rior en 1999, con Ma­nuel Fra­ga. Fei­joo lo res­ca­tó de la vi­da mu­ni­ci­pal en el 2009 pa­ra se­guir sien­do la co­rrea de trans­mi­sión de la Xun­ta con Bru­se­las y con las oe­ne­gés ga­lle­gas, con las que ha lo­gra­do una en­ten­te cor­dia­le in­clu­so en tiem­pos de re­cor­tes. El Ar­co Atlán­ti­co aca­ba de en­co­men­dar­le un in­for­me so­bre el im­pac­to del bre­xit en es­ta zo­na. —¿Tie­ne ya al­gu­na idea de có­mo le va a afec­tar a Galicia? —Los ejes de Eu­ro­pa nun­ca han pa­sa­do por la ver­tien­te atlán­ti­ca, y con la gran am­plia­ción se han des­pla­za­do aún más ha­cia el Es­te. Siem­pre tu­vi­mos pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro con la sa­li­da del Reino Uni­do, Galicia va a su­frir más, igual que le ocu­rri­rá a los ir­lan­de­ses. Va­mos a li­de­rar un do­cu­men­to con­jun­to y lo tras­la­da­re­mos a las ins­ti­tu­cio­nes que lle­va­rán la ne­go­cia­ción. —¿Nos afec­ta­rá al bol­si­llo? —Los es­tu­dios eco­nó­mi­cos le atri­bu­yen a las co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las una pér­di­da de cre­ci­mien­to de en­tre el 0,4 y el 0,6 %, pe­ro tam­po­co hay que dra­ma­ti­zar. Lo que más me preo­cu­pa es que es­te te­ma va a ca­na­li­zar mu­chas ener­gías, cuan­do Eu­ro­pa ten­dría que es­tar re­fle­xio­nan­do a fon­do so­bre su fu­tu­ro. Los pró­xi­mos dos años van a ser co­mo un re­par­to de ga­nan­cia­les tras un di­vor­cio. —¿Qué le to­ca­rá a Galicia? —Tar­da­rá en sa­ber­se. Galicia su­fri­rá por la cohe­sión y las ex­por­ta­cio­nes, es­pe­cial­men­te en el sec­tor tex­til y el au­to­mó­vil y, so­bre to­do, por la pes­ca, que im­pli­ca mu­chos acuer­dos. El pro­ble­ma es que eso no se re­sol­ve­rá en la ne­go­cia­ción prin­ci­pal y se va a di­la­tar du­ran­te una lar­ga eta­pa de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que va a afec­tar a to­dos los ope­ra­do­res. Y ade­más es­tá la in­ci­den­cia que ten­drá en el tu­ris­mo, que to­ca­rá más a otras co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las. —La Fun­da­ción Galicia-Eu­ro­pa, nues­tra embajada ofi­cio­sa en Bru­se­las, cum­pli­rá en el 2018 trein­ta años. ¿Se en­ten­de­ría hoy esa apues­ta? —Sí, se en­ten­de­ría por­que es una his­to­ria de éxi­to ba­sa­da en la de­fen­sa de los in­tere­ses ga­lle­gos des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal y sec­to­rial, y por­que la po­lí­ti­ca eu­ro­pea no es una com­pe­ten­cia ex­clu­si­va del Es­ta­do. Al­gu­nas co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las ce­rra­ron su ofi­ci­na du­ran­te la cri­sis y la han vuel­to a abrir. Gamallo, en su des­pa­cho de la Di­rec­ción Xe­ral de Re­la­cións Ex­te­rio­res e coa UE, en San­tia­go.

—Me re­fe­ría a los de­va­neos di­plo­má­ti­cos de Ca­ta­lu­ña. —A Galicia se le es­cu­cha por­que es una na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca con una per­so­na­li­dad muy acu­sa­da, pe­ro a la vez con leal­tad ins­ti­tu­cio­nal a Eu­ro­pa y a Es­pa­ña. Otros no acep­tan las re­glas del jue­go y ya re­sul­tan po­co creí­bles. —¿Es ho­nes­to usar las re­la­cio­nes ex­te­rio­res pa­ra pre­sio­nar en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca? —La ac­ción ex­te­rior tie­ne que ser de país, por­que si es muy ses­ga­da y par­ti­dis­ta re­sul­ta po­co creí­ble, in­sis­to. Fue­ra no te pue­den ver co­mo un par­ti­do, sino co­mo una ins­ti­tu­ción au­to­nó­mi­ca, y en es­te cam­po so­lo ga­nas si trans­mi­tes ob­je­ti­vos co­mu­nes. Y lue­go ya ven­drán los ma­ti­ces

de ca­da Go­bierno pa­ra ele­gir en­tre ca­ño­nes o man­te­qui­lla, co­mo ha ocu­rri­do siem­pre. —¿Qué sin­tió cuan­do al­gu­nos con­ce­llos ga­lle­gos arria­ron la ban­de­ra eu­ro­pea? —Me po­si­cio­né en con­tra. Eso fue por el pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos, pe­ro Eu­ro­pa no es la cul­pa­ble de to­dos los ma­les. Los ac­tua­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos no han vi­vi­do el pa­pel his­tó­ri­co de la UE, y por eso el in­te­rés ha de­caí­do. Si aña­di­mos la cri­sis eco­nó­mi­ca y las di­fi­cul­ta­des pa­ra dar res­pues­tas con­vin­cen­tes te­ne­mos co­mo re­sul­ta­do el ac­tual des­ape­go y los po­pu­lis­mos, que son dos gra­ves pro­ble­mas. —¿Por qué la opo­si­ción siem­pre ve con sus­pi­ca­cia los via­jes al ex­te­rior del Eje­cu­ti­vo? —To­dos los via­jes al ex­te­rior tie­nen con­te­ni­do, so­bre to­do eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién se abren mer­ca­dos tu­rís­ti­cos, cul­tu­ra­les... los ex­pli­co ca­da seis me­ses en el Par­la­men­to. —¿Ha­bría que via­jar más? —Se de­be via­jar lo ne­ce­sa­rio.

—¿Quién ejer­ce me­jor de em­ba­ja­dor de Galicia en la ac­tua­li­dad? —En el mun­do nos co­no­cen por­que so­mos es­pa­ño­les, pe­ro di­fe­ren­tes, atlán­ti­cos. Y, des­de lue­go, por el Ca­mino, que sa­le en­se­gui­da en cual­quier con­ver­sa­ción. —En cues­tio­nes de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­re­ce que ha lo­gra­do cier­ta co­ne­xión con las oe­ne­gés. —Tie­ne su ex­pli­ca­ción, in­clu­so a pe­sar de los re­cor­tes. Otras co­mu­ni­da­des han la­mi­na­do los pre­su­pues­tos, mien­tras en Galicia no te­ne­mos ni un eu­ro de deu­da con las or­ga­ni­za­cio­nes y eje­cu­ta­mos el 100 % de las par­ti­das. So­mos pre­vi­si­bles, y es­te año la in­ver­sión cre­ce­rá un 7,7 %, has­ta los 4,5 mi­llo­nes de eu­ros. —¿Ha­blar del ae­ro­puer­to de Opor­to co­mo un enemi­go o de la com­pe­ten­cia en la au­to­mo­ción no es un fra­ca­so de la eu­ro­rre­gión? —El lo­ca­lis­mo nun­ca sa­tis­fa­ce el me­dio y lar­go pla­zo. En es­tos te­mas hay que po­ner la luz lar­ga y apren­der a co­la­bo­rar, por­que la com­pe­ten­cia es bue­na si es leal.

SAN­DRA ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.