For­ma­ción y eva­lua­ción pa­ra in­no­var en se­rio

En­se­ñar de for­ma ac­ti­va y a 1.600 ni­ños de cua­tro eta­pas edu­ca­ti­vas es el re­to del co­le­gio de los Xe­suí­tas en Vi­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA TEX­TO MER­CE­DES MORALEJO FOTO

Tal vez por su tra­di­ción pe­da­gó­gi­ca o por­que tra­tan con la vi­da de ca­si 1.600 alum­nos, Xe­suí­tas de Vi­go se to­ma la in­no­va­ción de una for­ma muy se­ria y re­po­sa­da. Dos ejem­plos: las dos se­ma­nas de pro­yec­tos en pri­ma­ria y la im­plan­ta­ción del apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo. El pri­me­ro se es­tá ha­cien­do de prue­ba, una se­ma­na en enero y otra en ma­yo, pa­ra los alum­nos de ter­ce­ro a sex­to; al ter­mi­nar el cur­so ha­rán una eva­lua­ción de re­sul­ta­dos y el año que vie­ne se re­pe­ti­rá. So­lo si es­tán sa­tis­fe­chos, si el apren­di­za­je re­sul­tó me­jor, se asen­ta­rá es­ta ini­cia­ti­va. Jor­ge Mar­tí­nez, je­fe de es­tu­dios de pri­ma­ria, cree que «la au­to­eva­lua­ción es fun­da­men­tal en el pro­ce­so de in­no­va­ción, y creo que en ge­ne­ral no se ha­ce su­fi­cien­te­men­te». El otro ejem­plo es la im­plan­ta­ción del apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo, es de­cir, en equi­pos,: «Ha si­do un pro­ce­so —ex­pli­ca Isabel Her­nán­dez, coor­di­na­do­ra de in­no­va­ción jun­to a Al­ber­to Re­me­sei­ro, coor­di­na­dor de 4.º, 5.º y 6.º— y nos ha lle­va­do cua­tro años im­plan­tar­lo en to­do el co­le­gio».

Po­ner en mar­cha cual­quier ini­cia­ti­va con cien pro­fe­so­res, ade­más del en­tra­ma­do de edi­fi­cios, pa­tios (¡y has­ta un bos­que!) no es ta­rea fá­cil. Por ejem­plo, to­das las se­ma­nas los je­fes de estudio de ca­da eta­pa se reúnen con los je­fes de de­par­ta­men­to pa­ra sin­cro­ni­zar ac­ti­vi­da­des; y to­das las se­ma­nas tam­bién to­dos los pro­fe­so­res de un de­par­ta­men­to tie­nen una reunión si­mi­lar en­tre ellos. «Se mi­ni­mi­za la in­di­vi­dua­li­za­ción», ex­pli­ca Il­de­fon­so Prie­to, di­rec­tor de ESO-Ba­chi­lle­ra­to.

El pro­ce­so de im­plan­ta­ción de las in­no­va­cio­nes sue­le se­guir el mis­mo pro­to­co­lo: «El co­le­gio nos da car­ta blan­ca pa­ra me­jo­rar nues­tra for­ma­ción —di­ce Mai­te del Río, di­rec­to­ra de In­fan­til y Pri­ma­ria— y des­pués los que se han es­pe­cia­li­za­do van am­plian­do el círcu­lo po­co a po­co». Co­mo una man­cha de acei­te cu­ya mi­sión es mo­vi­li­zar al res­to: «A al­gu­nos no ha­ce fal­ta que les di­gas na­da, se su­man en­se­gui­da, pe­ro a otros tie­nes que pro­po­ner­les ac­ti­vi­da­des con­cre­tas, pa­ra que pue­dan apli­car­las en cla­se fá­cil­men­te. De es­ta ma­ne­ra van cam-

bian­do la di­ná­mi­ca de una for­ma ama­ble», Ju­lio Frei­ji­do, geó­gra­fo y tu­tor de 2.º de ESO.

Iván Mi­rón, di­rec­tor del cen­tro, ex­pli­ca que hay que man­te­ner «el equi­li­brio de in­no­var sin caer en la ten­ta­ción de las mo­das. Te­ne­mos que en­ten­der có­mo es nues­tra co­mu­ni­dad, nues­tros alum­nos y sus fa­mi­lias, y qué ne­ce­si­tan. A par­tir de ahí adap­tar­nos pa­ra ofre­cer un apren­di­za­je de ca­li­dad». Es­tá muy sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do del tra­ba­jo coope­ra­ti­vo —«nos ha per­mi­ti­do re­cu­pe­rar al alumno in­vi­si­ble, aquel que no par­ti­ci­pa­ba ni se sen­tía mo­ti­va­do»— y de los pro­gra­mas de em­pren­di­mien­to so­cial y vo­lun­ta­ria­do pa­ra los ma­yo­res, por­que «nues­tra for­ma­ción tie­ne que ser in­te­gral».

Es­tos son los prin­ci­pa­les pro­gra­mas in­no­va­do­res que es­tán rea­li­zan­do en el cen­tro:

IN­FAN­TIL Psi­co­mo­tri­ci­dad.

Los de tres años tie­nen psi­co­mo­tri­ci­dad to­dos los días, ho­ra­rio que se va re­du­cien­do en los años si­guien­tes, se­gún ex­pli­ca Nu­ria Tu­rien­zo, coor­di­na­do­ra de la eta­pa.

Ex­pre­sión cor­po­ral. Se de­di­ca mu­cho tiem­po a la ex­pre­sión de emo­cio­nes y al con­trol de la au­di­ción y len­gua­je, con dos pro­fe­so­res en el au­la. Ma­te­má­ti­cas ma­ni­pu­la­ti­vas. Es un di­se­ño pro­pio, mez­cla de va­rias co­rrien­tes, que pre­ten­de acer­car las Ma­te­má­ti­cas a los ni­ños de una ma­ne­ra más in­tui­ti­va.

Pro­yec­tos. Ha­cen fi­chas pe­ro tam­bién pro­yec­tos. En es­tos se in­vo­lu­cra a las fa­mi­lias, tan­to pa­ra la adap­ta­ción al cen­tro co­mo pa­ra abor­dar los tra­ba­jos.

Huer­to es­co­lar. Los alum­nos de in­fan­til tra­ba­jan to­do el año pa­ra lle­var a ca­sa sus pro­pios pro­duc­tos na­tu­ra­les.

Mú­si­ca, fun­da­men­tal. Pre­pa­ra­ron un pro­yec­to so­bre La flau­ta má­gi­ca y jun­to a to­da la pri­ma­ria (900 alum­nos) acu­die­ron a una ver­sión re­du­ci­da —pe­ro de 70 mi­nu­tos— de la ópe­ra de Mo­zart. Les en­can­tó.

PRI­MA­RIA Pro­yec­tos en pri­me­ro y se­gun­do.

El ga­lle­go va glo­ba­li­za­do con na­tu­ra­les en 1.º y so­cia­les en 2.º, tra­ba­ján­do­se es­tas áreas a tra­vés de pro­yec­tos.

Un se­gun­do pro­fe­sor. Tam­bién los pe­que­ños de pri­ma­ria tie­nen un pro­fe­sor de apo­yo en la ho­ra dia­ria de ta­lle­res (tres ho­ras a la se­ma­na pa­ra Len­gua y dos pa­ra Ma­te­má­ti­cas en ter­ce­ro, y vi­ce­ver­sa en cuar­to). Ia­go Pé­rez, coor­di­na­dor de 1.º, 2.º y 3.º de pri­ma­ria, ex­pli­ca que «no jun­ta­mos dos cla­ses fí­si­ca­men­te pe­ro tra­ba­jan a la vez con un ter­cer pro­fe­sor pa­san­do de una a otra co­mo apo­yo». Cla­ses des­do­bla­das. En ter­ce­ro y cuar­to to­das las cla­ses de Ma­te­má­ti­cas y Len­gua se des­do­blan pa­ra que sean 16 alum­nos por au­la. Les es­tá dan­do muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Plu­ri­lin­güis­mo. Un ter­cio de las asig­na­tu­ras son en in­glés, otro en cas­te­llano y otro en ga­lle­go. Se com­bi­nan ca­da año las ma­te­rias de más y me­nos ho­ras.

Tec­no­lo­gía. La pi­za­rra di­gi­tal da mu­cho jue­go en cla­se, y uti­li­zan di­fe­ren­tes apps en fun­ción de lo que ne­ce­si­ten. Es el ca­so de los Plic­kers, unas tarjetas que se­gún có­mo la gi­re ca­da alumno es­co­ge una res­pues­ta a una pre­gun­ta del tu­tor. Nu­ria Pra­do, tu­to­ra de se­gun­do, es­tá en­can­ta­da con la ac­ti­vi­dad: «Tie­nes un feed­back in­me­dia­to del ni­vel de com­pren­sión de la cla­se an­te una idea. Es bueno, útil y so­bre to­do rá­pi­do». A los ni­ños les en­can­ta. Dos alum­nas de sie­te años lo co­rro­bo­ran: «Me gus­ta mu­cho en in­glés, por­que es­toy muy aten­ta».

Con y sin li­bros. No es­tán ce­rra­dos al apren­di­za­je sin li­bros, pe­ro, tal y co­mo re­su­me Jor­ge Mar­tí­nez, «de­pen­de del cur­so, el ho­ra­rio y los ob­je­ti­vos. Lo adap­ta­mos a las ne­ce­si­da­des de los alum­nos».

SE­CUN­DA­RIA Uso del mó­vil.

En el pri­mer ci­clo de ESO (pri­me­ro y se­gun­do) les de­jan usar el mó­vil a ve­ces, pe­ro con­for­me van pa­san­do los años se nor­ma­li­za su uti­li­za­ción. «A los alum­nos les gus­ta mu­cho —re­cal­ca Il­de­fon­so Prie­to— les ha­ce sen­tir­se pro­ta­go­nis­tas. Yo doy el 20 % de la ma­te­ria así, con un cues­tio­na­rio que de­ben re­sol­ver en un tiem­po de­ter­mi­na­do y lo pue­den ha­cer en cla­se o en ca­sa». Lo mis­mo le ocu­rre a Al­ber­to Ro­drí­guez, tu­tor en se­gun­do: «Usa­mos la tec­no­lo­gía con na­tu­ra­li­dad, por­que pa­ra ellos es su día a día». Exá­me­nes en or­de­na­do­res. Es ca­da vez más fre­cuen­te. En el cen­tro hay va­rias au­las con equi­pos in­for­má­ti­cos y tam­bién tie­nen un ca­rro con trein­ta por­tá­ti­les que usan cuan­do lo ne­ce­si­tan.

Pro­gra­ma Arru­pe. Es su plan de re­fuer­zos, en los que un pro­fe­sor atien­de a dos o tres alum­nos co­mo má­xi­mo. «Fun­cio­na bas­tan­te bien aun­que a al­gu­nos pa­dres no les gus­ta que su hi­jo a ve­ces sal­ga de cla­se», pe­ro eso les per­mi­te a los do­cen­tes una aten­ción más in­di­vi­dua­li­za­da y el ob­je­ti­vo, co­mo di­ce Al­ber­to Re­me­sei­ro, «no es so­lo va­lo­rar a los alum­nos, es que me­jo­ren».

Gam­mi­fi­ca­ción. Usar las téc­ni­cas del jue­go (jue­gos que tie­nen que su­pe­rar, pun­tos que su­man los equi­pos cuan­do re­suel­ven un pro­ble­ma...) da un re­sul­ta­do es­tu­pen­do. Co­mo re­pa­sar las par­tes de la cé­lu­la ha­cien­do cru­ci­gra­mas, que pro­mue­ve Ja­vier Ba­yo. A ve­ces la com­pe­ti­ti­vi­dad es, in­clu­so, ex­ce­si­va: «En al­gu­nas oca­sio­nes hay que fre­nar­los por­que tie­nen tan­ta com­pe­ti­ti­vi­dad que aca­ba ha­bien­do pro­ble­mas en cla­se», re­co­no­ce Juan Lois, tu­tor en ESO.

Pro­yec­tos. Tam­bién en se­cun­da­ria ha­cen pro­yec­tos. En se­gun­do to­das las asig­na­tu­ras, to­das, tra­ba­ja­ron du­ran­te un par de me­ses (ho­ras suel­tas en cla­se) so­bre la Ven­dée Glo­be, la vuel­ta al mun­do a ve­la en so­li­ta­rio. Los alum­nos apro­ve­cha­ron es­ta prue­ba de re­sis­ten­cia psi­co­de­por­ti­va pa­ra apren­der de la­ti­tu­des, es­ta­dís­ti­ca, me­di­das y uni­da­des, pa­lan­cas y po­leas, ha­cer ma­que­tas, afron­tar di­le­mas éti­cos y co­no­cer di­chos ma­ri­ne­ros en cas­te­llano y ga­lle­go. Has­ta se pu­sie­ron un tra­je de agua, co­mie­ron co­mi­da lio­fi­li­za­da y ca­da cla­se guió un bar­co en una re­ga­ta vir­tual.

Club de Cien­cias. Es vo­lun­ta­rio, tie­ne unos 40 alum­nos que tra­ba­jan mu­chí­si­mo, ya sea ma­ne­jan­do bac­te­rias o pla­cas so­la­res, por ejem­plo. Cu­rio­sa­men­te, al­guno tie­ne la Fí­si­ca pen­dien­te del año an­te­rior.

Idio­mas. El in­glés for­ma par­te de la enseñanza: en pri­me­ro pue­den ele­gir Geo­gra­fía en in­glés (hay tres au­las en es­te idio­ma); en se­gun­do to­dos dan Mú­si­ca en in­glés; en ter­ce­ro vuel­ve a ser op­ta­ti­va, pa­ra Fí­si­ca y Quí­mi­ca (sue­len te­ner dos cla­ses); y en cuar­to las TIC son en in­glés, obli­ga­to­ria­men­te. El se­gun­do idio­ma tie­ne do­ble po­si­bi­li­dad: fran­cés o ale­mán; ga­na por go­lea­da el idio­ma de Goet­he.

Ru­ti­nas de pen­sa­mien­to. To­do lo an­te­rior no ser­vi­ría de na­da sin «re­fle­xión, por­que te­ne­mos que en­se­ñar­les a pen­sar».

Alum­nos de pri­ma­ria rea­li­zan un test uti­li­zan­do una se­rie de có­di­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.