Fer­vien­te eu­ro­peís­ta y azo­te de los po­pu­lis­mos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Martin Schulz es un apa­sio­na­do eu­ro­peís­ta y azo­te de los po­pu­lis­mos. Au­to­di­dac­ta, po­lí­glo­ta (ha­bla seis idio­mas) y há­bil ora­dor, nun­ca se ha mor­di­do la len­gua, lo que le ha va­li­do más de un en­fren­ta­mien­to dia­léc­ti­co. Aún se re­cuer­da el que pro­ta­go­ni­zó ha­ce ca­tor­ce años con Sil­vio Ber­lus­co­ni, que reac­cio­nó a una crí­ti­ca di­cien­do de él que ha­bría si­do un per­fec­to ca­po na­zi de un cam­po de con­cen­tra­ción.

Cre­ció en el seno de una fa­mi­lia mo­des­ta de cin­co her­ma­nos. De jo­ven so­ña­ba con con­ver­tir­se en ju­ga­dor de fút­bol pro­fe­sio­nal, pe­ro una le­sión frus­tró ese an­he­lo y lo hi­zo caer en una de­pre­sión y en el al­cohol. Años des­pués con­fe­só que en esa épo­ca be­bió to­do lo que pu­do y más. Su her­mano le ayu­dó a re­cu­pe­rar la ilu­sión y le abrió los ojos an­te lo que se con­ver­ti­ría en una de sus gran­des pasiones, la lec­tu­ra. Su pa­sión por los li­bros lo lle­vó, en 1982, a abrir su pro­pia li­bre­ría, en la que tra­ba­jó du­ran­te do­ce años an­tes de de­di­car­se a la po­lí­ti­ca. Nun­ca pa­só por la uni­ver­si­dad, pe­ro su ba­ga­je cul­tu­ral es en­vi­dia­ble.

Se unió a las fi­las so­cial­de­mó­cra­tas con so­lo 19 años, pe­ro no fue has­ta 1987 cuan­do ocu­pó un car­go pú­bli­co al con­ver­tir­se en uno de los al­cal­des más jó­ve­nes de Ale­ma­nia co­mo re­gi­dor de Wür­se­len. En 1994 lle­gó al Par­la­men­to Eu­ro­peo y co­men­zó una fu­gaz ca­rre­ra has­ta con­ver­tir­se en su pre­si­den­te. Su ges­tión le va­lió el tí­tu­lo de mís­ter Eu­ro­pa por sus fer­vo­ro­sos ale­ga­tos a favor de la unión eu­ro­pea y su repu­tación de há­bil ha­ce­dor de acuer­dos en­tre di­fe­ren­tes gru­pos po­lí­ti­cos. Siem­pre se­rá re­cor­da­do por su es­ti­lo di­rec­to, su vehe­men­cia y fir­mes con­vic­cio­nes.

A fi­na­les del 2016 anun­ció que aban­do­na­ba Bru­se­las pa­ra re­gre­sar a la po­lí­ti­ca na­cio­nal de Ale­ma­nia. El efec­to Schulz ha pues­to pa­tas arri­ba el ta­ble­ro po­lí­ti­co ale­mán co­mo po­ten­cial aglu­ti­na­dor de vo­tan­tes in­con­for­mis­tas. Des­de su no­mi­na­ción, el SPD se ha dis­pa­ra­do en las en­cues­tas. An­te sí tie­ne el di­fí­cil re­to de des­ban­car a la po­de­ro­sa An­ge­la Mer­kel y de­vol­ver la ilu­sión a la ali­caí­da so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.