Schulz desafía a Mer­kel y vuel­ve a ilu­sio­nar a la so­cial­de­mo­cra­cia

Ele­gi­do lí­der y can­di­da­to del SPD con un iné­di­to por­cen­ta­je del 100 % de los vo­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BARRENA

Nun­ca la fe de los co­rre­li­gio­na­rios en su lí­der ha­bía si­do tan cie­ga. Martin Schulz fue ele­gi­do ayer du­ran­te un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio en Ber­lín nue­vo pre­si­den­te de la so­cial­de­mo­cra­cia ale­ma­na (SPD) con el 100 % de vo­tos. Es la pri­me­ra vez des­de el fin­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que un can­di­da­to a la pre­si­den­cia de las más an­ti­gua for­ma­ción po­lí­ti­ca de Ale­ma­nia ob­tie­ne tal res­pal­do ab­so­lu­to de su for­ma­ción. Schulz co­se­chó la to­ta­li­dad de los 605 vo­tos vá­li­dos emi­ti­dos por los de­le­ga­dos que par­ti­ci­pa­ron en la elec­ción. El ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo fue se­gui­da­men­te nom­bra­do por acla­ma­ción can­di­da­to a la Can­ci­lle­ría Fe­de­ral y prin­ci­pal ri­val de la con­ser­va­do­ra An­ge­la Mer­kel en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 24 de sep­tiem­bre.

Im­pul­sa­do por son­deos fa­vo­ra­bles que han da­do alas a una for­ma­ción con­de­na­da a ser la eter­na se­gun­do­na en in­ten­ción de vo­to y la re­cu­pe­ra­ción por mi­les de afi­lia­dos, Schulz ba­tió la mar­ca del pri­mer pre­si­den­te del SPD de la pos­gue­rra, Kurt Schu­ma­cher, que en 1948 con­si­guió un 99,71 % de vo­tos. Su an­te­ce­sor en el car­go y mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Sig­mar Gabriel, hu­bo de con­for­mar­se con un mo­des­to 74,27 % en el 2015. «Creo que es­te re­sul­ta­do es el pre­lu­dio de la con­quis­ta de la Can­ci­lle­ría», di­jo Schulz, vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do por el abru­ma­dor res­pal­do ob­te­ni­do.

El con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del SPD aca­bó así en fies­ta de mar­ca­do op­ti­mis­mo con vis­tas a los co­mi­cios del pró­xi­mo oto­ño. Las celebraciones co­men­za-

ron de ma­ña­na con una emo­ti­va des­pe­di­da a Gabriel, el hom­bre que el pa­sa­do enero an­te­pu­so los in­tere­ses de su par­ti­do a los pro­pios y di­mi­tió vo­lun­ta­ria­men­te pa­ra abrir el ca­mino a Schulz.

Con­tra AfD y Trump

En su in­ter­ven­ción po­co an­tes de la vo­ta­ción, Schulz ata­có con du­re­za a los po­pu­lis­tas y a la ul­tra­de­re­cha

al ase­gu­rar que «la AfD no es una al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, sino una ver­güen­za pa­ra la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral», ya que la «de­re­cha in­co­rre­gi­ble» bus­ca aca­bar con la de­mo­cra­cia y con­du­cir a Ale­ma­nia a una nue­va dic­ta­du­ra. En ese sen­ti­do me­tió a AfD y a Do­nald Trump en el mis­mo sa­co por su ac­ti­tud an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. «Quien ca­li­fi­ca a quie­nes ejer­cen la li­ber­tad de in­for­ma­ción de prensa men­ti­ro­sa, quien tra­ta a los me­dios de ma­ne­ra se­lec­ti­va, ataca con el ha­cha las raí­ces de la de­mo­cra­cia» y da igual si «se tra­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos o de un par­ti­ci­pan­te en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Pe­gi­da», afir­mó el nue­vo lí­der so­cial­de­mó­cra­ta.

Po­co an­tes, la mi­nis­tra de De­fen­sa, Ur­su­la von der Le­yen, ta­cha­ba de «in­co­rrec­ta» la afir­ma­ción del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de que Ber­lín de­bía «gran­des su­mas de di­ne­ro» a la OTAN y a EE.UU. por la de­fen­sa de Ale­ma­nia. «No hay cuen­ta de mo­ro­sos de la OTAN», sos­tu­vo.

Pro­gra­ma elec­to­ral

Aun­que no anun­cia­rá has­ta el ve­rano el con­te­ni­do de su pro­gra­ma elec­to­ral, Schulz ade­lan­tó que la lu­cha por la jus­ti­cia so­cial, la fa­mi­lia y la edu­ca­ción se­rán pi­la­res del mis­mo. «Si el SPD no se preo­cu­pa de que en es­te país ha­ya mas jus­ti­cia so­cial, no lo ha­rán otros», de­cla­ró an­te los asis­ten­tes al con­gre­so, a los que pro­me­tió edu­ca­ción gra­tui­ta «des­de la guar­de­ría a la uni­ver­si­dad» pa­ra que to­dos ten­gan igual­dad de opor­tu­ni­da­des sin de­pen­der de sus orí­ge­nes y ho­ra­rios de tra­ba­jo con res­pal­do fi­nan­cie­ro del es­ta­do que per­mi­tan con­ci­liar la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar. Schulz re­cha­zó las re­ba­jas fis­ca­les anun­cia­das por la CDU de Mer­kel, que ca­li­fi­có de «re­ga­lo elec­to­ral» y de di­ne­ro que «fal­ta­ría pa­ra im­por­tan­tes in­ver­sio­nes de fu­tu­ro» y de­fen­dió co­rrec­cio­nes en la Agen­da 2010, la re­for­ma la­bo­ral im­pul­sa­da por el go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta de Ger­hard Schrö­der al co­mien­zo del milenio.

JOHN MACDOUGALL AFP

Schulz, tras sa­lir ele­gi­do en el con­gre­so del SPD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.