Piong­yang desafía las ame­na­zas de EE.UU. con nue­vas prue­bas mi­li­ta­res

Xi Jin­ping y Rex Ti­ller­son, dis­pues­tos a tra­ba­jar pa­ra for­ta­le­cer las re­la­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - SA­RA R. ESTELLA

Al ré­gi­men nor­co­reano no le tiem­bla el pul­so pa­ra ha­cer nue­vas ex­hi­bi­cio­nes de múscu­lo ni aun­que el je­fe de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se ad­vier­ta de la po­si­bi­li­dad de usar la fuer­za pa­ra con­te­ner sus pro­vo­ca­cio­nes. Piong­yang hi­zo pú­bli­co ayer el en­sa­yo de un mo­tor de cohe­te de alto ren­di­mien­to so­lo ho­ras an­tes de que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE.UU., Rex Ti­ller­son, se reunie­ra en Pe­kín con el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping.

Con su re­tó­ri­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca ha­bi­tual, la te­le­vi­sión ofi­cial nor­co­rea­na di­fun­dió unas fo­to­gra­fías en las que se ve a Kim Jong-un su­per­vi­san­do esa prue­ba que han ca­li­fi­ca­do de «una nue­va era» en su de­sa­rro­llo mi­li­tar. «El mun­do se da­rá cuen­ta muy pron­to de la im­por­tan­cia de la vic­to­ria his­tó­ri­ca que he­mos fir­ma­do hoy», ase­gu­ró el jo­ven dic­ta­dor se­gún la agen­cia ofi­cial, KCNA.

En ese mis­mo co­mu­ni­ca­do se des­ta­ca­ba que ese mo­tor de pro­pul­sión per­mi­ti­rá al país más her­mé­ti­co del mun­do «con­so­li­dad la ba­se cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca». Aun­que es­te ti­po de mo­to­res sue­len em­plear­se pa­ra po­ner sa­té­li­tes en ór­bi­ta, tam­bién pue­den ser uti­li­za­dos pa­ra el lan­za­mien­to de mi­si­les de lar­go al­can­ce. Es­to úl­ti­mo es lo que sos­pe­cha la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que es­ta­ría La agen­cia ofi­cial ofre­ció imá­ge­nes de Kim Jong-un su­per­vi­san­do la prue­ba en la ba­se de Sohae.

per­si­guien­do Kim Jong-un, quien ya ha ame­na­za­do en va­rias oca­sio­nes con la po­si­bi­li­dad de lan­zar un mi­sil in­ter­con­ti­nen­tal ca­paz de al­can­zar Es­ta­dos Uni­dos.

An­tes de la reunión

Aun­que Piong­yang no ha lle­ga­do a pro­bar ese ti­po de mi­si­les, su pro­gre­so ar­ma­men­tís­ti­co in­quie­ta ca­da vez más al res­to del mun­do. Des­de la llegada al po­der de Kim Jong-un se han rea­li­za­do cin­co en­sa­yos nu­clea­res y ha alar­dea­do en va­rias oca­sio­nes so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra mi­ni­mi­zar oji­vas nu­clea­res pa­ra in­cor­po­rar­las a sus mi­si­les. Un lo­gro

del que los expertos cues­tio­nan al mis­mo tiem­po que aña­den que na­die sa­be a cien­cia cier­ta has­ta don­de pue­de lle­gar el dic­ta­dor.

Piong­yang di­fun­dió el su­pues­to lo­gro so­lo unas ho­ras an­tes de la reunión en­tre Ti­ller­son y Xi, en lo que se in­ter­pre­ta co­mo una for­ma de ha­cer­se oír. Una reunión que sir­vió de ini­cio de los pre­pa­ra­ti­vos de la vi­si­ta que Xi ha­rá a Do­nald Trump en abril. En un en­cuen­tro cor­dial en el que no es­ca­ti­ma­ron en bue­nas pa­la­bras el uno ha­cia el otro, am­bos man­da­ta­rios coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer sus re­la­cio­nes, en­tre otros asun­tos pa­ra

ha­cer fren­te a las pro­vo­ca­cio­nes de Co­rea del Nor­te. Un com­pro­mi­so sig­ni­fi­ca­ti­vo ya que, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, Trump ha­bía acu­sa­do a Pe­kín de no pre­sio­nar lo su­fi­cien­te al ré­gi­men nor­co­reano pa­ra for­zar su desar­me.

Nin­guno de los dos hi­zo alu­sión en pú­bli­co a sus pun­tos de desacuer­do, co­mo el des­plie­gue del es­cu­do an­ti­mi­si­les que Was­hing­ton y Seúl es­tán lle­van­do a ca­bo y al que Chi­na se opo­ne por el ries­go que su­po­ne pa­ra su se­gu­ri­dad na­cio­nal. En las úl­ti­mas se­ma­nas, Pe­kín es­tá lle­van­do a ca­bo un boi­cot en­cu­bier­to a los pro­duc­tos sur­co­rea­nos.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.