Mar-a-La­go, el pa­raí­so de los es­pías

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIANA REY REUTERS

Bienvenidos a Mar-a-La­go, la jo­ya de la co­ro­na de Palm Beach. Así se pre­sen­ta en su web la que ha si­do bau­ti­za­da por Do­nald Trump co­mo la Ca­sa Blan­ca de in­vierno. Una man­sión con­ver­ti­da en un ele­gan­te com­ple­jo ho­te­le­ro que des­de que el re­pu­bli­cano se hi­zo con la pre­si­den­cia, es la pe­sa­di­lla del Ser­vi­cio Se­cre­to.

A pe­sar de ser una for­ta­le­za de guar­dias ar­ma­dos y ra­da­res mi­li­ta­res, el re­sort no pue­de evi­tar las vul­ne­ra­bi­li­da­des que su­po­ne te­ner a un to­rren­te de per­so­nas que en­tran y sa­len del com­ple­jo a dia­rio. Tan­to es así que al­gu­nos ha­blan de Mar-a-La­go co­mo el pa­raí­so de los es­pías. «El pre­si­den­te de EE.UU. es el ob­je­ti­vo nú­me­ro uno pa­ra la in­te­li­gen­cia de to­do el mun­do, no hay lí­mi­tes de di­ne­ro, ni de ener­gía pa­ra un ad­ver­sa­rio que quie­ra sa­ber de él», ad­vir­tió a Politico el exa­sis­ten­te de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal Da­vid Kris.

Con ca­da vi­si­ta el ries­go se in­ten­si­fi­ca. «Los enemi­gos pue­den con­tra­tar a una fuen­te que les in­for­me de las ru­ti­nas del pre­si­den­te», ex­pli­có Mi­chael Hy­den, ex­je­fe de la CIA. La mis­ma se­ma­na que Trump acu­sa­ba a Ba­rack Oba­ma de es­pio­na­je, se fil­tra­ba la lis­ta de los ca­si 500 miem­bros del club que pa­gan cuo­tas de has­ta 200.000 dó­la­res, dan­do así a la in­te­li­gen­cia ex­tran­je­ra nom­bres de po­si­bles blan­cos pa­ra chan­ta­jear o so­bor­nar a cam­bio de in­for­ma­ción so­bre Trump. Es más, el contacto de una do­ce­na de em­plea­dos con au­to­ri­za­ción es­pe­cial pa­ra acer­car­se al pre­si­den­te apa­re­ce en la pro­pia web de Mar-a-La­go. Así, el je­fe de Se­gu­ri­dad o el di­rec­tor de lim­pie­za se han con­ver­ti­do en ob­je­ti­vos per­fec­tos pa­ra to­do aquel que quie­ra in­for­ma­ción del neo­yor­quino.

La de­bi­li­dad del sis­te­ma se evi­den­ció cuan­do las re­des so­cia­les in­for­ma­ron en di­rec­to del ga­bi­ne­te de cri­sis a cuen­ta del mi­sil lan­za­do por Co­rea del Nor­te que Trump y el pri­mer mi­nis­tro ni­pón, Shin­zo Abe, ges­tio­na­ron en la mis­ma te­rra­za del ho­tel. Co­mo si de un es­pec­tácu­lo se tra­ta­se, am­bos man­da­ta­rios ne­go­cia­ron su res­pues­ta en­tre ca­ma­re­ros, es­po­sas y mul­ti­mi­llo­na­rios. La in­dis­cre­ción fue de tal mag­ni­tud, que in­clu­so un hués­ped se fo­to­gra­fió son­rien­te con el mi­li­tar que por­ta­ba el ma­le­tín con los có­di­gos nu­clea­res. Con es­tos pre­ce­den­tes, la alar­ma se ha vuel­to a dis­pa­rar tras sa­ber que Trump re­ci­bi­rá en es­te mis­mo re­sort al pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, en abril.

La­gu­nas de res­pon­sa­bi­li­dad

A pe­sar de que otros man­da­ta­rios han te­ni­do re­ti­ros va­ca­cio­na­les pri­va­dos y le­jos del cus­to­dia­do Camp Da­vid (Mary­land), su se­gu­ri­dad nun­ca ha re­ves­ti­do la com­ple­ji­dad de Mar-a-La­go. To­das eran ca­sas pri­va­das, nun­ca ho­te­les en los que son ha­bi­tua­les ga­las be­né­fi­cas con in­nu­me­ra­bles in­vi­ta­dos, sus­cep­ti­bles de re­ci­bir en­car­gos de po­ten­cias ad­ver­sa­rias. ¿Qué ha­cer en­ton­ces pa­ra pre­ve­nir el es­pio­na­je al pre­si­den­te en su re­si­den­cia de Flo­ri­da? La pre­gun­ta no tie­ne fá­cil res­pues­ta. La la­bor del Ser­vi­cio Se­cre­to no es el con­tra­es­pio­na­je, sino ve­lar por la pro­tec­ción fí­si­ca del pre­si­den­te. Tam­po­co es res­pon­sa­bi­li­dad del FBI, ya que no es­tán in­vo­lu­cra­dos en la pro­tec­ción pre­si­den­cial. ¿El CNI en­ton­ces? No, por­que no pue­den es­piar a ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses.

La preo­cu­pa­ción ha pro­vo­ca­do que va­rios se­na­do­res de­mó­cra­tas pi­dan que se ha­gan pú­bli­cos los re­gis­tros de vi­si­tan­tes que lle­gan no so­lo a Mar-a-La­go, tam­bién a la Ca­sa Blan­ca. Pa­ra ello se am­pa­ra­ron en la po­lí­ti­ca de trans­pa­ren­cia que pro­pug­nó su pre­de­ce­sor Ba­rack Oba­ma, tras or­de­nar la pu­bli­ca­ción de to­das las visitas al 1600 de la Ave­ni­da Pen­sil­va­nia, en­tre 90 y 120 días.

CAR­LOS BARRIA

Ga­bi­ne­te de cri­sis pú­bli­co. La dé­bil se­gu­ri­dad que­dó en evi­den­cia en el ga­bi­ne­te de cri­sis por una prue­ba de mi­si­les nor­co­rea­na que mon­ta­ron Trump y Abe a la vis­ta del pú­bli­co que ce­na­ba en la te­rra­za del ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.