Ni Mau­ro, ni Fla­vio, ni Jo­ka­no­vic

Mel no lo­gra sa­car­le par­ti­do a la fór­mu­la del tri­vo­te, ex­pri­mi­da por Ja­bo en San Ma­més

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XUR­XO FER­NÁN­DEZ

En el De­por­ti­vo se vie­ne es­ti­lan­do ha­ce años lo de de­fi­nir­se por omi­sión. An­do­ne, por ejem­plo, acla­ró en­se­gui­da que no era Lu­cas. Ola John tam­bién ex­pli­có en cuan­to le arri­ma­ron un mi­cro que to­da si­mi­li­tud con Ba­bel aca­ba­ba con la pla­za en el cam­po, la na­cio­na­li­dad y el co­lor de piel. Guil­her­me co­me­tió el des­liz de pre­sen­tar­se am­bi­cio­nan­do «ha­cer lo mis­mo que Mau­ro Silva hi­zo aquí». En­se­gui­da se dio cuen­ta de la bar­ba­ri­dad y aña­dió: «No quie­ro com­pa­rar­me con él». Lo pri­me­ro, lo fun­da­men­tal, es sa­cu­dir­se la lo­sa de la com­pa­ra­ción. Cuán­to le pe­só a Juan Do­mín­guez la que le obli­ga­ba a re­en­car­nar­se en Va­le­rón ca­da vez que al­gún téc­ni­co se da­ba el ca­pri­cho de for­zar­le a ju­gar de en­gan­che. Hay re­fe­ren­tes in­su­pe­ra­bles, y el lis­tón del tri­vo­te blan­quia­zul nun­ca ha vuel­to a es­tar a la al­tu­ra a la que lo co­lo­có Ja­bo en San Ma­més.

Po­cos en­tre­na­do­res se han re­sis­ti­do a par­tir de en­ton­ces a po­blar la me­du­lar con la coar­ta­da de la po­se­sión. Ca­si no cons­tan pre­ce­den­tes que in­vi­ten a per­se­ve­rar, pe­ro siem­pre es go­lo­so asu­mir la pa­ter­ni­dad de una in­no­va­ción. «Si la hu­bie­ra me­ti­do Bor­ges», la­men­ta­ba ayer Pepe Mel, cons­cien­te de que, co­mo ha­bía de­ja­do di­cho en la pre­via, «un der­bi te en­cum­bra o te ha­ce em­pe­zar de ce­ro». Al téc­ni­co le queda por de­lan­te un pa­rón pa­ra re­cu­pe­rar un cré­di­to acu­mu­la­do en tres due­los y dis­mi­nui­do en la ci­ta cla­ve de ca­da cur­so; en un par­ti­do feo, de em­pa­te a na­da, que aca­bó con el De­por­ti­vo co­mo so­lía aca­bar has­ta que él lle­gó: por de­ba­jo en el mar­ca­dor.

Pu­do ha­ber mar­ca­do el ti­co, co­mo hi­zo Fla­vio aquel do­min­go del 99 en cam­po del Ath­le­tic. Allí le dio la ra­zón a Iru­re­ta, que qui­so cons­truir al­re­de­dor de Mau­ro un re­me­do de lo que mon­tó Pa­rrei­ra pa­ra ha­cer a Bra­sil te­tra­cam­peón. Fla­vio y Jo­ka­no­vic en lu­gar de Ma­zin­ho y Dun­ga. Vic­to­ria por 2-3 en la vie­ja Ca­te­dral. Los co­ru­ñe­ses, que ha­bían ga­na­do so­lo dos de los pri­me­ros cin­co par­ti­dos de la tem­po­ra­da, em­pe­za­ban a re­mar ha­cia el úni­co tí­tu­lo li­gue­ro de su pal­ma­rés.

Hoy en Ria­zor no se tra­ta­ba de cam­biar el pa­so, sino de afian­zar una sen­sa­ción. Tam­po­co era ne­ce­sa­rio des­en­ca­de­nar ge­mi­dos de eu­fo­ria con el ba­lón, por­que ha­bía cré­di­to de so­bra pa­ra sa­car­le pun­ta has­ta a un em­pa­te en ca­sa fren­te al eterno ri­val. Qui­zá bas­ta­se con no de­jar­se ava­sa­llar. Qui­zá con un tri­vo­te. Co­mo aquel de San Ma­més. Pe­ro no.

CÉ­SAR QUIAN

Álex Ber­gan­ti­ños se la­men­ta de una opor­tu­ni­dad per­di­da pa­ra el De­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.