«Es­toy muy con­ten­to, y más des­pués de tres re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en Li­ga»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Ia­go As­pas se es­tre­nó co­mo go­lea­dor en Ria­zor pa­ra ano­tar el tan­to de la vic­to­ria. En tres oca­sio­nes an­te­rio­res ha­bía dispu­tado O No­so Der­bi en te­rri­to­rio co­ru­ñés y en nin­gu­na de ellas ha­bía mar­ca­do. In­clu­so en una — en el 2013— aca­bó ex­pul­sa­do a lo 28 mi­nu­tos.

Es­ta se­quía le col­gó la eti­que­ta de ju­ga­dor so­bre­pa­sa­do por los due­los de ri­va­li­dad, que él co­mo cel­tis­ta de cu­na sien­te co­mo po­cos. Pe­ro es­ta tem­po­ra­da hi­zo añi­cos es­ta teo­ría. Pri­me­ro con dos dia­nas en el par­ti­do de la pri­me­ra vuel­ta en Ba­laí­dos y ayer ano­tan­do el tan­to del triun­fo. Con la pier­na de­re­cha, ga­nan­do la po­si­ción y su­peran­do a Lux. Un gol muy pa­re­ci­do al que lo­gró en San Ma­més en la pri­me­ra vuel­ta.

Con el de ayer Ia­go ya su­ma 21 dia­nas es­ta tem­po­ra­da (15 en Li­ga) y en el glo­bal co­mo celeste es­tá a pun­to de igua­lar a un mi­to co­mo Pahí­ño. El moa­ñés tie­ne 89 y se si­túa a uno del que fue­ra de­lan­te­ro del Cel­ta, De­por­ti­vo y Real Ma­drid.

Pe­ro nú­me­ros y es­tig­mas al mar­gen, Ia­go es a día de hoy el mo­tor in­dis­cu­ti­ble de es­te Cel­ta. Ca­paz de adap­tar­se pa­ra ju­gar en la ban­da de­re­cha, en don­de Be­riz­zo le adi­vi­na ma­yor ca­pa­ci­dad de sorpresa. Ca­paz de ac­tuar en la me­dia pun­ta, en el si­tio que le alum­bró pa­ra el fút­bol. Y es­pe­cia­li­za­do en la fa­ce­ta de nue­ve.

No im­por­ta lo que en­tre en jue­go. Cuan­do apa­re­ce de ver­dad es pa­ra que pa­sen co­sas. Ayer se pa­só mu­chos mi­nu­tos en la ban­da más pen­dien­te de ta­par es­pa­cios (por las mar­cas al hom­bre) que de cons­truir. In­clu­so se in­co­mo­dó en un par de oca­sio­nes con ba­lo­nes lar­gos sin di­rec­ción. Pe­ro lle­ga­do el mo­men­to, él mis­mo se fa­bri­có los es­pa­cios. Aban­do­nó la ban­da, se mo­vió por to­do el fren­te de ata­que y la pri­me­ra vez que hu­bo un cen­tro la­te­ral, allí es­ta­ba pa­ra ma­tar. Ia­go As­pas se de­cla­ra­ba fe­liz tras la vic­to­ria en Ria­zor. «Es­toy muy con­ten­to, la ver­dad, y más des­pués de tres re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en Li­ga. Creo que ha­bía­mos me­re­ci­do al­go más en es­tos tres úl­ti­mos par­ti­dos», co­men­tó el moa­ñés a la te­le­vi­sión ofi­cial de LaLi­ga. Ba­jo el pun­to de vis­ta del pi­chi­chi del Cel­ta, «el equi­po ha es­ta­do bien plan­ta­do en el te­rreno de jue­go, se ha he­cho con ba­lón, ellos es­ta­ban es­pe­ran­do pa­ra ro­bar­nos y co­ger­nos una con­tra y qui­zás qui­tan­do el fallo que he­mos te­ni­do na­da más co­men­zar la se­gun­da par­te, no nos han ge­ne­ra­do mu­chas com­pli­ca­cio­nes».

A pe­sar de la in­ten­sa agen­da del Cel­ta y de que el equi­po ape­nas tu­vo tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se del par­ti­do de Kras­no­dar, As­pas re­cha­zó que hu­bie­se can­san­cio. «Cuan­do hay un der­bi no hay can­san­cio que val­ga ni via­jes, to­do el mun­do que­ría dispu­tar mi­nu­tos», sub­ra­yó.

So­bre su ce­le­bra­ción del gol, Ia­go As­pas in­ten­tó qui­tar­le tras­cen­den­cia al he­cho de ha­ber fes­te­ja­do el tan­to fren­te a la gra­da de los Ria­zor Blues: «Me cua­dró ahí, yo me que­dé quie­to se­ña­lan­do mi es­cu­do, co­mo ha­go ca­da vez que lo­gro un gol. Hoy [por ayer] ya van 21 y es­toy muy con­ten­to de apor­tar a mi equi­po».

CÉ­SAR QUIAN

Ia­go As­pas, que mar­có el úni­co gol del par­ti­do, ce­le­bra el triun­fo del con­jun­to celeste.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.