Un der­bi a tiem­po par­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Dos no se pe­lean si uno no quie­re. Ayer, en Ria­zor, ni el Dé­por lle­gó a tiem­po pa­ra po­ner to­do lo que se es­pe­ra­ba ni el Cel­ta arries­gó co­mo en otras tar­des. Qui­zá, por­que pa­ra el con­jun­to co­ru­ñés no era ma­lo per­der y por­que el cua­dro vi­gués, sin ape­nas des­can­so tras su via­je a Ru­sia, hu­bie­ra dis­fru­ta­do más del des­can­so que de un in­có­mo­do der­bi en te­rreno del ve­cino.

EL PLAN Un Dé­por pa­cien­te y un Cel­ta me­nos osa­do

Pre­mió Pepe Mel a los pro­ta­go­nis­tas del triun­fo fren­te al Bar­ce­lo­na, con la in­clu­sión de Lui­sin­ho por Na­va­rro y Mos­que­ra por Car­los Gil, en un sig­ni­fi­ca­ti­vo gesto de pre­cau­ción pa­ra for­ta­le­cer el cen­tro del cam­po. Y le sa­lió más o me­nos lo que se es­pe­ra­ba, un equi­po un tan­to pe­sa­do, fia­ble atrás —ape­nas con­ce­dió más oca­sión que la del gol—, pe­ro de­ma­sia­do pre­vi­si­ble y ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­te del ba­lón pa­ra­do y de las in­cur­sio­nes por la ban­da del in­can­sa­ble Juan­fran.

Un der­bi obli­ga a no de­jar­se na­da o, cuan­do me­nos, a mos­trar que se po­ne to­do. Y eso hi­zo Be­riz­zo, que se en­con­tró con un ri­val pa­cien­te, más in­ten­so que atre­vi­do. Re­ga­ló el ba­lón el Dé­por, por lo que el Cel­ta no tu­vo ne­ce­si­dad so­me­ter­se al es­fuer­zo de pre­sión que acos­tum­bra pa­ra re­cu­pe­rar­lo. Tu­vo el ba­lón, pe­ro ca­re­ció de pro­fun­di­dad e in­ten­ción.

EL DE­SA­RRO­LLO Más in­ten­so que bri­llan­te

Pro­ba­ble­men­te, el plan de Pepe Mel pre­veía un par­ti­do lar­go e in­ten­so, un due­lo de des­gas­te al que pen­sa­ba sa­car­le par­ti­do a me­di­da que avan­za­ran los mi­nu­tos. Y lo cier­to es que el asun­to no pin­ta­ba mal pa­ra su plan. El Cel­ta ape­nas in­quie­ta­ba a Lux y has­ta la en­tra­da de los ju­ga­do­res que de­be­rían mar­car la di­fe­ren­cia —Car­les Gil o An­do­ne— las con­ta­das oca­sio­nes eran blan­quia­zu­les. La en­tra­da de Gil y de An­do­ne no mo­di­fi­có el plan ini­cial. Ni el Dé­por se vol­có en pos de un triun­fo ca­si de­fi­ni­ti­vo pa­ra en­con­trar la tran­qui­li­dad ni el Cel­ta en­ten­dió que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de re­fu­giar­se en cam­po pro­pio.

EL DESEN­LA­CE De­ci­dió As­pas

Le ha lle­va­do su tiem­po en­ten­der su pa­pel en los der­bis, pe­ro ayer Ia­go As­pas no so­lo de­ci­dió el due­lo con su in­du­da­ble ol­fa­to go­lea­dor. An­tes, ha­bía echa­do una mano a su equi­po don­de en­ten­día que ha­cía fal­ta. Ejer­ció de ter­mó­me­tro de un gru­po en el que se sien­te —y es— im­por­tan­te, ayu­dó al cen­tro del cam­po y pu­so el bro­che con su pe­ga­da —21 go­les en la tem­po­ra­da, 15 de ellos en la Li­ga— a una ju­ga­da que na­ció en el in­ca­sa­ble Wass y me­jo­ró el ines­pe­ra­do Beau­vue.

¿Jus­to? El Cel­ta apro­ve­chó su úni­ca oca­sión fren­te a un Dé­por que tam­po­co dis­fru­tó de de­ma­sia­das y que qui­zá ca­re­ció de arro­jo pa­ra ha­ber­se de­ci­di­do an­tes a bus­car el triun­fo. Hu­bo más in­ten­si­dad —en la foto, Tu­cu y Fa­yçal— que jue­go.

CE­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.