E os ru­mo­ro­sos fa­la­ron

Las afi­cio­nes del De­por­ti­vo y el Cel­ta lle­na­ron Ria­zor y die­ron una lec­ción de sa­ber es­tar en un der­bi que co­men­zó con el himno ga­lle­go y des­ta­có por su de­por­ti­vi­dad en la gra­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ALEXANDRE CEN­TENO

E os ru­mo­ro­sos fa­la­ron. Alto y cla­ro. Trein­ta y una mil vo­ces ga­lle­gas se hi­cie­ron oír en O No­so Der­bi. Ese par­ti­do es­pe­cial que ca­da tem­po­ra­da une a las afi­cio­nes de los dos gran­des del fút­bol ga­lle­go y que, en los úl­ti­mos años, se ha con­ver­ti­do en una fies­ta (dos con­tan­do par­ti­dos de la pri­me­ra y se­gun­da vuel­ta) sin ape­nas in­ci­den­tes re­se­ña­bles, ca­mi­nan­do con pa­so fir­me ha­cia la nor­ma­li­dad.

Una nor­ma­li­dad que se ob­ser­vó des­de la llegada de los equi­pos, pre­si­di­da por mi­les de co­ru­ñe­ses que ho­ra y me­dia an­tes del co­mien­zo del due­lo ya aguar­da­ban en la ave­ni­da de Ma­nuel Mur­guía, otro ga­lle­go ilus­tre. En es­te ca­so, ou­ren­sano.

Ya en el cam­po, el ini­cio del par­ti­do se aven­tu­ra­ba cuan­do una enor­me pan­car­ta fue des­ple­ga­da des­de Ma­ra­tón su­pe­rior ha­cia aba­jo con la ima­gen de la he­roí­na Ma­ría Pi­ta por­tan­do una ban­de­ra co­ru­ñe­sa y pre­su­mien­do de tí­tu­los: «As túas vic­to­rias, o no­so le­ga­do», re­za­ba en la ilus­tra­ción que mos­tra­ba la Li­ga, las dos Co­pas del Rey y tres Su­per­co­pas que lu­cen en las vi­tri­nas blan­quia­zu­les.

Mien­tras, los ca­si no­ve­cien­tos in­tré­pi­dos ce­les­tes que a pri­me­ra ho­ra subie­ron por la A-9 ha­cia A Co­ru­ña lle­na­ban la zo­na nor­te de una de las es­qui­nas del es­ta­dio. Bu­fan­das al ai­re pa­ra con­tra­rres­tar las trein­ta mil car­tu­li­nas que con los co­lo­res blanco y azul por­ta­ba la bu­lli­cio­sa afi­ción an­fi­trio­na.

Mo­sai­co

To­do un mo­sai­co en blanco y azul con una fran­ja celeste so­bre blanco en el fon­do de Mar­ca­dor pa­ra si­mu­lar la ban­de­ra ga­lle­ga mien­tras el himno so­na­ba más fuer­te que nun­ca. Un minuto y me­dio de her­man­dad ab­so­lu­ta que ter­mi­nó con un fuer­te, for­tí­si­mo, «Fo­gar de Breo­gán» que hi­zo tem­blar los ci­mien­tos de Ria­zor.

Con el par­ti­do ya en jue­go, ca­da cán­ti­co de una afi­ción era res­pon­di­do co­mo re­sor­te por la otra, pe­ro con la ob­via vic­to­ria en la hin­cha­da blan­quia­zul, que tra­tó de in­su­flar áni­mo a los su­yos des­de mu­cho an­tes in­clu­so del pi­ti­do ini­cial.

El par­ti­do no era bueno, pe­ro a las hin­cha­das pa­re­cía no im­por­tar­les. El re­sul­ta­dis­mo por en­ci­ma del jue­go y el con­for­mis­mo pa­re­cían apo­de­rar­se de Ria­zor. A los vi­si­tan­tes les lle­ga­ba el em­pa­te y a los lo­ca­les les com­pen­sa­ba man­te­ner­se una jor­na- Los afi­cio­na­dos del Dé­por le­van­ta­ron las car­tu­li­nas blan­cas y azu­les que el club ha­bía des­ple­ga­do por to­do el es­ta­dio de Ria­zor. Ca­si un mi­llar de se­gui­do­res del Cel­ta dis­fru­ta­ron de la vic­to­ria en A Co­ru­ña. Bea­triz Ma­to, Xu­lio Fe­rrei­ro —am­bos se dispu­tarán la al­cal­día de A Co­ru­ña en las pró­xi­mas elec­cio­nes—, Tino Fer­nán­dez, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, Car­los Mou­ri­ño y Abel Ca­ba­lle­ro, en el pal­co de Ria­zor.

da más sin per­der, ha­cien­do va­ler el efec­to Mel.

Pe­ro el es­ta­dio des­per­tó cuan­do Flo­rin An­do­ne se des­po­jó del pe­to pa­ra sal­tar al cam­po. Pa­re­cía que Be­be­to ha­bía cru­za­do el char­co pa­ra en­fun­dar­se, de nue­vo, la ca­mi­se­ta blan­quia­zul y ga­nar

otro der­bi. La gra­da de Ria­zor se vino aba­jo pa­ra re­ci­bir al ru­mano.

Con el gol de As­pas y su gesto de mos­trar el es­cu­do a la zo­na en la que se si­túan los ul­tras, re­cor­dan­do el rea­li­za­do en la pri­me­ra vuel­ta cuan­do lo be­só mi­ran­do

pa­ra la hin­cha­da blan­quia­zul, la afi­ción lo­cal vol­vió a des­per­tar y tra­ta­ron de po­ner una mar­cha más des­de la gra­da a un equi­po que, sin ha­ber ju­ga­do en­tre se­ma­na, pa­re­ció no­tar más la acu­mu­la­ción de par­ti­dos que un Cel­ta que lle­va es­te año cer­ca de cin-

cuen­ta. La úl­ti­ma bo­ca­na­da de ai­re sa­lió, otra vez, de la gra­da. De la blan­quia­zul y de la celeste. Una pa­ra em­pu­jar a su equi­po ha­cia el res­ca­te de al­gún pun­to y la otra pa­ra de­fen­der el re­sul­ta­do. Los no­ve­cien­tos dis­fru­ta­ron an­te los 30.000.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

CÉ­SAR QUIAN

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.