El au­tor es un ex­bo­xea­dor y pa­dre de un pú­gil que com­pe­tía en Vi­go De­nun­cian la agre­sión a una de­le­ga­da fe­de­ra­ti­va en una ve­la­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

La de­le­ga­da de la zo­na sur de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Boxeo, Gemma Amoe­do, fue agre­di­da en la ve­la­da ce­le­bra­da en el pa­be­llón de Bou­zas el pa­sa­do sá­ba­do. Se­gún tes­ti­gos pre­sen­cia­les, jus­to al fi­nal del com­ba­te, el pa­dre de uno de los pú­gi­les, Ro­ber­to Do­mín­guez, arre­me­tió con­tra ella ver­bal­men­te pa­ra lue­go pro­pi­nar­le un fuer­te gol­pe en la man­dí­bu­la por el que tu­vo que ser tras­la­da­da de ur­gen­cia al hos­pi­tal Ál­va­ro Cun­quei­ro. La víc­ti­ma es la hi­ja de Fran­cis­co Amoe­do, en­tre­na­dor vi­gués tam­bién pre­sen­te en el mo­men­to de los he­chos.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que el agre­sor fue en­tre­na­do por Amoe­do, que tam­bién ac­tual­men­te tie­ne a su car­go al hi­jo de Do­mín­guez. «Yo le es­ta­ba aten­dien­do en el ring por­que es bo­xea­dor mío. Iba per­dien­do y en el mo­men­to que ca­yó al sue­lo tras el K. O., a su pa­dre no se le ocu­rrió otra co­sa que ir a pro­tes­tar a la me­sa», re­la­ta el pre­pa­ra­dor. Gemma, en ca­li­dad de de­le­ga­da, «le pi­dió que hi­cie­ra el favor de se­pa­rar­se de allí, que la me­sa es­tá pa­ra lo que es­tá, y a con­ti­nua­ción re­ci­bió un so­pa­po», in­di­ca con in­dig­na­ción.

Amoe­do co­no­ce per­fec­ta­men­te a Ro­ber­to Do­mín­guez, por lo que ase­gu­ra que no le sor­pren­de una ac­ti­tud que, re­sal­ta, no pue­de que­dar im­pu­ne. «Le co­noz­co ha­ce mu­cho tiem­po. Ha­ce mu­cho tiem­po que se to­ma es­to co­mo si él fue­ra el juez úni­co», la­men­ta. Ase­gu­ra que se ha de­di­ca­do a «re­sol­ver los asun­tos por la fuer­za» y que has­ta aho­ra ha te­ni­do «la suer­te» de que los pro­ble­mas que ya ha­bía cau­sa­do en oca­sio­nes an­te­rio­res no ha­bían lle­ga­do a ma­yo­res. «Llevo mu­chos años en el boxeo y el úni­co fo­llón gran­de que tu­ve fue pre­ci­sa­men­te por su cul­pa».

Na­da más pro­du­cir­se los he­chos se avi­só a la po­li­cía, pe­ro cuan­do se per­so­na­ron en el lu­gar, Do­mín­guez ya no se en­con­tra­ba allí, pre­ci­sa Amoe­do. Mien­tras, Gemma era tras­la­da­da al hos­pi­tal pa­ra que se le rea­li­za­ran las prue­bas per­ti­nen­tes. «Mi hi­ja es­tá muy afec­ta­da. Es­tu­vo en el Cun­quei­ro has­ta las cin­co de la ma­ña­na. Le hi­cie­ron pla­cas por­que le do­lía mu­cho la man­dí­bu­la», cuen­ta. Aun­que se te­mió que hu­bie­ra ro­tu­ra, fi­nal­men­te se des­car­tó. Ca­si es peor el com­po­nen­te aními­co, con­si­de­ra Amoe­do: «Se te qui­tan las ga­nas de se­guir en el mun­do del boxeo. Que se pa­se al­go así ya es el col­mo».

Se­gún Amoe­do, Do­mín­guez, de unos 50 años, no ha tra­ta­do de con­tac­tar con la fa­mi­lia, que no quie­re «sa­ber na­da» de él. «Aho­ra don­de tie­ne que ha­blar es de­lan­te de un juez. Lo úni­co im­por­tan­te es que se ha­ga jus­ti­cia», reclama.

El hi­jo del agre­sor sí se ha mos­tra­do «aver­gon­za­do» por la con­duc­ta de su pa­dre. «Él no tie­ne cul­pa, siem­pre vie­ne con to­da la ilu­sión y su con­duc­ta es im­pe­ca­ble. Di­ce que ya sa­be­mos có­mo es su pa­dre, que tie­ne esas co­sas, pe­ro lo que ha he­cho no lo pue­do pa­sar por alto».

Otros tes­ti­gos se­ña­lan que du­ran­te el com­ba­te se le ha­bía lla­ma­do la aten­ción a Do­mín­guez en va­rias oca­sio­nes por in­cre­par a los de­por­tis­tas, al pú­bli­co y a los mé­di­cos. Tam­bién pro­fi­rió in­sul­tos a Gemma Amoe­do.

No se pre­vé la de­ten­ción de Ro­ber­to Do­mín­guez, aun­que sí se­rá lla­ma­do a de­cla­rar en las pró­xi­mas ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.