La ven­ta de vi­vien­das cre­ce en uno de ca­da dos mu­ni­ci­pios ga­lle­gos

Las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas y de­mo­grá­fi­cas crean un mer­ca­do a dos ve­lo­ci­da­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - GABRIEL LE­MOS

So­lo hay cin­co lo­ca­li­da­des en las que no se com­pró nin­gu­na ca­sa en to­do el 2016

El la­dri­llo em­pie­za a re­cu­pe­rar las cons­tan­tes vi­ta­les. En Galicia se ven­die­ron el año pa­sa­do más de 15.560 vi­vien­das, un 6,4 % más que el año an­te­rior. Y, aun­que el rit­mo de cre­ci­mien­to es to­da­vía muy in­fe­rior al del res­to de Es­pa­ña —que du­pli­ca de lar­go el de la co­mu­ni­dad—, lo cier­to es que se tra­ta de la ci­fra de ope­ra­cio­nes más ele­va­da de los úl­ti­mos cua­tro años (pe­ro un 60 % por de­ba­jo de las 38.700 del 2006, el pi­co pre­vio al es­ta­lli­do de la bur­bu­ja).

Cla­ro que no hay un úni­co mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ga­lle­go. No so­lo hay di­fe­ren­cias en­tre pro­vin­cias (Pon­te­ve­dra y Ou­ren­se cre­cen más de un 10 %, mien­tras que en Lu­go las ven­tas si­guen ca­yen­do, aun­que li­ge­ra­men­te), sino que in­clu­so den­tro de es­tas se pue­den ob­ser­var ten­den­cias con­tra­pues­tas. Si se re­cu­rre al des­glo­se por mu­ni­ci­pios que ofre­ce el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, se pue­de com­pro­bar que las com­pra­ven­tas de vi­vien­das re­pun­ta­ron en 166 lo­ca­li­da­des ga­lle­gas, una de ca­da dos (53 %). A la ca­be­za, de nue­vo, la ciu­dad de A Co­ru­ña, la úni­ca que pa­sa la ba­rre­ra de las dos mil transac­cio­nes, con un cre­ci­mien­to del 13,3 %, el do­ble que la me­dia ga­lle­ga. Cla­ro que hay otras ur­bes con me­jor com­por­ta­mien­to, co­mo Lu­go, Vi­go y Pon­te­ve­dra, con re­pun­tes del 13,8, el 17 y el 27,7 %, res­pec­ti­va­men­te. Fe­rrol es la úni­ca de las sie­te gran­des ciu­da­des que em­peo­ra los re­gis­tros del año an­te­rior, con un des­cen­so de las ven­tas del 4 %.

Por­que lo que cons­ta­tan los expertos es que el nue­vo mer­ca­do de la vi­vien­da en la co­mu­ni­dad des­can­sa so­bre el ti­rón de las áreas ur­ba­nas, no so­lo las ciu­da­des, sino tam­bién sus co­mar­cas de in­fluen­cia. «Hay una Galicia a dos ve­lo­ci­da­des», di­ce ro­tun­do Be­ni­to Igle­sias, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Em­pre­sas In­mo­bi­lia­rias, que des­ta­ca que los es­tu­dios de la aso­cia­ción de­mues­tran que los ayun­ta­mien­tos con peo­res da­tos de com­pra­ven­tas in­mo­bi­lia­rias son tam­bién los que pre­sen­tan un peor com­por­ta­mien­to en in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos co­mo la crea­ción de em­pre­sas y los más cas­ti­ga­dos por la des­po­bla­ción. «Se tra­ta so­bre to­do de mu­ni­ci­pios de Ou­ren­se y del sur de la pro­vin­cia de Lu­go», apun­ta.

Y la es­ta­dís­ti­ca pa­re­ce dar­le la ra­zón. Por­que fren­te al em­pu­je del la­dri­llo en los cin­tu­ro­nes de las gran­des ur­bes, hay cin­co ayun­ta­mien­tos en los que no se ven­dió ni una ca­sa en to­do el año pa­sa­do. Se tra­ta de Ne­guei­ra de Mu­ñiz, As No­gais, Bea­de, Pon­te­de­va y Vilariño de Con­so. Es­tos son los ca­sos ex­tre­mos, pe­ro hay otros 120 con­ce­llos en los que, pe­se a que sí hu­bo ca­sas que cam­bia­ron de ma­nos, fue­ron me­nos que un año an­tes. La ma­yo­ría, mu­ni­ci­pios ru­ra­les, aun­que en la lis­ta se cue­lan tam­bién ciu­da­des (Fe­rrol), lo­ca­li­da­des con una po­bla­ción con­si­de­ra­ble (Cu­lle­re­do y Ames) o con un fuer­te com­po­nen­te tu­rís­ti­co (San­xen­xo).

No hay obra nue­va

Si re­pun­tan las ven­tas es gra­cias al fuer­te ti­rón de la vi­vien­da de se­gun­da mano, por­que lo que es la nue­va si­gue en caí­da li­bre. Se ven­die­ron 2.339, me­dio mi­llar me­nos que en el ejer­ci­cio an­te­rior, con lo que su pe­so en el mer­ca­do ape­nas al­can­za ya el 15 %. Y eso es, sen­ci­lla­men­te, por­que ca­da vez que­dan me­nos ca­sas a es­tre­nar. El pre­si­den­te de las in­mo­bi­lia­rias ga­lle­gas se mues­tra muy crí­ti­co con la po­lí­ti­ca ur­ba­nís­ti­ca de los go­bier­nos de las ma­reas en las ciu­da­des de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, que a su jui­cio ahu­yen­ta la in­ver­sión en la­dri­llo. Y ad­vier­te de que eso pue­de ge­ne­rar un efec­to con­tra­rio al es­pe­ra­do: «Si no se pro­mue­ve vi­vien­da nue­va, el mer­ca­do es ca­da vez más re­du­ci­do, y eso pro­vo­ca que los pi­sos se en­ca­rez­can ca­da vez más».

En esa lí­nea apun­ta tam­bién Diego Vázquez Reino, pre­si­den­te de Apec­co, la pa­tro­nal de las cons­truc­to­ras co­ru­ñe­sas, que cer­ti­fi­ca un pa­rón en la edi­fi­ca­ción en las ur­bes del que, di­ce, se be­ne­fi­cian so­bre to­do los ayun­ta­mien­tos li­mí­tro­fes, que cap­tan in­ver­sión y más po­bla­ción. Pa­ra las em­pre­sas del sec­tor, la reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios si­gue sien­do la ta­bla de sal­va­ción, aho­ra com­ple­men­ta­da con las obras in­dus­tria­les.

Si no vuel­ven a sa­lir las grúas, Igle­sias cree que el stock de vi­vien­da nue­va, que se­gún sus es­ti­ma­cio­nes ron­da aho­ra en torno a los 23.000 in­mue­bles, se po­dría re­du­cir has­ta los 15.000 de aquí a un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.