Pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de «gran­des des­co­no­ci­dos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima -

En­gan­char y re­en­gan­char a la po­bla­ción es­pa­ño­la al con­su­mo del pes­ca­do no es el úni­co re­to que tie­nen por de­lan­te los ar­ma­do­res. Es­tá tam­bién el que se les pre­sen­ta en el ho­ri­zon­te del 2019, cuan­do, si Bru­se­las no lo re­me­dia, la po­lí­ti­ca del des­car­te ce­ro ten­drá que es­tar ple­na­men­te im­plan­ta­da, con lo que ha­brá que des­car­gar en puer­to to­do lo que se cap­tu­re. Bus­car otro des­tino que no sea el de con­ver­tir­se en ha­ri­na a aque­llas es­pe­cies que aho­ra se desechan por su fal­ta de mer­ca­do o es­ca­so va­lor, y sa­car así ren­ta­bi­li­dad a pe­sar de te­ner que lle­nar las bo­de­gas con pes­ca­do no desea­do, es otro de los tra­ba­jos en los que se han em­bar­ca­do en Ar­vi.

Su de­par­ta­men­to de in­no­va­ción ya ha pues­to en el dis­pa­ra­de­ro va­rias es­pe­cies. E in­clu­so se ha apun­ta­do va­rios éxi­tos. Es el ca­so del ma­ru­ji­to, que de des­car­tar­se por mi­les de to­ne­la­das, se le en­con­tró un hue­co en los paí- ses del es­te. Cier­to que el cie­rre del mer­ca­do ru­so su­pu­so un fuer­te va­ra­pa­lo, pe­ro la pro­duc­ción de los bu­ques que ope­ran en el Atlán­ti­co sur se ha re­co­lo­ca­do en mer­ca­dos del en­torno so­vié­ti­co.

Tam­bién han tra­ta­do de en­con­trar con­su­mi­do­res pa­ra esos gran­des des­co­no­ci­dos que caen en los apa­re­jos de los bar­cos en Gran Sol y en la NAFO. Es el ca­so del gra­na­de­ro, el are­te o la lan­gos­ti­lla, pa­ra las que han ela­bo­ra­do un re­ce­ta­rio con el que tra­tan de dar ideas a los con­su­mi­do­res pa­ra pre­pa­rar esas es­pe­cies.

Pe­pino de mar

Más re­cien­te es la in­ten­ción de dar a co­no­cer la ho­lo­tu­ria o pe­pino de mar, un pro­duc­to que trae la flo­ta de Gran Sol, pe­ro que tam­bién hay en el ca­la­de­ro ga­lle­go. Aquí se des­car­ta, a ra­zón de 2.000 ki­los por bar­co, mien­tras en Chi­na, don­de se le atri­bu­yen pro­pie­da­des an­ti­coa­gu­lan­tes, an­ti­hi­per­ten­si­vos, an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­pa­ra­si­ta­rios, an­ti­mi­cro­bia­nos, an­ti­can­ce­rí­ge­nos e, in­clu­so, afro­di­sía­cos, lle­ga a pa­gar­se, se­gún la es­pe­cie, a 500 eu­ros el ki­lo.

El úl­ti­mo in­ten­to de co­lar en so­cie­dad a gran­des des­co­no­ci­dos fue el que el mar­tes pa­sa­do hi­cie­ron en el Fó­rum Gas­tro­nó­mi­co de A Co­ru­ña, don­de de la mano del co­ci­ne­ro Mi­guel Mos­tei­ro, se hi­zo una ex­hi­bi­ción de las po­si­bi­li­da­des cu­li­na­rias de tres pro- duc­tos que aho­ra des­de­ñan los con­su­mi­do­res: el ga­llo de pe­que­ño ta­ma­ño o ra­pan­te, la quen­lla, que vie­ne al la­do de pe­ces espada y ma­rra­jo y la mer­lu­za de co­la, que aquí se des­pre­cia (la flo­ta des­car­ta unas 50.000 to­ne­la­das) mien­tras en La­ti­noa­mé­ri­ca se chu­pan los de­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.