Trump com­pro­me­te el Acuer­do de Pa­rís

La via­bi­li­dad del pri­mer tra­ta­do mun­dial con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, en ries­go por la re­duc­ción del pre­su­pues­to que Es­ta­dos Uni­dos de­di­ca­rá al me­dio am­bien­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

Trump no ne­ce­si­ta sa­lir­se del Acuer­do de Kio­to, le bas­ta con no ha­cer na­da pa­ra tor­pe­dear­lo

A Do­nald Trump se le po­drán atri­buir mu­chos de­fec­tos, pe­ro la in­cohe­ren­cia no pa­re­ce ser uno de ellos. To­das las ame­na­zas que se cer­nían so­bre la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te se han con­ver­ti­do en rea­li­dad. Han to­ma­do for­ma en el pro­yec­to de pre­su­pues­tos que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na, que, aun­que aún de­be ser ra­ti­fi­ca­do por las cá­ma­ras, ataca di­rec­ta­men­te a la lí­nea de flo­ta­ción de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA), la ins­ti­tu­ción crea­da en 1970 por Jimmy Car­ter que fue pio­ne­ra en el mun­do en la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas de de­fen­sa de la na­tu­ra­le­za en sus dis­tin­tos ám­bi­tos. Es, con di­fe­ren­cia, la más cas­ti­ga­da por los re­cor­tes pre­vis­tos pa­ra re­for­zar el gas­to en de­fen­sa. Lo es has­ta el pun­to de que su­fri­rá la ma­yor mer­ma en sus in­ver­sio­nes des­de su fun­da­ción. Re­ci­bi­rá 2.500 mi­llo­nes me­nos del Go­bierno fe­de­ral, lo que su­po­ne una re­duc­ción del 31 % del di­ne­ro que ma­ne­ja­ba en el úl­ti­mo año de Oba­ma. Más de 3.200 em­plea­dos per­de­rán su tra­ba­jo, lo que su­po­ne el 20 % del to­tal de su plan­ti­lla, y cin­cuen­ta pro­gra­mas que­da­rán sin efec­to.

Pe­ro la quie­bra de la EPA, di­ri­gi­da por Scott Pruitt, un ne­ga­cio­nis­ta del calentamiento glo­bal, tie­ne im­pli­ca­cio­nes que van mu­cho más allá de Es­ta­dos Uni­dos. La agen­cia era la en­car­ga­da de ma­te­ria­li­zar el plan de ener­gía lim­pia aus­pi­cia­do por Ba­rack Oba­ma, el ins­tru­men­to di­ri­gi­do a re­du­cir las emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro de la in­dus­tria y cum­plir así con los com­pro­mi­sos del país en el Acuer­do de Pa­rís pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co. Los fon­dos pre­vis­tos pa­ra es­te fin se han per­di­do en los pre­su­pues­tos, al igual que el di­ne­ro des­ti­na­do pa­ra los pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, tan­to na­cio­na­les

co­mo in­ter­na­cio­na­les, so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

Igual de preo­cu­pan­te es la des­apa­ri­ción de las par­ti­das fe­de­ra­les del di­ne­ro que de­be­ría ir des­ti­na­do al Fon­do Ver­de del Cli­ma, al que Oba­ma dio un anticipo de 500 mi­llo­nes an­tes aban­do­nar la pre­si­den­cia. Es­te pro­gra­ma, aus­pi­cia­do por Na­cio­nes Uni­das y crea­do en la cumbre del 2011, pre­vé una in­ver­sión de 100.000 mi­llo­nes anua­les a par­tir del 2020 pa­ra ayu­dar a los paí­ses en de­sa­rro­llo no so­lo a adap­tar­se a las con­se­cuen­cias del calentamiento glo­bal, sino pa­ra re­du­cir sus emi­sio­nes me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías re­no­va­bles y po­lí­ti­cas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

«Es una muy ma­la no­ti­cia, por­que Es­ta­dos Uni­dos es el se­gun­do ma­yor con­ta­mi­na­dor del pla­ne­ta y el país más ri­co del mun­do», ad­vier­te Xa­bier La­ban­dei­ra, catedrático de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go y ex­miem­bro del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC). La po­lí­ti­ca am­bien­tal

de Trump pue­de te­ner un do­ble efec­to, igual­men­te ne­ga­ti­vo. Su­pon­dría, por un la­do, un efec­to con­ta­gio en los paí­ses en de­sa­rro­llo, que al no dis­po­ner del di­ne­ro pro­me­ti­do pa­ra cum­plir sus com­pro­mi­sos am­bien­ta­les po­drían o bien re­ti­rar­se del Acuer­do de Pa­rís o de­jar sin efec­to su cuo­ta de re­duc­ción de emi­sio­nes. Por otro, EE.UU. no ha­ría nin­gún es­fuer­zo pa­ra re­ba­jar sus ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Se­gui­ría con­ta­mi­nan­do, lo que ha­ría muy di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble, que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pue­da cum­plir el ob­je­ti­vo de que las tem­pe­ra­tu­ras del pla­ne­ta no ex­ce­dan los 1,5 gra­dos de aquí a fin de si­glo con res­pec­to a los va­lo­res prein­dus­tria­les. A Trump no le ha­ría fal­ta aban­do­nar

el Acuer­do de Pa­rís pa­ra com­pro­me­ter su via­bi­li­dad. Se­ría su­fi­cien­te con que no cum­plie­ra sus com­pro­mi­sos, que son vo­lun­ta­rios. Y es­to es, pre­ci­sa­men­te, el ca­mino mar­ca­do en el pre­su­pues­to pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na.

No to­do es­tá per­di­do

Pe­se a es­te du­ro gol­pe, Xa­bier La­ban­dei­ra cree que no to­do es­ta­rá per­di­do. Apun­ta a que paí­ses co­mo Chi­na o la UE po­drían re­for­zar su pro­ta­go­nis­mo en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, sin ol­vi­dar que el ca­da vez ma­yor de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de las ener­gías lim­pias po­drían ha­cer­las tan o más com­pe­ti­ti­vas que los tra­di­cio­na­les com­bus­ti­bles fó­si­les. Y ni EE.UU. ni sus em­pre­sas que­rrán per­der el tren de un pro­me­te­dor ne­go­cio. Tam­po­co hay que ol­vi­dar a los pro­pios Es­ta­dos, que tie­nen un am­plio mar­gen de ma­nio­bra pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes por su pro­pia cuen­ta de for­ma aún más efec­ti­va que el Go­bierno Fe­de­ral. Y en es­ta lu­cha no es­tá so­lo Ca­li­for­nia.

S. HUFFAKER AFP

Las pro­tes­tas por la po­lí­ti­ca de Trump so­bre el cam­bio cli­má­ti­co no han afec­ta­do al pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.