De­la­ta­do por su pro­pio mar­ca­pa­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

Un hom­bre de Ohio afir­mó que tu­vo que es­ca­par ve­loz­men­te de su ca­sa cuan­do es­ta se in­cen­dió el año pa­sa­do. Pe­ro que la po­lí­cía lo­gró ob­te­ner del mar­ca­pa­sos del in­di­vi­duo de­mos­tra­ron lo con­tra­rio y fue acu­sa­do de in­cen­dio pre­me­di­ta­do y frau­de de se­gu­ros. En el es­ta­do de Pen­sil­va­nia, las au­to­ri­da­des des­es­ti­ma­ron una de­nun­cia de vio­la­ción des­pués de que da­tos del dis­po­si­ti­vo se­gui­dor de ac­ti­vi­dad de la mu­jer con­tra­di­je­ran la ver­sión de su pa­ra­de­ro du­ran­te el su­pues­to ata­que en el 2015. Gran­des can­ti­da­des de da­tos re­co­gi­dos de dis­po­si­ti­vos — ban­das de fit­ness, re­fri­ge­ra­do­res in­te­li­gen­tes, ter­mos­ta­tos y au­to­mó­vi­les, en­tre otros— son ca­da vez más usa­dos en pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­fir­mar o re­fu­tar las de­nun­cias de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das.

En un ca­so re­cien­te, que aca­pa- ró ti­tu­la­res en la prensa nor­te­ame­ri­ca­na, las au­to­ri­da­des de Ar­kan­sas bus­ca­ron y ob­tu­vie­ron da­tos del dis­po­si­ti­vo Ama­zon Echo de un sos­pe­cho­so de ase­si­na­to.

Pe­ro es­ta fa­ci­li­dad a la ho­ra de ob­te­ner da­tos per­so­na­les me­dian­te las nue­vas tec­no­lo­gías no so­lo es una opor­tu­ni­dad pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les, tam­bién pue­de lle­var al de­li­to. En fe­bre­ro, la Co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos mul­tó al fa­bri­can­te de te­le­vi­so­res Vi­zio por re­co­pi­lar en se­cre­to da­tos so­bre los es­pec­ta­do­res re­co­gi­dos en sus te­le­vi­so­res in­te­li­gen­tes y ven­der es­ta in­for­ma­ción a co­mer­cian­tes.

Ju­gue­tes se­xua­les in­dis­cre­tos

El fa­bri­can­te de ju­gue­tes se­xua­les co­nec­ta­dos a te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes We-Vi­be al­can­zó en mar­zo un acuer­do ju­di­cial en una de­man­da co­lec­ti­va de com­pra­do­res que afir­ma­ron que «da­tos muy ín­ti­mos» fue­ron en­via­dos a la nu­be sin per­mi­so.

Tra­tar de pro­te­ger los da­tos re­co­gi­dos, al­ma­ce­na­dos y ana­li­za­dos por to­dos es­tos dis­po­si­ti­vos pue­de ser des­alen­ta­dor. «Cuan­do uno mi­ra la ex­pec­ta­ti­va de pri­va­ci­dad hoy es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te de lo que era ha­ce una ge­ne­ra­ción», se­ña­la Erik Lay­kin, un es­pe­cia­lis­ta fo­ren­se di­gi­tal de la con­sul­to­ra Duff & Phelps y au­tor de un li­bro so­bre in­for­má­ti­ca fo­ren­se. «La pri­va­ci­dad es­tá muerta», ase­gu­ra el ex­per­to. Lay­kin ha ase­so­ra­do o tes­ti­fi­ca­do en ca­sos de frau­de de se­gu­ros, di­vor­cio y otros pro­ce­sos ju­di­cia­les don­de la evi­den­cia di­gi­tal pue­de ser re­le­van­te. In­di­ca que «siem­pre», por la na­tu­ra­le­za de los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a la web, una gran can­ti­dad de in­for­ma­ción per­so­nal cir­cu­la en­tre em­pre­sas, en ln­ter­net y en otras par­tes, con po­cos es­tán­da­res so­bre có­mo se pro­te­gen los da­tos.

Ame­na­za con­tra la pri­va­ci­dad

«El re­sul­ta­do ne­to de es­tas tec­no­lo­gías es que es­ta­mos re­nun­cian­do a nues­tra pri­va­ci­dad y nues­tra au­to­no­mía per­so­nal, e in­clu­so a la so­be­ra­nía co­mo se­res hu­ma­nos, y aban­do­nán­do­nos a una com­bi­na­ción de Es­ta­do, co­se­cha­do­res de gran­des da­tos e ins­ti­tu­cio­nes y sis­te­mas om­ni­pre­sen­tes», agre­ga Lay­kin.

Un in­for­me del Berk­man Klein Cen­ter ela­bo­ra­do pa­ra la Uni­ver­si­dad de Har­vard des­ta­ca que los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos que pue­den apor­tar prue­bas pa­ra la apli­ca­ción de la ley «van des­de te­le­vi­so­res y tos­ta­do­res a sá­ba­nas, bom­bi­llas de luz, cá­ma­ras, ce­pi­llos de dien­tes, cie­rres de puer­tas, re­lo­jes y otros» bie­nes de uso co­mún, que «son ar­ma­dos con sen­so­res y co­nec­ti­vi­dad inalám­bri­ca».

«Pen­sa­mos que es ne­ce­sa­rio con­tar con ju­ris­pru­den­cia y le­gis­la­ción pa­ra afron­tar es­tas cues­tio­nes», se­ña­la Jay Stan­ley, del Pro­yec­to de Ex­pre­sión, Pri­va­ci­dad y Tec­no­lo­gía de la Unión Es­ta­dou­ni­den­se de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU). «Las in­va­sio­nes de pri­va­ci­dad son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas», ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.