Com­pro­mi­so vo­ca­cio­nal con la se­gu­ri­dad ci­clis­ta

Los má­xi­mos res­pon­sa­bles del ci­clis­mo au­to­nó­mi­co com­pa­gi­nan es­ta ta­rea con su tra­ba­jo en el 061

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - ALEIXANDRE MÉN­DEZ

En po­co más de dos años al fren­te de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Ci­clis­mo, la di­rec­ti­va pre­si­di­da por Juan Car­los Mu­ñiz ha con­ver­ti­do en su ban­de­ra el fo­men­to del ci­clis­mo se­gu­ro. Una cru­za­da en la que Mu­ñiz cuen­ta con el apo­yo de su vi­ce­pre­si­den­te, Jo­sé Ma­nuel Flo­res, y que se com­pren­de me­jor cuan­do se des­cu­bre que es­ta ob­se­sión tie­ne un fuer­te com­po­nen­te vo­ca­cio­nal. No en vano, am­bos lle­van 18 años tra­ba­jan­do en el 061, Mu­ñiz co­mo con­duc­tor de am­bu­lan­cia en la ba­se de Por­to­no­vo y Flo­res co­mo mé­di­co de emer­gen­cias en la de Pon­te­ve­dra. Y es­ta de­di­ca­ción a cui­dar de la sa­lud de los de­más la es­tán tras­la­dan­do aho­ra a su la­bor co­mo má­xi­mos res­pon­sa­bles del ci­clis­mo ga­lle­go.

La afi­ción por las dos rue­das es al­go que a los dos les vie­ne de le­jos, de unos años de ju­ven­tud en las que las ges­tas de los gran­des cam­peo­nes des­de fi­na­les de los ochen­ta les hi­cie­ron amar el ci­clis­mo. «Siem­pre me gus­tó la bi­ci­cle­ta y qui­se emu­lar a los Pe­ri­co, In­du­rain, Ro­min­ger, Chiap­puc­ci, Pan­ta­ni, Bugno... Pe­ro tam­bién eran los años de la ex­plo­sión del ci­clis­mo de mon­ta­ña con fi­gu­ras co­mo Tín­ker Juá­rez y la épo­ca do­ra­da de clu­bes co­mo el Gon­bel o el Mo­to­bi­ke, ce­le­brán­do­se en el en­torno de Pon­te­ve­dra prue­bas de Co­pa de Es­pa­ña de es­ta mo­da­li­dad», re­cuer­da Mu­ñiz, de 41 años. Un amor por la bi­ci­cle­ta que Flo­res, cua­tro años ma­yor, tam­bién ase­gu­ra que le lle­gó muy pron­to. «En mi fa­mi­lia siem­pre hu­bo mu­cha tra­di­ción de­por­ti­va y, aun­que du­ran­te los años de fa­cul­tad de­jé de la­do la bi­ci, des­pués es­te se­ñor me res­ca­tó pa­ra el ci­clis­mo cuan­do de­ci­dió crear el Cor­be­lo y me re­en­gan­ché», ex­pli­ca. Jo­sé Ma­nuel Flo­res y Juan Car­los Mu­ñiz in­ten­tan me­jo­rar la si­tua­ción del ci­clis­mo ga­lle­go con lo que les apor­ta su ex­pe­rien­cia la­bo­ral.

Aman­tes de­cla­ra­dos de su tra­ba­jo, aho­ra asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de di­ri­gir el des­tino del ci­clis­mo ga­lle­go con la mis­ma pa­sión, aun­que re­co­no­cen que su­po­ne una ta­rea ex­te­nuan­te. «De lo que vi­vo es de mi tra­ba­jo co­mo con­duc­tor de am­bu­lan­cias, aun­que sea pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción 25 ho­ras al día», afir­ma Mu­ñiz. Pe­ro eso no les im­pi­de vol­car­se ca­da día pa­ra con­se­guir ha­cer rea­li­dad su pro­gra­ma. «Cuan­do em­pe­za­mos nos cen­tra­mos en la pro­mo­ción del de­por­te, tan­to com­pe­ti­ti­vo co­mo po­pu­lar. Pe­ro so­bre to­do, en ha­cer una pro­mo­ción del de­por­te sa­lu­da­ble y pro­te­gi­do. Ade­más, ca­da vez hay más afi­cio­na­dos a la prác­ti­ca del ci­clis­mo, y un au­men­to del nú­me­ro de ci­clis­tas trae con­si­go una ma­yor ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar la se­gu­ri­dad», ex­pli­ca Mu­ñiz. «Es al­go que va pa­ra­le­lo —aña­de Flo­res—. Nues­tra pre­ten­sión era abrir el ci­clis­mo más allá de la éli­te, y eso im­pli­ca fo­men­tar la se­gu­ri­dad pa­ra to­da esa gen­te».

Con es­ta pre­mi­sa, la fe­de­ra­ción se ha vol­ca­do en es­tos dos años en lo­grar­lo me­dian­te cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción, pe­ro tam­bién con otras ac­tua­cio­nes con­cre­tas. «Den­tro de es­ta lí­nea de fo­men­tar la se­gu­ri­dad y la pro­mo­ción de la sa­lud tam­bién he­mos es­ta­ble­ci­do con­ve­nios con cen­tros que ha­cen prue­bas de es­fuer­zo y ana­lí­ti­cas a un me­nor cos­te, por­que nues­tra apues­ta por la se­gu­ri­dad y la sa­lud va mu­cho más

allá —pro­si­gue Flo­res—. Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to en el que mu­cha gen­te se lan­za a ha­cer de­por­te y se gas­ta mu­cho en la bi­ci, en ma­te­rial, en prue­bas y me­nos en sa­lud, y eso es lo que que­ría­mos con­se­guir», agre­ga. Y jun­to a la pre­ven­ción en el ám­bi­to de la sa­lud, otro de sus ca­ba­llos de ba­ta­lla es­tá en la con­cien­cia­ción tan­to de con­duc­to­res co­mo de ci­clis­tas pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes, co­mo de­mues­tra la cam­pa­ña pro­mo­vi­da por la fe­de­ra­ción y ava­la­da por la DGT, la Xun­ta y la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co pa­ra me­jo­rar la vi­si­bi­li­dad y, con ello, la se­gu­ri­dad de los ci­clis­tas con un cha­le­co re­flec­tan­te con el es­ló­gan de que es tan im­por­tan­te ver co­mo ser vis­to.

Pe­ro más allá de lo que pue­dan ha­cer des­de la fe­de­ra­ción, Mu­ñiz y Flo­res tam­bién des­ta­can la im­por­tan­cia de la for­ma­ción en

cues­tio­nes de sa­lud y pri­me­ros au­xi­lios des­de ni­ve­les es­co­la­res. Y aun­que no ocul­tan que queda mu­cho ca­mino por re­co­rrer, am­bos ce­le­bran la la­bor que ya rea­li­za el 061 en es­te sen­ti­do. «Des­de ha­ce un par de años se ha avan­za­do mu­cho y, si bien to­da­vía no es una asig­na­tu­ra es­co­lar, sí que nos he­mos me­ti­do ya en las au­las —des­ta­ca Flo­res—. Hay una se­rie de pro­gra­mas con­jun­tos con la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción ba­jo el nom­bre ‘‘RCP na es­co­la’’ en los que acu­di­mos a for­mar a los ni­ños y los pro­fe­so­res de edu­ca­ción fí­si­ca pa­ra que des­pués ellos transmitan esa for­ma­ción», aña­de con gesto de sa­tis­fac­ción. «Es im­por­tan­te que los ni­ños se­pan có­mo ac­tuar», com­ple­ta Mu­ñiz. Y es que a am­bos se les nota que unir sa­lud, de­por­te y for­ma­ción es, más que un com­pro­mi­so ad­qui­ri­do, pu­ra vo­ca­ción.

RA­MÓN LEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.