La nue­va vi­da de De­si­rée

La gim­nas­ta, que per­dió una pier­na tras un error mé­di­co, estudia Tu­ris­mo en la Uni­ver­si­dad Ch­rist Church

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - RI­TA A. TU­DE­LA

De­si­rée Vi­la res­pi­ra ali­via­da. Ahora cree que puede pa­sar página y vi­vir una vi­da que cam­bió por com­ple­to por una ma­la caí­da y la tar­dan­za en ope­rar su pier­na de­re­cha, que ter­mi­nó con la ampu­tación de la mis­ma. El juzgado de lo Pe­nal nú­me­ro 3 de Vi­go con­de­nó a dos años de pri­sión y cua­tro de in­ha­bi­li­ta­ción al trau­ma­tó­lo­go en­car­ga­do de tra­tar­la, con­si­de­rán­do­le res­pon­sa­ble de un de­li­to de le­sio­nes por im­pru­den­cia.

De­si­rée re­co­no­ce que la semana fue «du­ra pe­ro no tan­to co­mo la del jui­cio», cuan­do tu­vo que re­vi­vir to­do lo que le ha­bía pa­sa­do y se dio cuen­ta de que ha­bía co­sas que no te­nía su­pe­ra­das y tu­vo que «aguan­tar mu­chas men­ti­ras», aña­dien­do co­mo el acu­sa­do tie­ne de­re­cho a de­fen­der­se, «pe­ro no de una ma­ne­ra tan brus­ca».

La sen­ten­cia tam­bién fue his­tó­ri­ca des­de el pun­to de vis­ta de la in­dem­ni­za­ción, ci­fra­da en 2.154.684 euros. De­si­rée re­co­no­ce que es­tá «muy bien» por­que fue lo que ha­bían cal­cu­la­do, ya que la ma­yor par­te de la ci­fra se irá los gas­tos que con­lle­van las pró­te­sis, la or­to­pe­dia y cu­rar las se­cue­las. Así, re­co­no­ce que ella y sus pa­dres se sien­ten «sa­tis­fe­chos». Pe­ro ahora, con 18 años es una es­tu­dian­te de pri­mer año de es­tu­dios de Tu­ris­mo en la Uni­ver­si­dad Ch­rist Church, en Can­ter­bury, en el su­res­te de Inglaterra. Su re­to, me­jo­rar el in­glés, apren­der fran­cés e ir­se de Eras­mus a Mal­ta el año que vie­ne, don­de me­jo­ra­rá el ita­liano. Ciu­dad fa­mo­sa por su ca­te­dral y por ser el prin­ci­pal cen­tro re­li­gio­so del Reino Uni­do, De­si­rée pa­sa inad­ver­ti­da mien­tras se mue­ve a pie por sus ca­lles pea­to­na­les.

Su pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la ciu­dad fue con su ma­dre. Vie­ron las ins­ta­la­cio­nes, las op­cio­nes de alo­ja­mien­to. De in­me­dia­to de­tec­ta­ron que era una bue­na elec­ción. Des­pués se tras­la­dó pa­ra el co­mien­zo del año uni­ver­si­ta­rio con la ayu­da de su pa­dre y su her­mano. Ahora re­ci­be con ale­gría las es­pe­ra­das vi­si­tas de su no­vio, quien vi­ve en Ma­drid y al que ve ca­da va­rios me­ses.

Pa­sa­das las pri­me­ras se­ma­nas sin co­no­cer a na­die, ahora es­ta vi­gue­sa re­co­no­ce que le gus­ta

la vi­da en Inglaterra. La Uni­ver­si­dad se vuel­ca en ayu­dar a los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros con cla­ses de idio­mas ex­tra­or­di­na­rias pa­ra me­jo­rar el in­glés aca­dé­mi­co y tam­bién ofre­cien­do opor­tu­ni­da­des de vo­lun­ta­ria­do co­la­bo­ran­do con or­ga­ni­za­cio­nes de la zo­na. Con ellas pre­ci­sa­men­te De­si­rée ha en­con­tra­do una ac­ti­vi­dad que en­ca­ja a la per­fec­ción. La jo­ven de­di­ca su tiem­po a dos de ellas.

Unos días co­la­bo­ra en una tienda ven­dien­do ob­je­tos y ropa de se­gun­da mano. La tienda es­tá en la ca­lle prin­ci­pal de Can­ter­bury, aquí eti­que­ta los pro­duc­tos, los ven­de, los co­lo­ca y char­la con los clien­tes. El di­ne­ro re­cau­da­do va des­ti­na­do pa­ra ayu­dar a la lu­cha contra el cáncer. Ade­más, tam­bién va a un cen­tro de día pa­ra la gen­te sin ho­gar. Aquí pre­pa­ra el desa­yuno y la co­mi­da pa­ra una do­ce­na de per­so­nas, in­clu­yen­do las fa­mo­sas beans bri­tá­ni­cas. Le gus­ta es­cu­char sus his­to­rias y ser­vir de ayu­da. De­si­rée sa­be la im­por­tan­cia de desaho­gar­se y de te­ner a al­guien con quien ha­blar. «La ma­yo­ría se van a las 4 de la tar­de del cen­tro a dor­mir en la ca­lle y aquí ha­ce mu­cho frío por las no­ches, es­te país es muy ade­lan­ta­do pa­ra unas co­sas pe­ro pa­ra otras no tan­to», re­co­no­ce.

Ha co­men­za­do a estudiar Tu­ris­mo en la Uni­ver­si­dad Ch­rist Church de Can­ter­bury Co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te en la lu­cha contra el cáncer y en ayu­da a los sin te­cho

R. A. T.

La gim­nas­ta vi­gue­sa que su­frió la ampu­tación de una pier­na por ne­gli­gen­cia mé­di­ca estudia en Can­ter­bury, en el Reino Uni­do.

FO­TOS: R. A. TU­DE­LA

De­si­rée Vi­la po­sa en las ori­llas del Stour, el río que atra­vie­sa la his­tó­ri­ca ciu­dad de Can­ter­bury.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.