Ul­ti­má­tum de Po­de­mos a sus 4 par­la­men­ta­rios ga­lle­gos pa­ra que ce­dan ya par­te del suel­do

La ma­yo­ría de los dipu­tados co­bran el sa­la­rio ín­te­gro al no po­ner­se de acuer­do en las do­na­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - SU­SA­NA LUAÑA

En el co­mu­ni­ca­do que hi­zo pú­bli­co el sá­ba­do Juan Mer­lo —en el que el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de Po­de­mos Ga­li­cia res­ta­ba va­li­dez a la reunión del con­se­llo ci­da­dán au­to­nó­mi­co en el que 18 miem­bros de­ci­die­ron cam­bios en las se­cre­ta­rías sin con­tar con Carmen San­tos—, la di­rec­ción ga­lle­ga apro­ve­cha­ba la oca­sión pa­ra re­cor­dar a los par­la­men­ta­rios de O Hó­rreo que se les es­ta­ba aca­ban­do el pla­zo pa­ra ha­cer efec­ti­vas las do­na­cio­nes que, aten­dien­do a la car­ta fi­nan­cie­ra de Po­de­mos, de­be­rían ha­cer al par­ti­do. «Es­te mar­tes, día 21 de mar­zo —in­di­ca el co­mu­ni­ca­do—, re­ma­ta o pra­zo pa­ra que os depu­tados au­to­nó­mi­cos ga­le­gos mem­bros de Po­de­mos que aín­da non o fi­xe­ron cum­pran con es­ta obri­ga». Es de­cir, que si hoy no in­gre­san lo que ex­ce­da de tres sa­la­rios mí­ni­mos in­ter­pro­fe­sio­na­les —en torno a los 2.000 euros— que co­mo má­xi­mo se puede lle­var a ca- sa un car­go pú­bli­co de Po­de­mos, po­drán ser amo­nes­ta­dos. La di­rec­ción no qui­so re­fe­rir­se ayer a es­ta cues­tión en tan­to es una asun­to in­terno del par­ti­do, pe­ro lo cier­to es que otras fuen­tes au­to­ri­za­das de Po­de­mos sub­ra­ya­ron que no cum­plir con la car­ta fi­nan­cie­ra y el có­di­go éti­co puede lle­var a la ex­pul­sión.

Dis­cre­pan­cias

En esa si­tua­ción se en­cuen­tran cua­tro par­la­men­ta­rios ga­lle­gos ads­cri­tos a Po­de­mos: Luca Chao, Paula Quin­tei­ro, Mar­cos Cal y Pan­cho Ca­sal, aun­que so­lo los dos úl­ti­mos ad­mi­tie­ron abier­ta­men­te que no do­na­ban par­te de su suel­do al par­ti­do. No se nie­gan a ha­cer­lo, sino que hay dis­cre­pan­cias so­bre la can­ti­dad que de­ben abo­nar, ade­más de que no to­dos com­par­ten que de­ban con­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te con Po­de­mos y tam­bién con En Ma­rea te­nien­do en cuen­ta que con­si­guie­ron su ac­ta por la se­gun­da for­ma­ción. «Eu te­ño un­ha con­ta apar­te na que in­gre­so os car­tos á es­pe­ra do que se de­ci­da», di­jo ayer Ca­sal.

Y pe­se a que la dé­ci­ma le­gis­la­tu­ra del Par­la­men­to de Ga­li­cia arran­có ha­ce ca­si seis me­ses, sus 14 dipu­tados, in­clui­dos los de Po­de­mos, tam­po­co do­nan a En Ma­rea. Aun­que se ha­bían es­ta­ble­ci­do unos por­cen­ta­jes, co­mo el par­ti­do si­gue sin di­rec­ción de mo­men­to no se apro­ba­ron las do­na­cio­nes.

Con­se­llo pa­ra­le­lo

Por otra par­te, a los 18 miem­bros que el pa­sa­do sá­ba­do asis­tie­ron a una reunión del con­se­llo ci­da­dán au­to­nó­mi­co no les gus­ta que se les lla­me crí­ti­cos, por­que, co­mo di­ce Pan­cho Ca­sal, «for­ma­mos par­te da di­rec­ción e so­mos leais á se­cre­ta­ría xe­ral». Ase­gu­ran que la con­vo­ca­to­ria se hi­zo por­que hay un pla­zo pa­ra adap­tar los acuer­dos de Vis­ta­le­gre II a los es­ta­tu­tos ga­lle­gos y en­ten­die­ron que era ne­ce­sa­rio ha­cer­lo ya, y eso pe­se a que Carmen San­tos ya ha­bía fi­ja­do la reunión pa­ra es­te sá­ba­do. Co­mo eran ma­yo­ría —18 de 35 miem­bros—, to­ma­ron de­ci­sio­nes «pa­ra me­llo­rar a or­ga­ni­za­ción, é un de­ba­te or­ga­ni­za­ti­vo, na­da máis, non hai nin­gun­ha tra­ma, só que non que­ría­mos agar­dar á úl­ti­ma semana».

Las dos co­rrien­tes dis­cre­pan so­bre la le­ga­li­dad de ese acuer­do. En Vis­ta­le­gre II se apro­bó que cual­quier miem­bro del con­se­jo ciu­da­dano pue­da con­vo­car­lo, pe­ro los es­ta­tu­tos ga­lle­gos to­da­vía di­cen que es la se­cre­ta­ria xe­ral la que con­vo­ca. El sec­tor afín a San­tos se que­da con los es­ta­tu­tos pro­pios pa­ra in­va­li­dar esos acuer­dos, mien­tras que la otra

par­te ha­ce su­yos los de Vis­ta­le­gre pa­ra dar­les va­li­dez. Es de su­po­ner que quie­nes con­vo­ca­ron la reunión tam­bién re­cha­zan el ad­je­ti­vo «crí­ti­cos» pa­ra que no se los con­fun­da con otra fac­ción de Po­de­mos que no quie­re sa­ber na­da de En Ma­rea y pide abier­ta­men­te la di­mi­sión de Carmen San­tos.

Des­de Ma­drid se ob­ser­va el con­flic­to ga­lle­go sin in­je­ren­cias pe­ro con disgusto: «Muy con­ten­to tie­ne que estar Fei­joo», de­cían ayer des­ta­ca­dos miem­bros es­ta­ta­les de la for­ma­ción mo­ra­da.

Mar­cos Cal di­ce que los dos partidos de­ben coor­di­nar sus car­tas fi­nan­cie­ras.

Luca Chao di­jo en su día que ella era dipu­tada por En Ma­rea, no por Po­de­mos.

Paula Quin­tei­ro siem­pre es­tu­vo al mar­gen del gru­po afín a Carmen San­tos.

Pan­cho Ca­sal tie­ne el di­ne­ro en una cuen­ta a la es­pe­ra de lo que se de­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.