Es­co­cia no va a fre­nar el «bre­xit»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

The­re­sa May ha­bía pro­me­ti­do que des­en­ca­de­na­ría el bre­xit en mar­zo y ha cum­pli­do con su ca­len­da­rio. Lo re­tra­só úni­ca­men­te unos días por una cues­tión de es­tra­te­gia: que­ría que pa­sa­se más tran­qui­la­men­te el con­gre­so que los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses ce­le­bra­ron el fin de semana en Aber­deen. Pe­ro incluso esa cau­te­la ha re­sul­ta­do ex­ce­si­va. Con­tra­ria­men­te a lo que se oye de­cir es­tos días, el in­de­pen­den­tis­mo pa­re­ce neu­tra­li­za­do y la so­li­ci­tud de un se­gun­do re­fe­ren­do que la semana pa­sa­da cur­só su lí­der, Ni­co­la Stur­geon, hay que ver­la más bien co­mo una se­ñal de de­ses­pe­ra­ción.

Lo que ha ocu­rri­do es cu­rio­so. Se es­pe­ra­ba que el bre­xit se con­vir­tie­se en una fá­bri­ca de in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro es­tá su­ce­dien­do lo con­tra­rio. Al­gu­nos de los que vo­ta­ron no a la se­ce­sión ha­ce tres años han cam­bia­do de idea a raíz del re­fe­ren­do del bre­xit, pe­ro las en­cues­tas de­tec­tan que son más los que vo­ta­ron por la in­de­pen­den­cia y ahora pre­fie­ren el bre­xit. De hecho, sor­pren­den­te­men­te, la cuar­ta par­te de los que vo­ta­ron por la se­ce­sión lo hi­cie­ron lue­go por la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE en ju­nio del año pa­sa­do. Por eso Stur­geon ha pe­di­do un se­gun­do re­fe­ren­do: sa­be­do­ra de que Lon­dres no lo va a con­ce­der, su in­ten­ción es ca­pi­ta­li­zar la hu­mi­lla­ción del re­cha­zo.

Otra idea muy ex­ten­di­da, pe­ro equi­vo­ca­da, es que en el con­jun­to del Reino Uni­do hay mu­chos arre­pen­ti­dos del bre­xit. Has­ta don­de lle­ga la de­mos­co­pia, so­lo un cua­tro por cien­to de los vo­tan­tes han cam­bia­do de opi­nión, y lo han hecho en la mis­ma pro­por­ción par­ti­da­rios y con­tra­rios. Es­to es lo que ha hecho im­po­si­ble que el Par­la­men­to fre­na­se el pro­ce­so de sa­li­da de la UE, a pe­sar de que en él sí hay una ma­yo­ría cla­ra de con­tra­rios al bre­xit. A May le ha cos­ta­do po­co so­me­ter­los. Ob­je­ti­va­men­te, otra co­sa hu­bie­se si­do una bur­la a la vo­lun­tad po­pu­lar.

De mo­do que May se ha ga­ran­ti­za­do manos li­bres pa­ra los dos años de ne­go­cia­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea que se ave­ci­nan. Una vez con­clu­yan, el Par­la­men­to tie­ne que va­li­dar el acuer­do fi­nal. Es po­si­ble que en­ton­ces vuel­va a echar­le un pul­so a la pri­me­ra mi­nis­tra. Ahí es­tá la úl­ti­ma es­pe­ran­za de los que creen que el tren to­da­vía puede des­ca­rri­lar. Pe­ro en ese ca­so May puede con­tra­ata­car con una car­ta que se es­tá guar­dan­do há­bil­men­te: unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. A menos que cam­bien mu­cho las co­sas, May no so­lo las ga­na­ría de ca­lle fren­te a un Par­ti­do La­bo­ris­ta des­ar­bo­la­do —las en­cues­tas arro­jan ahora mis­mo un 44 fren­te a un 27 %—, sino que las elec­cio­nes per­mi­ti­rían a la pri­me­ra mi­nis­tra sus­ti­tuir a los can­di­da­tos con­ser­va­do­res proeu­ro­peos por otros afi­nes al bre­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.