«No quie­ren es­cu­char a na­die, pe­ro so­mos tres mi­llo­nes de eu­ro­peos»

Preo­cu­pa­ción e in­dig­na­ción en­tre los ga­lle­gos en el Reino Uni­do an­te la ac­ti­va­ción del «bre­xit»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - RI­TA A. TU­DE­LA LON­DRES / CO­RRES­PON­SAL

La ac­ti­va­ción del bre­xit ya tie­ne fe­cha. A la ga­lle­ga Carmen In­sua no le gus­ta y lo con­si­de­ra muy desa­cer­ta­do, pe­ro no cree que le va­ya a afec­tar mu­cho. El pro­ble­ma se­rá pa­ra los que quie­ran re­si­dir en un fu­tu­ro en al Reino Uni­do. La di­rec­to­ra de la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se pa­ra la que tra­ba­ja ya le ha en­via­do un par de co­mu­ni­ca­dos tran­qui­li­za­do­res, ase­gu­rán­do­le que «no se preo­cu­pe de na­da».

Es­ta co­ru­ñe­sa con raí­ces en Fis­te­rra vi­ve en Lon­dres des­de ha­ce 12 años. «Aquí hay mu­chos ex­tran­je­ros, es una ciu­dad muy cos­mo­po­li­ta. No pue­do creer que va­ya a afec­tar a tan­ta gen­te. No creo que va­ya a ser tan ra­di­cal co­mo lo pin­tan», afir­ma a la sa­li­da de su ofi­ci­na. En prin­ci­pio no va a pe­dir la ciu­da­da­nía. «De mo­men­to no, mi no­vio es es­pa­ñol. No ve­mos la si­tua­ción co­mo pa­ra ha­cer al­go así».

«Ya no es un país so­li­da­rio»

Mar­cos Váz­quez, de 34 años de edad y cin­co re­si­dien­do en Mán­ches­ter, don­de tra­ba­ja co­mo in­ge­nie­ro en una plan­ta de tra­ta­mien­to de re­si­duos, opi­na que los vo­tan­tes que di­je­ron sí al bre­xit lo hi­cie­ron con la idea de que hu­bie­ra más control mi­gra­to­rio y el país de­ja­ra de apor­tar fon­dos a las zo­nas más de­pri­mi­das de la UE. «Vien­do có­mo el Go­bierno y la ma­yor par­te de la opo­si­ción es­tá ges­tio­nan­do la sa­li­da de la UE, es­tá cla­ro que el ac­tual Reino Uni­do dis­ta mu­cho de ser el país so­li­da­rio que ha si­do», la­men­ta es- te oriun­do de Brens, si­tua­da en el mu­ni­ci­pio de Cee. Pa­ra Váz­quez, Lon­dres ata­ca di­rec­ta­men­te a la gen­te más vul­ne­ra­ble, a los que lle­ga­ron aquí co­mo emi­gran­tes, pe­ro con­sie­ra que se­ría un sui­ci­dio pa­ra el Reino Uni­do que­rer pres­cin­dir de los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros.

La cien­tí­fi­ca vi­gue­sa Nu­ria Már­quez Al­mui­ña, que lle­va en Car­diff 17 años, la­men­ta que se nie­guen a de­cir­le qué va a pa­sar­les a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos. «No ha­cen nin­gún ca­so a los Lo­res, no quie­ren es­cu­char a na­die, pe­ro tie­nen a tres mi­llo­nes de per­so­nas tra­ba­jan­do aquí. Que me usen co­mo mo­ne­da de cam­bio me ca­brea mu­cho», la­men­ta. Cree que May po­dría ha­ber op­ta­do por un bre­xit más blan­do, ya que ca­si la mi­tad del país vo­tó no. «Te­nien­do en cuen­ta que ella es­ta­ba a fa­vor del re­main, haz­lo sua­ve, no tan brus­co», ar­gu­men­ta. Nu­ria rea­li­za en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra el es­tu­dio de la leu­ce­mia en la Uni­ver­si­dad de Car­diff y tie­ne muy cla­ro que los bri­tá­ni­cos se están be­ne­fi­cia­do de la edu­ca­ción sub­ven­cio­na­da es­pa­ño­la que re­ci­bió en la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. Ca­sa­da con un ga­lés y con dos hi­jos con do­ble na­cio­na­li­dad, se ale­gra de ha­ber hecho en su día la ex­cur­sión a Lon­dres cuan­do es­tos eran unos be­bés pa­ra re­gis­trar­los en el con­su­la­do es­pa­ñol. Su ma­ri­do vo­tó a fa­vor de la sa­li­da del blo­que co­mu­ni­ta­rio. «Su pro­ble­ma ob­via­men­te no es la in­mi­gra­ción, sino el hecho de que Lon­dres per­die­se la so­be­ra­nía y que Bru­se­las no pue­da ve­nir a aquí a ha­cer lo que quie­ra», ex­pli­ca.

Ma­ría Isa­bel Fer­nán­dez Mi­guel, de 53 años y oriun­da de Goián, To­mi­ño (Pon­te­ve­dra), cree que con el bre­xit no va a afec­tar a los ga­lle­gos por­que los in­gle­ses «no van ha­cer nues­tro tra­ba­jo, ellos so­lo ha­cen tra­ba­jos de pri­me­ra, no co­mo no­so­tros, que te­ne­mos que trabajar du­ro».

Fer­nán­dez lle­va cua­tro años en Lon­dres, don­de tra­ba­ja co­mo ama de lla­ves. No tie­ne mie­do y se ve tra­ba­jan­do aquí des­pués de la sa­li­da de la UE. Pa­ra ella, la ra­zón de la vic­to­ria del bre­xit es­tá cla­ra, los bri­tá­ni­cos no quie­ren a gen­te que no tra­ba­je, que no pa­gue im­pues­tos y que vi­va de las ayu­das. «Hay mu­cha gen­te que nun­ca dio un pa­lo al agua y so­lo pien­san en vi­vir sin trabajar, el que es lu­cha­dor y tra­ba­ja­dor tie­ne éxi­to allí don­de va­ya», aña­de. Sin sa­ber na­da de in­glés y con 50 años cum­pli­dos, con­fie­sa que su adap­ta­ción a Lon­dres fue du­rí­si­ma. Sin em­bar­go defiende que «aquí con 53 años eres jo­ven pa­ra trabajar, no co­mo en Es­pa­ña», aun­que le en­tris­te­ce que gen­te con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y bien pre­pa­ra­da ten­ga que estar aquí fre­gan­do pla­tos y al­gu­nos pa­sán­do­las ca­nu­tas.

El gai­tei­ro Da­vid Ca­rril Cas­ti­ñei­ra, na­ci­do ha­ce 36 años en Xa­vi­ña (Ca­ma­ri­ñas), lle­va siete años en el Reino Uni­do. Con­si­de­ra el bre­xit una elec­ción equi­vo­ca­da de un sec­tor de los bri­tá­ni­cos, pues cree que la Unión los ha­ce fuer­tes eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te. «El pue­blo in­glés es muy abier­to y des­pier­to. Ha vo­ta­do en pro­tes­ta contra la in­ter­ven­ción de Bru­se­las en su país, pe­ro na­die se creía que el re­sul­ta­do fue­se es­te. Si se repite el re­fe­ren­do, sal­drá una ma­yo­ría ab­so­lu­ta de per­ma­nen­cia», con­si­de­ra Ca­rril.

Nu­ria Már­quez: «Es­te país se es­tá be­ne­fi­cian­do de la edu­ca­ción es­pa­ño­la que re­ci­bí» «Los in­gle­ses no van a ha­cer nues­tro tra­ba­jo», afir­ma Isa­bel, em­plea­da co­mo ama de lla­ves

2

2

El gai­tei­ro ca­ma­ri­ñen­se Da­vid Ca­rril Cas­ti­ñei­ra con­si­de­ra al pue­blo in­glés muy abier­to y des­pier­to, y es­tá con­ven­ci­do que ahora vo­ta­ría contra la sa­li­da de la UE.

1 Nu­ria Már­quez, una cien­tí­fi­ca vi­gue­sa que tra­ba­ja pa­ra la Uni­ver­si­dad de Ga­les, lle­va 17 años en el país. Su ma­ri­do bri­tá­ni­co y sus dos hi­jos tie­nen la do­ble na­cio­na­li­dad. 1

3

3

El in­ge­nie­ro Mar­cos Váz­quez Tri­llo cree que el Reino Uni­do dis­ta mu­cho de ser el país so­li­da­rio que ha si­do an­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.