El Go­bierno crea dos gru­pos es­pe­cia­les pa­ra atraer gran­des fir­mas

Ma­drid se ofre­ce pa­ra cap­tar a par­te de los 30.000 al­tos di­rec­ti­vos de ban­ca que se po­drían mo­ver de la City

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - R. S.

La sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión es un re­to ma­yúscu­lo pa­ra la cons­truc­ción del pro­yec­to eu­ro­peo, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra que al­gu­nos paí­ses pue­dan re­ci­bir ser­vi­cios que se están ofre­cien­do ahora des­de Lon­dres.

El Go­bierno es­pa­ñol no ocul­ta que quie­re lle­var­se pa­ra Ma­drid al­gu­nos de los prin­ci­pa­les bancos que tra­ba­jan ahora des­de la City con unas con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas al ser un so­cio de la UE. Un in­for­me del think tank Brue­gel cal­cu­la que los bancos de in­ver­sión que ahora ope­ran des­de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca mo­ve­rán unos 10.000 em­pleos al res­to de los paí­ses del con­ti­nen­te. Otros 20.000, en­tre con­sul­to­res, abo­ga­dos y con­ta­bles, tam­bién ten­drán que mu­dar­se. Son en to­tal 30.000 di­rec­ti­vos con al­tas re­mu­ne­ra­cio­nes que la Mon­cloa, por un la­do, y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, por otro, tra­tan de no de­jar es­ca­par.

Hay ya dos co­mi­sio­nes de tra­ba­jo crea­das en Es­pa­ña pa­ra cap­tar esas em­pre­sas, se­gún ex­pli­can fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les. Una la en­ca­be­za la Vi­ce­pre­si­den­cia con un gru­po de ase­so­res, con un ca­rác­ter más trans­ver­sal; la otra la con­for­man el Ban­co de Es­pa­ña, la Di­rec­ción General del Te­so­ro (Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía) y la Co­mi­sión Na­cio­nal de Mer­ca­dos de Va­lo­res (CNMV), de ca­rác­ter pu­ra­men­te eco­nó­mi­co y que li­de­ra es­ta úl­ti­ma. La Co­mi­sión tie­ne un do­cu­men­to de tra­ba­jo lla­ma­do Wel­co­me en el que ex­pli­ca que se da­rán fa­ci­li­da­des pa­ra que las em­pre­sas fi­nan­cie­ras asen­ta­das en el Reino Uni­do ven­gan a Es­pa­ña. Esas fa­ci­li­da­des son preau­to­ri­za­cio­nes en ape­nas dos se­ma­nas y acep­ta­ción de do­cu­men­ta­ción en in­glés, sin ne­ce­si­dad de tra­duc­ción.

«No creo que se va­ya a pro­du­cir un cam­bio en blo­que de mu­chas de esas em­pre­sas [de la City] ha­cia otra ciu­dad, sino una dis­per­sión», ad­mi­tía ha­ce un par de se­ma­nas en el Con­gre­so el mi­nis­tro Luis de Guin­dos, uno de los más im­pli­ca­dos en esa cap­ta­ción. Y ci­ta­ba co­mo otro de los atrac­ti­vos que Es­pa­ña «tie­ne una de las nor­ma­ti­vas menos restrictivas en el mun­do pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra». «Es una opor­tu­ni­dad», re­ma­cha­ba.

Es­ca­so eco en las bol­sas

Por otra par­te, el anun­cio de la fe­cha pa­ra el ini­cio de la desconexión ape­nas tu­vo in­ci­den­cia ayer en los mer­ca­dos. Se da­ba por des­con­ta­do que se­ría an­tes de aca­bar el mes. Las prin­ci­pa­les bol­sas eu­ro­peas ce­rra­ron con li­ge­ras pér­di­das, a ex­cep­ción de Lon­dres, es­ta­ble y que lo­gró un nue­vo ré­cord gra­cias a una libra muy de­bi­li­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.