La de­fen­sa del acu­sa­do de atro­pe­llar a un ve­cino ale­ga que fue un ac­ci­den­te «pu­ro y du­ro»

El fis­cal pide 24 años pa­ra es­te ce­dei­rés que arro­lló con su co­che a la per­so­na que le ha­bía pues­to 80 de­nun­cias

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

El cons­truc­tor ce­dei­rés Ma­xi­mino Ca­run­cho no atro­pe­lló a su ve­cino por­que se lle­va­ran mal ni por­que la víc­ti­ma le hu­bie­se de­nun­cia­do na­da menos que en 80 oca­sio­nes. Lo que ocu­rrió aque­lla ma­ña­na del 10 de agos­to del 2012 en el pa­seo ma­rí­ti­mo de la lo­ca­li­dad no ha si­do otra co­sa que un «ac­ci­den­te pu­ro y du­ro». Un si­nies­tro que «de­jó dos víc­ti­mas», el fa­lle­ci­do y el hom­bre que es­ta semana ocu­pa­rá el ban­qui­llo de los acu­sa­dos de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña. Por­que pa­ra el abo­ga­do de la de­fen­sa, el pe­na­lis­ta Ma­nuel Arias, Ma­xi­mino Ca­run­cho lle­va cin­co años «su­frien­do» un pro­ce­so que le hi­zo pa­sar un tiem­po en pri­sión y vi­vir con el pe­so de una sos­pe­cha «cuan­do lo úni­co que ocu­rrió fue un des­gra­cia­do ac­ci­den­te de trá­fi­co». Uno igual, se­gún re­cor­dó es­te le­tra­do, al que pro­ta­go­ni­zó la viu­da del fa­lle­ci­do el año pa­sa­do, cuan­do atro­pe­lló a una ni­ña «y la en­vió va­rios días al hos­pi­tal». Aña­dió que «el pri­me­ro en la­men­tar la muer­te de Gar­cía Che­da es su clien­te».

Es­ta vi­sión de los he­chos se la tras­la­dó ayer la de­fen­sa al ju­ra- do po­pu­lar (com­pues­to por ocho hom­bres y tres mu­je­res) que de­be­rá dic­ta­mi­nar si Ma­xi­mino Ca­run­cho ma­tó ac­ci­den­tal­men­te con su co­che al hom­bre con el que man­te­nía una lar­ga ene­mis­tad o lo hi­zo a sa­bien­das, arro­llán­do­lo pa­ra dar­le muer­te una ma­ña­na que lo vio ca­mi­nar por el pa­seo ma­rí­ti­mo. El jui­cio co­men­zó ayer y se pro­lon­ga­rá du­ran­te toda la semana. El acu­sa­do de­cla­ra­rá hoy.

Su de­fen­sa pi­dió a los miem­bros del tri­bu­nal po­pu­lar que no se fi­jen úni­ca­men­te en la ene­mis­tad en­tre acu­sa­do y víc­ti­ma. Re­co­no­ció desave­nen­cias, si bien pre­ci­só que el fa­lle­ci­do «es­ta­ba ob­se­sio­na­do» con su clien­te, mien­tras que es­te so­lo se preo­cu­pa­ba «de estar le­jos de él». Re­cor­dó que la víc­ti­ma lle­gó a po­ner­le 80 de­nun­cias a Ma­xi­mino Ca­run­cho, mien­tras que es­te, nin­gu­na. «Ca­da la­dri­llo que po­nía, la víc­ti­ma le po­nía una de­man­da», di­jo.

Una versión to­tal­men­te con­tra­pues­ta a la de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, ejer­ci­da por Jo­sé Luis Gu­tié­rrez Aranguren, que so­li­ci­ta que se im­pon­ga al acu­sa­do una pe­na de 24 años de cár­cel co­mo au­tor de un de­li­to de ase­si­na­to y otro de obs­truc­ción a la Jus­ti­cia. Pa­ra el pe­na­lis­ta co­ru­ñés, Juan Jo­sé Gar­cía Che­da ca­mi­na­ba por la zo­na so­bre las 9.50 ho­ras. El pro­ce­sa­do se en­con­tra­ba en su co­che y lo vio pa­sar. «Con un in­cues­tio­na­ble pro­pó­si­to de ven­gan­za, al ve­ri­fi­car que la víc­ti­ma ca­mi­na­ba de es­pal­das a él por la ori­lla, pu­so en mar­cha su vehícu­lo y, al lle­gar a su al­tu­ra, sin dar­le opor­tu­ni­dad al­gu­na de reac­ción, mo­di­fi­có brus­ca­men­te su tra­yec­to­ria y lo arro­lló con la ple­na con­cien­cia y vo­lun­tad de ma­tar­lo». La mis­ma teo­ría man­tie­ne el fis­cal y la ase­gu­ra­do­ra del vehícu­lo del acu­sa­do.

Du­ran­te el jui­cio se ve­rá, se­gún re­cor­da­ron las par­tes, que el ates­ta­do ela­bo­ra­do por la Po­li­cía Lo­cal di­fie­re en sus con­clu­sio­nes del de la Guar­dia Ci­vil. Los agen­tes mu­ni­ci­pa­les sos­tie­nen que no exis­tió in­ten­cio­na­li­dad en el atro­pe­llo, mien­tras que el in­for­me del ins­ti­tu­to ar­ma­do apun­ta ha­cia lo con­tra­rio. El ju­ra­do va­lo­ra­rá. El cons­truc­tor ce­dei­rés ayer en la Au­dien­cia Pro­vin­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.