ETA: el fi­nal ri­dícu­lo de los ase­si­nos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Si no fue­ra por el es­pan­to­so re­gue­ro de san­gre que ha de­ja­do a su pa­so, por sus crí­me­nes atro­ces, por el ase­si­na­to de inocen­tes, de ni­ños, de mu­je­res em­ba­ra­za­das, de an­cia­nos, por el sa­dis­mo con el que se en­sa­ñó con per­so­nas a las que se­cues­tró sin más mo­ti­vo que el ha­ber de­fen­di­do la li­ber­tad, por su dic­ta­du­ra del ti­ro en la nu­ca, por la vi­le­za con la que per­vir­tió la vi­da co­ti­dia­na en el País Vas­co du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, por la ex­tor­sión ma­fio­sa con la que su­fra­gó su ré­gi­men de te­rror, o por el si­len­cio co­bar­de con el que una gran par­te de la so­cie­dad vas­ca mi­ró ha­cia otro la­do cuan­do se ma­ta­ba a sus ve­ci­nos, el fi­nal de ETA ten­dría al­go de tra­gi­có­mi­co.

Pa­ra los que he­mos vi­vi­do nues­tra in­fan­cia y nues­tra ju­ven­tud en el País Vas­co en ple­nos años del plo­mo ETA so­lo re­pre­sen­ta ya, afor­tu­na­da­men­te, un mal sue­ño. El re­cuer­do bo­rro­so de una pe­sa­di­lla ho­rren­da y sal­va­je de la que nos sen­ti­mos liberados por­que es­ta­mos se­gu­ros de que ni vol­ve­rá, ni tie­ne ya ca­pa­ci­dad al­gu­na de ha­cer­nos da­ño. Pe­ro, pa­ra una bue­na par­te de los es­pa­ño­les, pa­ra los jó­ve­nes y pa­ra quie­nes no vi­vie­ron tan de cer­ca la bes­tia­li­dad de esa ban­da de ase­si­nos, ETA no es más que tres pá­rra­fos en los li­bros de texto. Una pie­za de mu­seo cu­ya exis­ten­cia so­lo ca­be re­cor­dar pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­so de que Es­pa­ña se li­bra­ra de ella, co­mo quien se des­pren­de de una ex­cre­cen­cia cu­ya úni­ca ubi­ca­ción po­si­ble es, co­mo ex­pli­ca­ba va­lien­te­men­te en es­tas pá­gi­nas Ro­ber­to L. Blan­co Valdés, el es­ter­co­le­ro de la his­to­ria.

Por eso re­sul­tan es­per­pén­ti­cos los úl­ti­mos es­fuer­zos de una ban­da que es­tá ya ren­di­da, de­rro­ta­da, re­du­ci­da a la na­da y has­ta ol­vi­da­da por la so­cie­dad es­pa­ño­la, por ha­cer­se vi­si­ble y exi­gir pre­ben­das a cam­bio de aban­do­nar un ar­se­nal cu­ya en­tre­ga ya na­die se mo­les­ta si­quie­ra en re­cla­mar­le. Los re­cien­tes men­sa­jes emi­ti­dos por los cua­tro si­ca­rios que aún le que­dan a ETA re­cuer­dan a esos sol­da­dos ja­po­ne­ses que, ocul­tos en la jun­gla de Guam, creen que es­ta­mos to­da­vía en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Esa exi­gen­cia de que el Estado de de­re­cho que los ha de­rro­ta­do les ga­ran­ti­ce im­pu­ni­dad a cam­bio de de­vol­ver su pol­vo­rín de pis­to­las y ba­las oxi­da­das re­mi­te más bien al chis­te de Gi­la: «¿Es el enemi­go? ¿Us­te­des po­drían pa­rar la gue­rra un mo­men­to?». En esa as­tra­ca­na­da fi­nal, ETA cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de per­so­na­jes es­tram­bó­ti­cos co­mo ese tal Ram Ma­nik­ka­lin­gam, ca­paz de re­unir­se en su día con un gru­po de en­ca­pu­cha­dos que le mos­tra­ron unas ar­mas que no pu­do ni to­car, y que se fue­ron con ellas por el mis­mo si­tio por el que ha­bían ve­ni­do, y re­cla­mar­se lue­go co­mo «ve­ri­fi­ca­dor» del de­sar­me.

En la tra­gi­co­me­dia, que es ya cuen­to lar­go, lo que per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble es aque­llo que nos en­se­ñó en su día Xa­bier Arzalluz. «Otros mue­ven el ár­bol y no­so­tros co­ge­mos las nue­ces», di­jo el his­tó­ri­co di­ri­gen­te del PNV. Si el Estado no ce­dió en na­da des­pués de que ETA pu­sie­ra ocho­cien­tos muer­tos en­ci­ma de la me­sa, ton­to se­ría si lo hi­cie­ra ahora que ha aplas­ta­do a los ase­si­nos. Di­suél­van­se. Pa­guen por sus crí­me­nes los cul­pa­bles. Y el res­to, cir­cu­le. Y ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.