El gran des­es­ta­bi­li­za­dor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Mariano Rajoy, aún do­li­do por el bo­fe­tón par­la­men­ta­rio en la re­yer­ta de la es­ti­ba, aca­ba de lan­zar un ul­ti­má­tum: o «al­go de es­ta­bi­li­dad» o elec­cio­nes y que las ur­nas re­par­tan pre­mios y cas­ti­gos. O so­pas o tor­tas. ¿Pe­ro a quién con­mi­na el pre­si­den­te? ¿Quién tie­ne la obli­ga­ción de pro­por­cio­nar­le unos gra­mos de es­ta­bi­li­dad? No creo que la ad­mo­ni­ción la di­ri­ja a Ciu­da­da­nos, un par­ti­do que, pe­se al úl­ti­mo des­liz, ya ha anun­cia­do su res­pal­do a los Pre­su­pues­tos. Tam­po­co al PNV que, si bien no apo­yó su in­ves­ti­du­ra, asu­me el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad que aban­do­na­ron los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes. Ni si­quie­ra a la ges­to­ra so­cia­lis­ta, cruel­men­te atra­pa­da en el di­le­ma de la co­pla: «Ni con­ti­go ni sin ti / tie­nen mis ma­les re­me­dio; / con­ti­go, por­que me ma­tas / y sin ti, por­que me mue­ro». Te­rri­ble dis­yun­ti­va la de Su­sa­na Díaz y sus hues­tes que Rajoy, hom­bre com­pa­si­vo por na­tu­ra­le­za, com­pren­de a la per­fec­ción.

El pre­si­den­te sa­be, y el 99 % de los opi­na­do­res com­par­ten su sa­bi­du­ría, que la ines­ta­bi­li­dad la cau­sa el zum­bi­do del mos­car­dón que creían ha­ber aplas­ta­do con un cer­te­ro gol­pe de mano en Fe­rraz. Un mo­ce­tón, pros­cri­to por ba­ro­nes y pa­dri­nos, li­ge­ro de equi­pa­je y huér­fano de car­gos des­de que re­nun­ció a su es­ca­ño, que se em­pe­ña en de­mos­trar que los án­ge­les tie­nen se­xo y que el PSOE se ubi­ca en la iz­quier­da. El gran des­es­ta­bi­li­za­dor se lla­ma Pedro Sán­chez. Por su cul­pa se re­tra­san los Pre­su­pues­tos. Por su con­tu­ma­cia no se atre­ve el Gru­po So­cia­lis­ta a echar una mano en la go­ber­nan­za de Es­pa­ña. Por su irres­pon­sa­bi­li­dad puede ir­se la le­gis­la­tu­ra al ga­re­te en po­cos me­ses.

La so­cial­de­mo­cra­cia no tie­ne re­me­dio. Cuan­do go­bier­na nos con­du­ce al bor­de del acan­ti­la­do o abra­za las te­sis de la de­re­cha con la fe del con­ver­so. Cuan­do es­tá en la opo­si­ción, tor­pe­dea al Go­bierno, ge­ne­ra ines­ta­bi­li­dad y siem­bra el caos. Ayer mis­mo me en­te­ro, por la plu­ma de John Car­lin —el au­tor que lla­mó «mi­se­ra­bles» a los ma­dri­dis­tas que cues­tio­nan la remontada «su­bli­me» del Ba­rça an­te el Pa­ris Saint Ger­main—, que los la­bo­ris­tas bri­tá­ni­cos son co­rres­pon­sa­bles del bre­xit. El Reino Uni­do se va de la Unión Eu­ro­pea no tan­to por Ca­me­ron y los con­ser­va­do­res, sino por «la im­per­do­na­ble fri­vo­li­dad de la iz­quier­da bri­tá­ni­ca» y la «abis­mal inep­ti­tud la­bo­ris­ta». Palabra sa­gra­da, te ala­ba­mos se­ñor. Así se es­cri­be la his­to­ria. A Car­lin y a nues­tro 99 % so­lo les fal­ta re­ma­tar sus ale­ga­tos con una con­sig­na con­tun­den­te: Pedro Sán­chez y Je­remy Corbyn, ¡al pa­re­dón!

Pe­ro hay al­go que no cua­dra. ¿Có­mo es po­si­ble que dos po­lí­ti­cos que nun­ca go­ber­na­ron, y con res­pal­do elec­to­ral men­guan­te, pue­dan pro­vo­car se­me­jan­tes des­tro­zos en sus res­pec­ti­vos paí­ses? Car­lin nos ofre­ce una res­pues­ta plau­si­ble: la fri­vo­li­dad, pun­tua­li­za, no es atri­bu­to de Je­remy Corbyn, sino de la gen­te que lo vo­tó. De lo que se in­fie­re que tam­po­co Pedro Sán­chez es el gran des­es­ta­bi­li­za­dor de nues­tro país. Los gran­des des­es­ta­bi­li­za­do­res son los mi­llo­nes de es­pa­ño­les que lo vo­ta­ron y los militantes so­cia­lis­tas que, se sos­pe­cha, qui­zá lo vo­ten en las pri­ma­rias del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.