El FBI in­ves­ti­ga al pre­si­den­te

El di­rec­tor del Bu­ró con­fir­ma an­te el Se­na­do que Ru­sia in­ter­vino en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y que su agencia ana­li­za las co­ne­xio­nes de Trump y su equi­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

El di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, le di­jo ayer al mun­do que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y su en­torno están sien­do in­ves­ti­ga­dos por po­si­ble co­la­bo­ra­ción con los ru­sos du­ran­te las pa­sa­das elec­cio­nes. Así de alar­man­te fue la con­fir­ma­ción de Co­mey du­ran­te la pri­me­ra au­dien­cia pú­bli­ca del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, uno de los ór­ga­nos que jun­to al Se­na­do y al Bu­ró, in­ves­ti­gan la tra­ma de Mos­cú.

Las pes­qui­sas so­bre la po­si­ble co­la­bo­ra­ción en­tre la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na y el Krem­lin son par­te de la mi­sión de con­tra­in­te­li­gen­cia que tie­ne el FBI y que in­ves­ti­ga los es­fuer­zos del Go­bierno de Vla­di­mir Pu­tin pa­ra da­ñar a la de­mo­cra­cia de Es­ta­dos Uni­dos y a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, a quien odia el pre­si­den­te ru­so, se­gún di­ver­sas fuen­tes.

«In­da­ga­mos si hu­bo coordinación y si se co­me­tió de­li­to», di­jo Co­mey desatan­do un te­rre­mo­to en Ca­pi­tol Hill don­de re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas li­dian con una nue­va Ad­mi­nis­tra­ción pla­ga­da de ase­so­res cu­yos víncu­los con el Krem­lin ya le han cos­ta­do el pues­to al exa­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal Mi­chel Flynn y al ex­je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort.

Co­mey re­ve­ló ade­más que la in­ves­ti­ga­ción del FBI em­pe­zó en ju­lio, por lo que ahora mu­chos se pre­gun­tan si es­to sig­ni­fi­ca que los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les es­ta­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos en 2016: Clin­ton por el es­cán­da­lo re­fe­ren­te a su ser­vi­dor privado y

Trump por sus con­tac­tos con el Krem­lin. De ser así, el gol­pe de gra­cia so­lo lle­gó pa­ra la de­mó­cra­ta (a on­ce días de los co­mi­cios Co­mey in­for­mó al Con­gre­so de que con­ti­nua­ba in­ves­ti­gan­do a Clin­ton) ¿Por qué?

Trump no se re­trac­ta

Los in­te­rro­gan­tes se fue­ron acu­mu­lan­do ayer con la con­se­cuen­te pér­di­da de cre­di­bi­li­dad pa­ra un pre­si­den­te que, ade­más, se que­dó so­lo en sus acu­sa­cio­nes de es­pio­na­je contra Ba­rack Oba­ma. La au­sen­cia de prue­bas dis­po­ni­bles se hi­zo pa­ten­te en el FBI y la NSA, don­de al­to y cla­ro di­je­ron no a las te­sis de Trump, que lle­ga­ron incluso a apun­tar a la in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca co­mo coope­ra­dor

ne­ce­sa­ria pa­ra vi­gi­lar al re­pu­bli­cano incluso a tra­vés de su mi­cro­on­das.

A pe­sar del so­no­ro por­ta­zo, el man­da­ta­rio de­cli­nó re­trac­tar­se en sus de­nun­cias res­tan­do im­por­tan­cia a los tes­ti­mo­nios de Co­mey y Ro­gers. «Son so­lo una de una se­rie de au­dien­cias», mi­ni­mi­zó a tra­vés de su por­ta­voz, Sean Spi­cer, quien a su vez in­sis­tió en que no hay nin­gún do­cu­men­to que prue­be el su­pues­to com­plot en­tre la cam­pa­ña de Trump y Ru­sia.

Sea co­mo fue­re, las re­ve­la­cio­nes de ayer ame­na­zan con con­su­mir a una ya abru­ma­da y ca­da vez más aco­rra­la­da Ca­sa Blanca, que si­gue en­fren­tán­do­se a ti­tu­la­res don­de el tér­mino im­peach­ment

co­mien­za a ser ca­da vez más uti­li­za­do. De mo­men­to, es so­lo una po­si­bi­li­dad muy re­mo­ta en un pa­no­ra­ma ex­ce­si­va­men­te di­fu­so don­de, eso sí, el Par­ti­do De­mó­cra­ta ad­vir­tió de que son de­ma­sia­das las coin­ci­den­cias des­ve­la­das al res­pec­to por ejem­plo, de las reunio­nes del en­torno de Trump con el embajador ru­so en EE.UU., Ser­gei Kisl­yak.

«Si es cier­to, es­ta­ría­mos an­te una de las ma­yo­res trai­cio­nes a la de­mo­cra­cia de la his­to­ria», aler­tó el nú­me­ro dos del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia, el de­mó­cra­ta Adam Schiff, des­pués de que el pre­si­den­te acu­sa­se a su par­ti­do de in­ven­tar­se el es­cán­da­lo que gol­pea co­mo nun­ca a su ad­mi­nis­tra­ción.

SHAWN THEW

Un re­la­to con­tun­den­te. Ja­mes Co­mey no ti­tu­beó an­te las pre­gun­tas del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en la cam­pa­ña elec­to­ral y tam­po­co al des­men­tir las acu­sa­cio­nes de Trump contra Oba­ma so­bre el su­pues­to es­pio­na­je elec­to­ral. «No te­ne­mos prue­bas que ava­len eso», re­mar­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.