Una po­lé­mi­ca que rea­bre el ries­go de «im­peach­ment»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

El es­cán­da­lo del es­pio­na­je ru­so es el gran pro­ble­ma de Trump. La con­tro­ver­sia se es­tá vol­vien­do su­ma­men­te co­rro­si­va pa­ra la cre­di­bi­li­dad de un pre­si­den­te, que si­gue sien­do in­ca­paz de ex­pli­car el sin­fín de in­te­rro­gan­tes que ame­na­zan el fu­tu­ro de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción.

¿Es­pió Ru­sia a EE.UU.?

Sí. En el 2015 y el 2016 pi­ra­tas in­for­má­ti­cos ja­quea­ron los or­de­na­do­res del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta, así co­mo de al­tos car­gos de la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton. Fue obra de APT29 y APT28, gru­pos de es­pías ru­sos que con­si­guie­ron aden­trar­se en las re­des de los de­mó­cra­tas, ins­ta­lan­do de- ce­nas de có­di­gos ma­li­cio­sos pa­ra ro­bar in­for­ma­ción. Toda la do­cu­men­ta­ción sus­traí­da fue pu­bli­ca­da en Wi­ki­leaks en un cla­ro in­ten­to de per­ju­di­car a Clin­ton y, por de­fec­to, ayu­dar a Trump a ga­nar.

¿Cuán­tos miem­bros del equi­po de Trump están ba­jo sos­pe­cha?

Tan­to Mi­chael Flynn, co­mo Paul Ma­na­fort (exa­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y ex­je­fe de cam­pa­ña), di­mi­tie­ron de sus car­gos por sus cons­tan­tes co­mu­ni­ca­cio­nes con fun­cio­na­rios ru­sos. Un con­tac­to que ini­cial­men­te ne­ga­ron, al igual que el ac­tual fis­cal general de EE.UU., Jeff Ses­sions, quien tu­vo que in­hi­bir­se de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia ru­sa tras men­tir so­bre sus con­tac­tos

con el embajador ru­so en EE.UU. En uno de esos en­cuen­tros en la To­rre Trump tam­bién par­ti­ci­pó el yerno y ase­sor del pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner. Otros ase­so­res, co­mo Ro­ger Sto­ne y Car­ter Pa­ge, están sien­do cues­tio­na­dos por el Se­na­do, tras sus con­tac­tos con Guc­ci­fer 2.0, el hac­ker que ata­có al Co­mi­té De­mó­cra­ta.

¿Hay ries­go de «im­peach­ment»?

Sí, si se de­mues­tra que hu­bo coordinación en­tre Ru­sia y la cam­pa­ña de Trump y que el ob­je­ti­vo era in­fluir en el re­sul­ta­do elec­to­ral. De ser así, se tra­ta­ría de un se­rio de­li­to que ten­dría un efec­to in­me­dia­to so­bre la con­ti­nui­dad de Trump co­mo pre­si­den­te. El re­pu­bli­cano siem­pre ne­gó con­tac­tos con el Krem­lin, tan­to su­yos co­mo de su en­torno.

¿Es­tá neu­tra­li­za­do el pe­li­gro del ci­be­res­pio­na­je?

En nin­gún ca­so. A pe­sar de que su neu­tra­li­za­ción es uno de los gran­des re­tos de EE.UU., el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ha si­do de tal mag­ni­tud que bue­na par­te de los con­flic­tos ya no son te­rri­to­ria­les, sino vir­tua­les. Es­to ha­ce que su ame­na­za sea una cons­tan­te pa­ra la ru­ti­na de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se.

Mi­chael Flynn ya tu­vo que di­mi­tir tras men­tir so­bre sus re­la­cio­nes con Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.