To­dos contra Le Pen en el pri­mer de­ba­te de las pre­si­den­cia­les

Los can­di­da­tos re­pro­chan a la ultra «di­vi­dir a los fran­ce­ses»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

Ayer por la no­che, los fran­ce­ses es­pe­ra­ban la emi­sión de un de­ba­te en­tre los cin­co prin­ci­pa­les can­di­da­tos al Elí­seo y se en­con­tra­ron con cin­co mo­nó­lo­gos con pe­que­ñas pu­yas es­po­rá­di­cas, has­ta que la po­lé­mi­ca del bur­ki­ni vol­vió a re­sur­gir. Cuan­do los can­di­da­tos fue­ron pre­gun­ta­dos por la lai­ci­dad y la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen evo­có la prohi­bi­ción de la ves­ti­men­ta mu­sul­ma­na en los lu­ga­res pú­bli­cos, Em­ma­nuel Ma­cron le re­pro­chó in­me­dia­ta­men­te que­rer «di­vi­dir a los fran­ce­ses».

Fue uno de los po­cos mo­men­tos en los que los can­di­da­tos de iz­quier­da die­ron la vuel­ta al de­ba­te por mo­men­tos so­po­rí­fe­ro, ya que has­ta en­ton­ces Jean-Luc Mé­len­chon ha­bía si­do el úni­co en cri­ti­car di­rec­ta­men­te a la ul­tra­de­re­chis­ta. A las crí­ti­cas se unie­ron el lí­der de La Francia In­su­mi­sa y has­ta Be­noît Ha­mon, que has­ta en­ton­ces se ha­bía man­te­ni­do dis­cre­to. Los dos hom­bres de iz­quier­da de­mos­tra­ron estar de acuer­do en la ma­yo­ría de cues­tio­nes so­cia­les y de edu­ca­ción, pe­ro irre­con­ci­lia­ble­men­te dis­tin­tos en la po­lí­ti­ca ex­te­rior.

El res­to del de­ba­te se desa­rro­lló sin sor­pre­sas: Le Pen hi­zo de ca­da apar­ta­do una cues­tión de se­gu­ri­dad, in­sis­tien­do en que Francia es­tá vi­vien­do una «ex­plo­sión de la in­se­gu­ri­dad» en sus fron­te­ras. Por ello, quie­re rear­mar la po­li­cía y los gen­dar­mes, crear 40.000 pla­zas de pri­sión, en­du­re­cer las penas e incluso su­pri­mir «las ayu­das so­cia­les a los pa­dres de los hi­jos re­in­ci­den­tes». Fra­nçois Fi­llon se mos­tró de acuer­do en au­men­tar los efec­ti­vos y las pla­zas de cár­cel, sin em­bar­go, ca­li­fi­có los nú­me­ros de Le Pen co­mo «irrea­li­za­bles» con «una deu­da del 100 %».

La po­lé­mi­ca no la pu­so la po­lí­ti­ca, sino la ca­de­na de emi­sión, TF1, la prin­ci­pal de Francia, que de­ci­dió no in­vi­tar a los otros 6 can­di­da­tos mi­no­ri­ta­rios. Los con­vo­ca­dos apro­ve­cha­ron sus in­ter­ven­cio­nes pa­ra cri­ti­car la de­ci­sión, el pri­me­ro, Fi­llon. «Con es­ta re­gla yo no ha­bría po­di­do par­ti­ci­par a la pri­ma­ria de la de­re­cha y del cen­tro», de­nun­ció el as­pi­ran­te de la de­re­cha re­pu­bli­ca­na.

Nue­va de­nun­cia de en­chu­fis­mo

El programa de te­le­vi­sión Quo­ti­dien re­ve­ló ayer que el mi­nis­tro del In­te­rior, Bruno Le Roux, em­pleó a sus dos hi­jas co­mo asis­ten­tes par­la­men­ta­rias, una 10 y la otra 14 ve­ces, du­ran­te sus va­ca­cio­nes es­co­la­res em­pe­zan­do am­bas cuan­do te­nían 16 años. Le Roux se de­fen­dió di­cien­do que tan so­lo eran «tra­ba­jos de ve­rano», por los que co­bra­ron en to­tal al­re­de­dor de 55.000 euros. Pe­se a ser una prác­ti­ca le­gal, va­rias fe­chas no en­ca­jan: una es­ta­ba en prác­ti­cas en Bél­gi­ca du­ran­te uno de los con­tra­tos en­tre ju­nio y sep­tiem­bre del 2013. En el ca­so de otra hi­ja, uno de sus con­tra­tos se so­la­pa con sus cla­ses de pre­pa­ra­ción pa­ra en­trar a una gran es­cue­la fran­ce­sa, tam­bién a tiem­po com­ple­to. El mi­nis­tro in­sis­tió en que tra­ba­ja­ban on­li­ne fue­ra de sus ho­ra­rios ya que no ne­ce­si­ta­ban «una pre­sen­cial fí­si­ca en la Asam­blea Na­cio­nal».

Fi­llon, Ma­cron, Mé­len­chon, Ha­mon y Le Pen bus­can su si­tio pa­ra la fo­to pre­via al ini­cio del de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.