Un quí­mi­co ga­lle­go li­de­ra un pro­yec­to mun­dial pa­ra crear una cé­lu­la sin­té­ti­ca

Cons­trui­rá su es­que­le­to de for­ma ar­ti­fi­cial pa­ra en­ten­der el ori­gen de la vi­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

¿Cuál es el ori­gen de la vi­da?, ¿có­mo sur­gió to­do a par­tir de una cé­lu­la? Es la gran pregunta so­bre la que aún pe­san mu­chos in­te­rro­gan­tes. Y la lla­ve pa­ra des­pe­jar­los puede ser la pro­pia cé­lu­la. Pe­ro, ¿có­mo ac­ce­der a sus se­cre­tos? Lo ha­bi­tual es des­com­po­ner­la pa­ra estudiar sus par­tes e in­ten­tar ave­ri­guar así los com­ple­jos me­ca­nis­mos que se es­con­den en es­te uni­ver­so mi­cros­có­pi­co. Pe­ro exis­te otra al­ter­na­ti­va: crear­la de ce­ro a par­tir de ma­te­ria­les ar­ti­fi­cia­les. Es la apro­xi­ma­ción que se ha hecho des­de la biología sin­té­ti­ca en una ca­rre­ra a la que ahora se su­ma el cien­tí­fi­co del Cen­tro Sin­gu­lar de In­ves­ti­ga­ción en Quí­mi­ca Bio­ló­xi­ca e Ma­te­riais Mo­le­cu­la­res (CIQUS) de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go Ja­vier Mon­te­ne­gro (Vi­go, 1979).

Su pro­yec­to, en la fron­te­ra del co­no­ci­mien­to, aca­ba de ser re­co­no­ci­do con una ayu­da Grant del eli­tis­ta programa in­ter­na­cio­nal Hu­man Fron­tier Re­search Pro­gram. So­lo nue­ve cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do fue­ron dis­tin­gui­dos co­mo coor­di­na­do­res de pro­yec­tos en la ca­te­go­ría de jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res. Y Mon­te­ne­gro, que ha­ce un año tam­bién lo­gró una Star­ting Grant del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción (ERC), es uno de ellos. Re­ci­bi­rá una fi­nan­cia­ción de al­re­de­dor de un millón de euros du­ran­te tres años, que com­par­ti­rá con los otros dos so­cios del programa que pon­drá en mar­cha —Fully synt­he­tic self-re­gu­la­ted cy­tos­ke­le­ton, RGY0066/2017—, un gru­po de la Uni­ver­si­dad de San Die­go La Jo­ya (Ca­li­for­nia) y otro de la Uni­ver­si­dad de Osa­ka (Ja­pón). «Es in­creí­ble, to­da­vía es­toy asi­mi­lan­do la no­ti­cia, por-

que es una be­ca de mu­cho pres­ti­gio en la que se pri­ma la co­la­bo­ra­ción en­tre con­ti­nen­tes», ex­pli­ca Mon­te­ne­gro. A la com­pe­ti­ción de es­te año se pre­sen­ta­ron más de 1.000 can­di­da­tu­ras, de las que so­lo fue­ron ele­gi­das trein­ta, tan­to de jó­ve­nes co­mo de equi­pos con­so­li­da­dos, lo que re­ve­la la exi­gen­cia del programa.

Fa­bri­car el es­que­le­to

En reali­dad, Ja­vier Mon­te­ne­gro y sus co­la­bo­ra­do­res no crea­rán de for­ma ar­ti­fi­cial una cé­lu­la com­ple­ta, sino su es­que­le­to, una in­trin­ca­da red de fi­bras que exis­te en su in­te­rior y que le per­mi­te rea­li­zar fun­cio­nes vi­ta­les co­mo mo­ver­se, di­vi­dir­se o transportar sus­tan­cias. «Queremos en­ten­der —apun­ta el quí­mi­co— co­sas muy bá­si­cas de la biología, muy fun­da­men­ta­les, pe­ro que son pro­ce­sos que están ahí des­de ha­ce mi­llo­nes de años y que has­ta ahora

no he­mos po­di­do com­pren­der, y que no se­re­mos ca­paz de ha­cer­lo has­ta que sea­mos ca­pa­ces de re­pro­du­cir­los en la­bo­ra­to­rio». «No va­mos a re­sol­ver el pro­ble­ma del ori­gen de la vi­da —aña­de—, pe­ro sí es­pe­ra­mos apor­tar una nue­va apro­xi­ma­ción».

El ci­to­es­que­le­to se cons­trui­rá a par­tir de pép­ti­dos —mi­ni­pro­teí­nas— cir­cu­la­res que se au­to­en­sam­blan for­man­do tu­bos y fi­bras y que cre­cen den­tro de un es­pa­cio con­fi­na­do, co­mo es la ve­sí­cu­la de lí­pi­dos. Es­ta es­truc­tu­ra de­be te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra ser crea­da y des­trui­da en fun­ción de es­tí­mu­los ex­ter­nos, co­mo los cam­bios en el pH o la in­tro­duc­ción de mo­lé­cu­las más pe­que­ñas, de tal for­ma que ob­ser­van­do el pro­ce­so se pue­dan ave­ri­guar los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos que se es­con­den de­trás. «Así —co­rro­bo­ra el in­ves­ti­ga­dor— po­dre­mos con­tro­lar la for­ma­ción y des­truc­ción de las fi­bras

del ci­to­es­que­le­to ar­ti­fi­cial y, con es­te mo­de­lo sen­ci­llo, en­ten­der me­jor có­mo fun­cio­nan las cé­lu­las». Has­ta ha­ce no mu­cho se creía que so­lo las cé­lu­las com­ple­jas, las eu­ca­rio­tas, dis­po­nían de es­ta es­truc­tu­ra, lo que su­po­ne una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en la lu­cha por los re­cur­sos. Pe­ro ahora se sa­be que has­ta las más pri­mi­ti­vas con­ta­ban con es­te an­da­mia­je.

El equi­po ga­lle­go se en­car­ga­rá de fa­bri­car las fi­bras que cons­ti­tu­yen la es­truc­tu­ra, mien­tras que el de San Die­go se ocu­pa­rá de las mem­bra­nas que las con­ten­drán y el de Ja­pón de desa­rro­llar las pro­teí­nas que ac­tua­rán co­mo ca­ta­li­za­do­res pa­ra su for­ma­ción y des­truc­ción. Es­tos tres com­po­nen­tes se aco­pla­rán pa­ra for­mar cé­lu­las mí­ni­mas, un en­gra­na­je hí­bri­do que ayu­da­rá a «am­pliar nues­tra com­pren­sión de có­mo y por qué las cé­lu­las vi­vas com­ple­jas evo­lu­cio­na­ron en nues­tro pla­ne­ta».

SAN­DRA ALON­SO

Mon­te­ne­gro di­ri­gi­rá el pro­yec­to con una ayu­da del eli­tis­ta programa Hu­man Fron­tier Re­search.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.