Seis me­ses de fe­li­ci­dad, seis de tris­te­za

No­rue­ga arra­sa co­mo el país más fe­liz se­gún la ONU y Es­pa­ña se que­da con el pues­to 34; pe­ro es­pa­ño­les que vi­ven en los paí­ses nór­di­cos dis­cre­pan de es­ta idí­li­ca po­si­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - LAU­RA G. DEL VA­LLE

«Seis me­ses nos en­vi­dian [a los es­pa­ño­les] y otros seis son las per­so­nas más felices del mun­do. Na­die sa­be dis­fru­tar co­mo los nór­di­cos de un día de sol». Ma­xi Mar­tín sa­be de lo que ha­bla. Lle­gó en enero a Aar­hus, la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Di­na­mar­ca, des­pués de ha­ber pa­sa­do una lar­ga tem­po­ra­da en Go­tem­bur­go (Suecia). Y no tie­ne pla­nes de ir­se. «Mien­tras sea jo­ven, quie­ro se­guir vi­vien­do aquí, quie­ro sa­ber de pri­me­ra mano có­mo es la ru­ti­na que les ha­ce ser tan felices». Y es que, lo que di­ce Mar­tín no so­lo lo ex­tra­po­la a mu­chos de los ex­tran­je­ros que ha co­no­ci­do en su eta­pa le­jos de Es­pa­ña co­mo ar­qui­tec­to, sino que sus pa­la­bras las ava­la el úl­ti­mo es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) so­bre la fe­li­ci­dad de los paí­ses, que dic­ta­mi­na que co­mo en No­rue­ga y Di­na­mar­ca —con una pun­tua­ción irri­so­ria de di­fe­ren­cia en­tre ellos ga­nan­do el país de los fior­dos— no se vi­ve en nin­gún si­tio.

Las va­ria­bles que ha es­tu­dia­do la Red de So­lu­cio­nes de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la ONU pa­ra ex­traer en qué paí­ses se dis­fru­ta de una ma­yor ca­li­dad de vi­da han si­do el Pro­duc­to In­te­rior Bru­to, la es­pe­ran­za de vi­da, la ge­ne­ro­si­dad, la co­rrup­ción y la li­ber­tad. Te­nien­do en cuen­ta es­tos pa­rá­me­tros, Es­pa­ña no sa­le es­pe­cial­men­te bien pa­ra­da, ya que se que­da en el pues­to 34 en­tre los 155 exa­mi­na­dos. De es­ta for­ma, ade­lan­ta a Por­tu­gal, Ita­lia, Gre­cia o Ru­ma­nía; pe­ro los es­pa­ño­les no con­si­guen el bie­nes­tar Ma­xi Mar­tín es ar­qui­tec­to y ha vi­vi­do en Go­tem­bur­go y Aar­hus. Clau­dia Gó­mez se fue a Ber­gen a trabajar co­mo in­ves­ti­ga­do­ra.

que Francia, Is­rael, Chi­le, Reino Uni­do o Tai­wán. En­tre los pri­me­ros pues­tos del rán­king se si­túan, co­mo em­pie­za a ser ha­bi­tual, paí­ses del nor­te de Europa co­mo Fin­lan­dia, Is­lan­dia y Suecia, pe­ro tam­bién se va­lo­ra es­pe­cial­men­te co­mo paí­ses don­de rei­na la fe­li­ci­dad a Ca­na­dá, Suí­za y Nue­va Ze­lan­da.

Aun­que las com­pa­ra­ti­vas son odio­sas, es inevi­ta­ble ha­cer­se la pregunta de qué tie­nen ellos que

no ten­ga­mos no­so­tros. Y, se­gún los ex­per­tos con­sul­ta­dos, la res­pues­ta es cla­ra: menos co­rrup­ción y una igual­dad de gé­ne­ro prác­ti­ca­men­te in­ta­cha­ble. «La co­rrup­ción su­po­ne un pe­so cul­tu­ral enor­me. Por ejem­plo, en el nor­te de Europa no se con­ci­be que una per­so­na co­mo gam­be­rra­da ro­be una ba­rra de la­bios en una tienda, y aquí nos reí­mos, tie­nen otra es­ca­la de va­lo­res en es­te sen­ti­do», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca De­lia Gui­tián. Por otro la­do, An­to­nio Iz­quier­do, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­xía de la UDC, opi­na que en los paí­ses nór­di­cos «hay una he­ge­mo­nía de va­lo­res», y apun­ta: «La igual­dad de gé­ne­ro, la cen­su­ra de la co­rrup­ción, la cohe­sión so­cial o la so­li­dez del em­pleo pú­bli­co mar­can la di­fe­ren­cia, en­tre otras co­sas, con res­pec­to a Es­pa­ña».

Clau­dia Gó­mez, una co­lom­bia­na que vi­vió quin­ce años en A Co­ru­ña has­ta que pu­so rum­bo a Ber­gen (No­rue­ga) ha­ce dos, no dis­cu­te el pun­to de vis­ta de los ex­per­tos, ya que se­gún es­ta in­ves­ti­ga­do­ra de cien­cias ma­te­ria­les «el bie­nes­tar so­cial de No­rue­ga no se en­cuen­tra en otros lu­ga­res del mun­do: la con­ci­lia­ción la­bo­ral es in­creí­ble, la edu­ca­ción es pio­ne­ra en el mun­do y, en mi ca­so, ten­go mu­chos más re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­gar. Por no ha­blar de los suel­dos, que son mu­cho más ele­va­dos». Sin em­bar­go, pa­ra Gó­mez la fe­li­ci­dad es otra co­sa que na­da tie­ne que ver con el mo­dus vi­ven­di nór­di­co. «Yo pre­fie­ro vi­vir en Es­pa­ña, y di­ría que mu­chos no­rue­gos tam­bién. Aquí el tiem­po es ho­rri­ble y vi­ven seis me­ses en­ce­rra­dos en ca­sa, es cier­to que cuan­do sa­le el sol lo dis­fru­tan mu­cho, pe­ro pa­ra mí son muy ce­rra­dos y es gen­te di­fí­cil de co­no­cer. Ade­más, el ac­ce­so al al­cohol, tan res­trin­gi­do, creo que es lo que fo­men­ta que en los paí­ses nór­di­cos ha­ya una ta­sa de sui­ci­dios tan ele­va­da», se­ña­la.

Mar­tín, aun­que fe­liz de vi­vir a cien­tos de ki­ló­me­tros al nor­te de su ca­sa, re­fu­ta lo que di­ce Gó­mez: «Los es­pa­ño­les que co­noz­co es cier­to que vi­ven en esa di­co­to­mía: en invierno quie­ren ir­se y en ve­rano que­dar­se».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.