So­lo al­go pun­tual... de mo­men­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

La ban­ca es­tá vi­vien­do un mo­men­to anó­ma­lo. Es­tá car­ga­da de li­qui­dez y con los ti­pos en mí­ni­mos his­tó­ri­cos. A di­fe­ren­cia de la épo­ca pre­cri­sis, los de­pó­si­tos su­pe­ran al cré­di­to con­ce­di­do y si no fue­ra así siem­pre po­dría acu­dir a la ba­rra li­bre del BCE. Pe­ro ¿de qué va­le te­ner tan­to si na­die te lo re­cla­ma? Y eso es lo que es­tá pa­san­do. Los es­pa­ño­les nos es­ta­mos desapa­lan­can­do, esen­cial­men­te en prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio, y, aun­que em­pe­za­mos a pe­dir al­go de cré­di­to, sue­le ser me­nor y des­ti­na­do al con­su­mo. En es­te marco, las en­ti­da­des de cré­di­to so­lo tie­nen una es­tra­te­gia: so­bre­vi­vir. Y pa­ra ello in­ten­tan dar­le

Es­cue­la de Fi­nan­zas

cré­di­to a to­do aquel que se mue­ve y es ca­paz de su­pe­rar los fil­tros de los ana­lis­tas de ries­gos. A los otros, ni agua o ex­ce­si­va­men­te ca­ro. Tie­ne ló­gi­ca.

Por lo tan­to, ni la da­ción en pa­go ni los con­flic­tos ju­di­cia­les, na­da ha­rá que la ban­ca suba sus ti­pos hi­po­te­ca­rios si con ello pier­de un clien­te. Pe­ro, co­mo in­di­ca­ba en la pri­me­ra fra­se, es­to es al­go anó­ma­lo y, por lo tan­to, ten­den­te a ser efí­me­ro. La re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal ha sa­cra­li­za­do la sol­ven­cia ban­ca­ria, es de­cir, la re­la­ción en­tre ca­pi­tal y ries­go con­ce­di­do. Y da­do que so­lo hay dos ma­ne­ras de ca­pi­ta­li­zar una en­ti­dad, am­plia­cio­nes de ca­pi­tal o be­ne­fi­cio no dis­tri­bui­do, es fá­cil de­du­cir que las es­tra­te­gias fi­nan­cie­ras de cre­ci­mien­to por vo­lu­men pron­to se­rán sus­ti­tui­das por cre­ci­mien­to vía már­ge­nes. Es­to quie­re in­di­car dos co­sas. En pri­mer lu­gar, que el clien­te sin ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción ba­ja­rá a se­gun­da di­vi­sión, se ten­de­rá a dis­cri­mi­nar la clien­te­la; y, en se­gun­do lu­gar, que el ti­po de in­te­rés, ago­ta­da la vía de las cláu­su­las con­si­de­ra­das abu­si­vas, se ele­va­rá pa­ra com­pen­sar el be­ne­fi­cio no ob­te­ni­do. ¿Pa­ra to­do el mun­do? Lo du­do. Po­si­ble­men­te el clien­te preferente sal­ga be­ne­fi­cia­do de los re­ve­ses ju­rí­di­cos de la ban­ca. Los otros, los más dé­bi­les, los que li­de­ra­ron el cam­bio de unas re­glas de jue­go abu­si­vas, ve­rán su­bir sus hi­po­te­cas. Su­fri­rán las ga­rras de un mer­ca­do es­ca­sa­men­te com­pe­ti­ti­vo, de un mer­ca­do que so­lo res­pe­ta­rá a los más fuer­tes, de un mer­ca­do sin mer­ca­do.

Ve­nan­cio Sal­ci­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.