Un con­duc­tor de ca­si un si­glo

Ma­nuel Rey Ro­do cum­plió 98 años el día 6 de es­te mes. Ha­ce un par de se­ma­nas su­peró el psi­co­téc­ni­co. Sa­ca el co­che con fre­cuen­cia: «Se mo qui­tan, mo­rro»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - S. G. RIAL

Ma­nuel Rey es el con­duc­tor en ac­ti­vo más ve­te­rano de Car­ba­llo y po­si­ble­men­te es­té en la par­te más alta de la lis­ta ga­lle­ga. El día 6 cum­plió 98 años y po­co más tar­de re­no­vó el psi­co­téc­ni­co, así que puede se­guir en la ca­rre­te­ra al menos un año más. Ya es una vi­da, por­que se sa­có el car­né en 1941, aun­que en reali­dad ya con­du­cía des­de mu­cho an­tes. Más o menos a los 15, y un camión: eran otros tiem­pos.

Ha­bi­tual­men­te se des­pla­za en un Al­fa Romeo. Ahora le han pues­to al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes. No puede ex­ce­der de los 20 ki­ló­me­tros dia­rios (an­tes, 50), y de no­che tie­ne ve­ta­do con­du­cir. De vis­ta con­ser­va el 75 %. De ca­be­za (no hay más que ha­blar con él) se di­ría que to­do. Pa­de­ce un po­co de la es­pal­da, pe­ro de me­mo­ria, ha­bi­li­dad y sen­ti­do del hu­mor va so­bra­do, so­bre to­do pa­ra la edad que tie­ne. La pa­sión por el au­to­mó­vil la lle­va en la san­gre: «Se me sa­can o co­che, mo­rro». Lo repite ca­da vez que le pre­gun­tan.

Tam­bién des­pier­ta cu­rio­si­dad sa­ber cuán­tos ki­ló­me­tros ha hecho en su vi­da: «Non o sei. ¡Mi­llóns!», res­pon­de. Es­tu­vo a car­go de ca­mio­nes, de au­to­ca­res, fue ta­xis­ta 38 años en Car­ba­llo... In­cul­có el amor por el motor a sus cua­tro hi­jos, que de una ma­ne­ra u otra (trans­por­te, ta­lle­res, com­pra­ven­ta, grúa, ta­xi) si­guen en el sec­tor, y ade­más con el apo­do de su pa­dre: O Lar­go. El apo­do le que­dó des­de jo­ven, por­que era muy al­to, y ahora es una se­ña de iden­ti­dad fa­mi­liar.

Pe­que­ños gol­pes, de otros

Ma­nuel nun­ca tu­vo un ac­ci­den­te. En al­gu­na oca­sión le die­ron al­gún pe­que­ño gol­pe, «pe­ro fo­ron ou­tros», di­ce. Na­da gra­ve ni se­rio. Mul­ta, que re­cuer­de, so­la una en su vi­da, pe­ro ha­ce ya tan­to que no sa­be el año. «Fo­ra gran­de, de 10.000 pe­se­tas, por avi­sar­lle a ou­tro co­che dan­do lu­ces de que es­ta­ba Trá­fi­co». No hu­bo más.

Na­ci­do en Co­ris­tan­co, su pa­dre te­nía pa­ra él otros pla­nes: «Que­ría que fo­se mú­si­co». Pe­ro a él le ti­ra­ban las rue­das. «Non ha­bía ou­tro choio, fun apren­den­do pou­co a pou­co». Y has­ta hoy. Ha te­ni­do mu­chos au­to­mó­vi­les. Tie­ne es­pe­cial ca­ri­ño a un Seat 1.500 que guar­da en el ga­ra­je fa­mi­liar, con el que tra­ba­jó cin­co años en la pa­ra­da, pe­ro en reali­dad por sus manos pa­sa­ron mu­chos mo­de­los y mar­cas. Ahora, a bor­do de su Al­fa, se con­ten­ta con los pa­seos por las ca­lles y en­torno de Car­ba­llo, un pue­blo muy dis­tin­to ya a sus ini­cios pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.