Es­ta­cio­na en una pla­za de mo­vi­li­dad re­du­ci­da y si­mu­la ser co­jo al per­ca­tar­se de la pre­sen­cia po­li­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - L. PENIDE

Co­mo si de Ho­mer se tra­ta­se en uno de las es­ce­nas más me­mo­ra­bles de Los Sim­pson, un pon­te­ve­drés es­ta­cio­nó en una zo­na re­ser­va­da pa­ra per­so­nas de mo­vi­li­dad re­du­ci­da y, al per­ca­tar­se de la pre­sen­cia de la Po­li­cía Lo­cal, si­mu­ló una co­je­ra. Sin em­bar­go, los agen­tes ob­ser­va­ron có­mo, na­da más apar­tar­se a un la­do, es­te in­di­vi­duo em­pren­día una ca­rre­ra con la in­ten­ción, al pa­re­cer, de su­bir­se al co­che e ir­se.

Ocu­rrió el pa­sa­do vier­nes a pri­me­ra ho­ra de la tar­de cuan­do dos mo­to­ris­tas del cuer­po mu­ni­ci­pal vie­ron co­mo un tu­ris­mo es­ta­cio­na­da en un es­pa­cio res­trin­gi­do de la ca­lle Au­gus­to Gar­cía Sán­chez. Fue el com­por­ta­mien­to del con­duc­tor lo que les lla­mó la atención. Y es que es­ta per­so­na, al de­tec­tar a los agen­tes mu­ni­ci­pa­les, no se le ocu­rrió me­jor idea que co­men­zar «a ran­quear os­ten­si­ble­men­te men­tres vai ca­ra o ma­le­tei­ro do co­che», pre­ci­sa­ron ayer des­de la Je­fa­tu­ra.

Y de sor­pre­sa en sor­pre­sa. No en vano, en cuan­to de­ja­ron de ser vi­si­bles, la co­je­ra mis­te­rio­sa­men­te de­sa­pa­re­ció y es­ta per­so­na em­pren­dió una ca­rre­ra en di­rec­ción a la pla­za de Ga­li­cia. Los po­li­cías die­ron vuel­ta y se acer­ca­ron has­ta el co­che, com­pro­ban­do que en el sal­pi­ca­de­ro ha­bía una au­to­ri­za­ción ex­pe­di­da por el Con­ce­llo de Can­gas.

An­te las sos­pe­chas de un po­si­ble uso frau­du­len­to de la tar­je­ta, los agen­tes es­pe­ra­ron al con­duc­tor pa­ra com­pro­bar si era el ti­tu­lar de la mis­ma. Y la his­to­ria se vol­vió a re­pe­tir. Al pa­re­cer, es­te in­di­vi­duo, en aquel mo­men­to car­ga­do con una bol­sa, ca­mi­na­ba con nor­ma­li­dad has­ta que la co­je­ra re­apa­re­ció en el mo­men­to en el que sus ojos lo­ca­li­za­ron a los agen­tes cer­ca de su co­che.

En un mo­men­to da­do, hi­zo un quie­bro y, en lu­gar de se­guir ha­cia don­de es­ta­ba es­ta­cio­na­do el tu­ris­mo, se in­tro­du­jo en un vi­deo­club. An­te es­ta con­duc­ta, los po­li­cías lo­ca­les mu­da­ron su es­tra­te­gia. Así, se re­ti­ra­ron de las in­me­dia­cio­nes del au­to­mó­vil. No pa­só mu­cho tiem­po has­ta que es­ta per­so­na, de nue­vo, de­mos­tró su for­ma fí­si­ca sa­lien­do a la ca­rre­ra del vi­deo­club e in­tro­du­cién­do­se en el co­che.

En­ton­ces el sor­pren­di­do fue él. Los po­li­cías hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia dán­do­le el al­to. Ac­to se­gui­do, com­pro­ba­ron que «o car­tón es­ta­ba a no­me dun­ha mu­ller, per­soa que non es­ta­ba no lu­gar nin can­do es­ta­cio­nou, nin can­do mar­cha­ba». A la vis­ta de es­ta si­tua­ción, los fun­cio­na­rios pro­ce­die­ron a in­ter­ve­nir la au­to­ri­za­ción, al tiem­po que tra­mi­ta­ban una de­nun­cia ad­mi­nis­tra­ti­va contra el con­duc­tor por es­ta­cio­nar en una zo­na re­ser­va­da pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.