Los la­dro­nes asal­ta­ron en Poio cin­co ga­ra­jes y ro­ba­ron en una vein­te­na de co­ches en una no­che

La Guar­dia Ci­vil no des­car­ta que se in­ter­pon­gan más de­nun­cias

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

Fi­nal­men­te, fue­ron cin­co los ga­ra­jes que los la­dro­nes asal­ta­ron en una so­la no­che, la que va del sá­ba­do al do­min­go pa­sa­dos, en el mu­ni­ci­pio de Poio. Has­ta ayer al me­dio­día, la Guar­dia Ci­vil de Pon­te­ve­dra ya ha­bía tra­mi­ta­do un to­tal de die­ci­ocho de­nun­cias, to­das ellas por ro­bos en el in­te­rior de co­ches es­ta­cio­na­dos en los apar­ca­mien­tos co­mu­ni­ta­rios, si bien no se des­car­ta­ba que nue­vas de­nun­cias se su­ma­ran a es­tas a me­di­da que fue­ran pa­san­do las ho­ras.

De igual mo­do, y pe­se a lo que pa­re­cía en un prin­ci­pio, la Co­man­dan­cia no tie­ne cons­tan­cia de nin­gún ro­bo en tras­te­ros, ni que nin­gu­na de es­tas de­pen­den­cias hu­bie­ra su­fri­do da­ños o ac­tos de van­da­lis­mo.

En cuan­to al mo­dus ope­ran­di, to­do pa­re­ce in­di­car que los ami­gos de lo ajeno, tras ac­ce­der al in­te­rior de los ga­ra­jes —los ve­ci­nos de Poio con­sul­ta­dos los ubi­can en las ave­ni­da de An­du­ri­que y de Por­te­li­ña, así co­mo en la Rúa Va­li­ñas—, frac­tu­ra­ron ven­ta­ni­llas pa­ra, de es­te mo­do, ac­ce­der al in­te­rior de los vehícu­los. De es­te mo­do, el do­min­go sus pro­pie­ta­rios se los en­con­tra­ron con es­tos da­ños y con to­do el ha­bi­tácu­lo re­vuel­to.

En es­te pun­to, des­de la Guar­dia Ci­vil pre­ci­sa­ron que las de­nun­cias tra­mi­ta­das ha­cen alu­sión a la sus­trac­ción de di­ne­ro en efec­ti­vo. De es­te mo­do, con­fir­man a una de las víc­ti­mas que, a tra­vés de las re­des so­cia­les, ase­gu­ró que «ni bi­cis, ni ga­fas, so­lo efec­ti­vo. Lo de­más lo de­ja­ron». Asi­mis­mo, ase­gu­ró que «ha­bía co­sas de va­lor en los co­ches y no se las lle­va­ron».

Apa­ren­te­men­te, no en to­dos los au­to­mó­vi­les a los que frac­tu­ra­ron ven­ta­ni­llas se pro­du­je­ron ro­bos. Así, fuen­tes ve­ci­na­les pre­ci­sa­ron que al­gu­nos de los ti­tu­la­res de es­tos vehícu­los no echa­ron en fal­ta ob­je­to al­guno.

La Guar­dia Ci­vil ha abier­to ya una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer es­ta olea­da de ro­bos. En es­te ti­po de su­ce­sos, lo ha­bi­tual es que los in­ves­ti­ga­do­res reali­cen, en un pri­mer mo­men­to, una ins­pec­ción de los co­ches pa­ra tra­tar de lo­ca­li­zar hue­llas dac­ti­la­res u otros in­di­cios pa­ra, pos­te­rior­men­te, tra­tar de lo­ca­li­zar vi­deo­cá­ma­ras que pu­die­ran ha­ber gra­ba­do a los la­dro­nes. Un mo­men­to de la pro­tes­ta de ayer an­te el juzgado de Cal­das.

L. P.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.