La flo­ta du­da en re­gre­sar a Mau­ri­ta­nia al apli­cár­se­le un acuer­do des­ven­ta­jo­so

La pa­tro­nal in­ci­de en que las con­di­cio­nes téc­ni­cas son «muy de­fi­cien­tes»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MAR­COS GA­GO

Mau­ri­ta­nia per­mi­ti­rá que seis bar­cos de la an­ti­gua flo­ta ce­fa­lo­po­de­ra es­pa­ño­la —ac­tual­men­te 18 bar­cos de Ma­rín y Vi­go— re­gre­sen es­ta pri­ma­ve­ra a su ca­la­de­ro pa­ra la cap­tu­ra de mer­lu­za co­mo prin­ci­pal es­pe­cie co­mer­cial. Sin em­bar­go, las con­di­cio­nes téc­ni­cas pac­ta­das en­tre el país ma­gre­bí y la Unión Eu­ro­pea son tan des­ven­ta­jo­sas, en opi­nión de la pa­tro­nal Ana­cef, que es pro­ba­ble que nin­guno o muy po­cos bar­cos se arries­guen a apro­ve­char es­tas li­cen­cias de pes­ca.

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra co­mu­ni­có el pa­sa­do sá­ba­do a los ar­ma­do­res que es­ta­ba abier­to el pla­zo pa­ra que se pue­dan apun­tar a es­ta con­vo­ca­to­ria. Co­mo so­lo hay seis li­cen­cias po­si­bles, la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral quie­re co­no­cer el in­te­rés real de los ar­ma­do­res por uti­li­zar­las. Si apa­re­cen más can­di­da­tos que per­mi­sos, en­ton­ces Ma­drid de­be­rá ar­bi­trar un sis­te­ma de se­lec­ción. No obs­tan­te, des­de Ana­cef se aven­tu­ró la po­si­bi­li­dad de que to­das las li­cen­cias que­den va­can­tes. En los tiem­pos que co­rren y des­pués de tan­tos va­ra­pa­los, la castigada flo­ta ce­fa­lo­po­de­ra que ha so­bre­vi­vi­do no quie­re ex­po­ner­se a una cam­pa­ña que ten­ga es­ca­sos be­ne­fi­cios.

Asi­mis­mo, no es­tá cla­ro cúan­do se po­drían con­ce­der es­tos per­mi­sos ni cuán­do los bar­cos ele­gi­dos po­drán re­gre­sar a Mau­ri­ta­nia. No da tiem­po a es­te mes, abril es­tá ya muy en­ci­ma y qui- Ce­fa­lo­po­de­ros co­mo el «So­ba­rei­ro» aca­ba­ron con­ver­ti­dos en cha­ta­rra en el 2012.

zás la fe­cha se re­tra­sa­ría has­ta ma­yo. En to­do ca­so, des­de Ana­cef pun­tua­li­zan que to­da­vía hay «bas­tan­tes du­das» en­tre los ar­ma­do­res.

Los ce­fa­lo­po­de­ros es­pa­ño­les de­ja­ron de fae­nar en aguas mau­ri­ta­nas en el 2012, cuan­do fi­na­li­zó el acuer­do pes­que­ro y la UE y el país ma­gre­bí ne­go­cia­ron un nue­vo con­ve­nio que de­ja­ba sin cuo­tas a es­ta flo­ta. Des­de en­ton­ces, no ha ha­bi­do nin­gún cam­bio en la pos­tu­ra de Mau­ri­ta­nia. El país ma­gre­bí no per­mi­te que los bar­cos ga­lle­gos vuel­van a de­di­car­se en sus aguas al ce­fa­ló­po­do. Lo má­xi­mo que se con­si­guió fue a fi­na­les del año pa­sa­do un acuer­do

de la co­mi­sión mix­ta pa­ra que se per­mi­tie­se re­gre­sar a es­tos bar­cos, pe­ro no co­mo desea el sec­tor, sino re­con­ver­ti­dos pa­ra la pes­que­ría de la mer­lu­za.

Un por­ta­voz de Ana­cef se­ña­ló que «lo po­co de cho­co y ca­la­mar» que se per­mi­ti­ría pescar no se cu­bri­ría por­que las zo­nas asig­na­das pa­ra ac­tuar en es­te acuer­do no tie­nen es­tas es­pe­cies, mien­tras que es­tá por ver si con la mer­lu­za so­lo se puede sub­sis­tir en ese ca­la­de­ro.

An­te es­te pa­no­ra­ma y en prin­ci­pio, la sen­sa­ción en­tre los ar­ma­do­res es de es­cep­ti­cis­mo an­te las bon­da­des de es­ta úl­ti­ma pro­pues­ta de pes­ca. «El con­ve­nio

pre­vé seis bar­cos con unas con­di­cio­nes téc­ni­cas muy de­fi­cien­tes».

La caí­da de la flo­ta ce­fa­lo­po­de­ra es­pa­ño­la ha te­ni­do con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas pa­ra las co­mar­cas de O Mo­rra­zo y Vi­go, a don­de per­te­ne­cen la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las ca­sas ar­ma­do­ras y de los tri­pu­lan­tes eu­ro­peos.

Mu­chos bar­cos han ido al des­gua­ce o se han cam­bia­do de manos —una uni­dad se lle­gó a ven­der a Irán—, mien­tras que otros so­bre­vi­ven en Gui­nea Bi­sáu, el úni­co ca­la­de­ro al­ter­na­ti­vo al que los acuer­dos de la Unión Eu­ro­pea, que nun­ca ha prio­ri­za­do a es­ta flo­ta, les ha per­mi­ti­do acu­dir.

RA­MÓN LEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.