Ri­car­do cuen­ta su cal­va­rio pa­ra al­qui­lar un pi­so al que pue­da en­trar sin ayu­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Pag. L5

Ri­car­do Pon­te, de 26 años, quie­re lo que to­do el mun­do: estar fe­liz en el si­tio don­de vi­ve. Pa­ra ello, ha su­pe­ra­do mu­chas me­tas. Na­ció en Pe­rú y con una dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca, una atro­fia mus­cu­lar que nun­ca le per­mi­tió an­dar. Aún así, y sin una pen­sión que le fa­ci­li­ta­se las co­sas a él y a su fa­mi­lia, ti­ró ha­cia ade­lan­te en una ciu­dad, Chim­bo­te, «con to­das las ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas del mun­do y sin con­cien­cia con las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad». Es­tu­dió in­for­má­ti­ca y di­se­ño y, ya con la ma­yo­ría de edad en­ci­ma, cru­zó el char­co pa­ra re­unir­se en Pon­te­ve­dra con su pa­dre, que es tra­ba­ja­dor del mar. Lle­gó ha­ce unos tres años y mo­vió pa­pe­les pa­ra te­ner la re­si­den­cia, que con­si­guió. Es­tá vien­do có­mo puede con­va­li­dar sus es­tu­dios. Acu­dió al Ser­gas pa­ra que le va­lo­ren por­que él, se­gún ex­pli­ca, pe­se a la dis­ca­pa­ci­dad de mo­men­to no co­bra ni un so­lo eu­ro. Y em­pe­zó a ser fe­liz por­que «Pon­te­ve­dra es­tá mu­cho me­jor que otros si­tios pa­ra ir con una si­lla de rue­das». Lo di­ce con voz ale­gre. Pe­ro su tono cam­bia cuan­do ha­bla de al­go que, de un tiem­po a es­ta par­te, le trae por la ca­lle de la amar­gu­ra: la bús­que­da de pi­so.

Vio ya do­ce in­mue­bles

Ri­car­do ex­pli­ca que vi­ve con su pa­dre en un in­mue­ble muy pe­que­ño, don­de ape­nas puede ma­ne­jar­se con la si­lla. Am­bos quie­ren cam­biar de pi­so. Pe­ro no lo tie­nen fá­cil: «Ya vi co­mo do­ce y to­dos tie­nen pro­ble­mas de ac­ce­si­bi­li­dad. La ma­yo­ría tie­nen ascensor pe­ro a ve­ces es­te no lle­ga has­ta el ba­jo o, si lle­ga, des­pués hay es­ca­le­ras has­ta el por­tal. Tam­bién pa­sa que el por­tal tie­ne al­gún es­ca­lón ex­te­rior. Yo voy con la si­lla eléc­tri­ca que so­lo sube en­tre tres y cua­tro cen­tí­me­tros... es im­po­si­ble su­bir sin ayu­da un es­ca­lón así», di­ce. Es­cu­chán­do­le, co­bran to­tal­men­te sen­ti­do las pa­la­bras que pro­nun­cia­ba ha­ce unos días el pre­si­den­te del co­le­gio de ar­qui­tec­tos en Pon­te­ve­dra, Ma­nuel Abe­llei­ra. Se­ña­la­ba que no so­lo hay que po­ner ascensor en los edi­fi­cios que no lo tie­nen, sino en ha­cer com­ple­ta­men­te ac­ce­si­bles to­dos los in­mue­bles. Ri­car­do asu­me que si bus­ca­se un pi­so en los edi­fi­cios más nue­vos no se to­pa­ría con ba­rre­ras, pe­ro re­ma­cha con una fra­se con­tun­den­te: «Cla­ro que me gus­ta­ría uno de esos pi­sos, pe­ro sin pen­sión y so­lo con mi pa­dre tra­ba­jan­do, no puede ser».

RA­MÓN LEI­RO

Ri­car­do mues­tra una de las ba­rre­ras ha­bi­tua­les que se en­cuen­tra cuan­do va a bus­car pi­so, los es­ca­lo­nes exteriores de los por­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.