«Los oku­pas me han ro­to el al­ma»

El emi­gran­te re­tor­na­do e in­dig­na­do: «No pue­do des­cri­bir lo que me han he­cho»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - BRAIS CAPELÁN

Abru­ma­do. De­so­la­do. En­tris­te­ci­do. De­sam­pa­ra­do. A An­to­nio Váz­quez se le es­ca­pan los ca­li­fi­ca­ti­vos de có­mo se sien­te mien­tras re­co­rre, ha­bi­ta­ción por ha­bi­ta­ción, la ca­sa en la que pen­sa­ba ins­ta­lar­se jun­to a sus hi­jos en el ba­rrio co­ru­ñés de Ei­rís. Ha­ce un año que es­te hom­bre de 84 años, na­tu­ral de Lu­go, re­gre­só de Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la), don­de vi­vía des­de 1958. «Lo hi­ce pa­ra po­der ope­rar­me. Allí no hay ni pa­ra me­di­ci­nas. Tam­bién pa­ra cui­dar de mi her­mano, que ya ha fa­lle­ci­do», re­la­ta.

Su idea era que sus hi­jos pu­die­sen dis­fru­tar de es­ta vi­vien­da que ad­qui­rió jun­to a su her­mano Vi­cen­te en 1982. Pe­ro en no­viem­bre los avi­sa­ron de que «se oía mú­si­ca y gol­pes» en el in­te­rior de am­bas ca­sas. An­to­nio acu­dió des­de Lu­go, don­de re­si­de jun­to a su her­ma­na, y des­cu­brió que en el in­mue­ble —que cons­ta de dos vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res— ha­bía, al me­nos, cua­tro oku­pas. Sin es­pe­rar acon­te­ci­mien­tos, de­nun­cia­ron los he­chos y, tras la ce­le­bra­ción del jui­cio a co­mien­zos de es­te mes, el ca­so que­dó vis­to pa­ra sen­ten­cia.

Pe­ro pa­ra él el tiem­po es una lo­sa de­ma­sia­do pe­sa­da. «Cuan­do re­gre­sé a Ga­li­cia, me en­te­ré de que no iba a co­brar ni la pen­sión de Ve­ne­zue­la ni la de Es­pa­ña. Des­pués de 50 años co­ti­zan­do, me vi sin na­da. Fue la ge­ne­ro­si­dad de mi her­ma­na, que nos aco­gió en Lu­go, la que nos li­bró de es­tar de­ba­jo de un puen­te», re­la­ta An­to­nio, que pre­ten­de que sus hi­jos vuel­van de Ca­ra­cas y se ins­ta­len en A Co­ru­ña.

Can­sa­do y an­gus­tia­do por la es­pe­ra, el lu­cen­se se des­pla­zó el pa­sa­do vier­nes has­ta la vi­vien­da y des­cu­brió que la re­si­den­cia de la iz­quier­da es­ta­ba va­cía y con la puer­ta abier­ta, mien­tras que la otra con­ti­nua­ba ocu­pa­da. Por fin pu­do en­trar en aque­lla ca­sa que tan­tos re­cuer­dos le traía. Sin em­bar­go, en su in­te­rior na­da es­ta­ba igual. Los mue­bles ha­bían si­do arran­ca­dos, los cua­dros y de­más ob­je­tos ha­bían des­apa­re­ci­do y los oku­pas ha­bían de­ja­do a su pa­so una se­rie de prue­bas de su pre­sen­cia. «No pue­do des­cri­bir lo que sen­tí al ver lo que los oku­pas hi­cie­ron con mi ca­sa —no pue­de aguan­tar el llan­to—. Una tris­te­za... El tra­ba­jo de to­da una vi­da ti­ra­do por la bor­da. Me cos­tó mu­cho tra­ba­jar allí —en Ve­ne­zue­la— pa­ra te­ner un po­co aquí», afir­ma un emo­cio­na­do An­to­nio Váz­quez, que es in­ca­paz de ex­pli­car­se los pro­pó­si­tos de los oku­pas: «Si al me­nos hu­bie­sen con­ser­va­do la ca­sa. Han ac­tua­do con una mal­dad in­con­ce­bi­ble».

Plan­ta­ción de ma­rihua­na

En la vi­vien­da de la iz­quier­da, los oku­pas te­nían una plan­ta­ción de ma­rihua­na de la que to­da­vía que­dan una mal­tre­cha plan­ta, ma­ce­tas enu­me­ra­das, lám­pa­ras col­ga­das y pro­duc­tos quí­mi­cos es­pe­cia­les en el ba­ño. El par­qué de es­ta ha­bi­ta­ción es­tá to­tal­men­te le­van­ta­do y, co­mo en el res­to de la ca­sa, hay ro­pa y ob­je­tos per­te­ne­cien­tes a quie­nes re­si­die­ron allí du­ran­te es­te me­dio año.

En la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, el he­dor es nau­sea­bun­do. Allí dor­mía el pe­rro que te­nían los oku­pas, que fue­ron de­po­si­tan­do sus ex­cre­men­tos en el pa­tio tra­se­ro, des­de don­de se pue­de ver có­mo ti­ra­ron uno de los col­cho­nes al jar­dín. Aba­jo, en el enor­me sa­lón, una no­ti­fi­ca­ción de un cen­tro de me­no­res con go­tas de san­gre se­ca de­co­ra una vi­drie­ra lle­na de cu­ber­te­ría. So­bre la me­sa, una pi­pa uti­li­za­da pa­ra con­su­mir dro­ga, y en los ba­ños, mon­ta­ñas de ro­pa su­cia.

La ofer­ta del oku­pa

En la otra vi­vien­da, que si­gue ocu­pa­da, vi­ve aún una per­so­na su­da­me­ri­ca­na, de 24 años. El vier­nes, an­te la de­ses­pe­ra­ción y tris­te­za de An­to­nio, le ofre­ció mar­char­se a cam­bio de mil eu­ros. El lu­cen­se ac­ce­dió y que­dó en vol­ver el lu­nes, ya que el oku­pa le pi­dió unos días pa­ra re­cu­pe­rar­se de unas le­sio­nes en los bra­zos. «Me di­jo eso y cuan­do vol­ví ya ha­bía me­ti­do a otras dos per­so­nas den­tro. Tu­vi­mos que cam­biar la ce­rra­du­ra de la ca­sa de la iz­quier­da», re­la­ta An­to­nio, que ayer re­gre­sa­ba pa­ra tra­tar de pac­tar el des­alo­jo de la vi­vien­da res­tan­te.

Tras va­rias ho­ras in­ten­tan­do ha­blar con el in­di­vi­duo, es­te le ase­gu­ró que se irá de la ca­sa por 750 eu­ros, lo que ne­ce­si­ta pa­ra po­der pa­gar la fian­za de un pi­so. Sin em­bar­go, a úl­ti­ma ho­ra to­da­vía no se ha­bía pro­du­ci­do esa sa­li­da pa­cí­fi­ca y pac­ta­da, por lo que An­to­nio ten­drá que re­gre­sar hoy en au­to­bús des­de Lu­go pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar lo que le per­te­ne­ce.

MAR­COS MÍGUEZ

An­to­nio Váz­quez, emi­gran­te en Ve­ne­zue­la, se en­con­tró su ca­sa oku­pa­da y des­tro­za­da a su re­gre­so a A Co­ru­ña.

MAR­COS MÍGUEZ

An­to­nio Váz­quez ha po­di­do ac­ce­der ya a una de las dos vi­vien­das ado­sa­das que po­see jun­to a su her­ma­na en A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.