El je­fe del Eu­ro­gru­po di­ce que los paí­ses del sur se gastan las ayudas en co­pas y mujeres

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada -

«La so­li­da­ri­dad es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te. Pe­ro quien la exi­ge, tam­bién tie­ne obli­ga­cio­nes. No pue­do gas­tar­me to­do mi di­ne­ro en co­pas y mujeres y a con­ti­nua­ción pe­dir ayu­da». Esa fue la úl­ti­ma per­la dia­léc­ti­ca que le­gó el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Je­roen Dijsselbloem, al dia­rio ale­mán Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung, con res­pec­to a los fon­dos re­ci­bi­dos por los so­cios del sur du­ran­te la cri­sis del euro.

La frase ha abier­to la ca­ja de los true­nos en la UE. No so­lo por la za­fie­dad del men­sa­je sino por la ac­ti­tud pre­po­ten­te y des­pec­ti­va que adop­tó el ho­lan­dés des­pués de que eu­ro­dipu­tados de to­dos los sig­nos le exi­gie­sen una dis­cul­pa. Le­jos de re­trac­tar­se, Dijsselbloem acu­só a la pren­sa es­pa­ño­la de di­fun­dir la po­lé­mi­ca de­cla­ra­ción «por al­gu­na ra­zón», lo que ha he­cho pen­sar a mu­chos en que en es­ta úl­ti­ma sa­li­da de tono del ho­lan­dés ha te­ni­do mu­cho que ver su ri­va­li­dad con el mi­nis­tro es­pa­ñol de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, quien as­pi­ra a arre­ba­tar­le el pues­to. El mo­men­to no po­día ser peor pa­ra el ac­tual je­fe del Eu­ro­gru­po. Su par­ti­do (Pv­dA) vie­ne de en­ca­jar una de­rro­ta his­tó­ri­ca en las elec­cio­nes ho­lan­de­sas y su le­gi­ti­mi­dad al fren­te del or­ga­nis­mo es­tá más que nun­ca en cues­tión. «No pue­de se­guir ni un día más en su car­go», ma­ni­fes­tó la eu­ro­dipu­tada de Iz­quier­da Uni­da Ma­ri­na Al­biol. «Im­pre­sen­ta­ble res­pues­ta», la­men­tó el eu­ro­dipu­tado de ICV, Er­nest Ur­ta­sun, an­tes de exi­gir su di­mi­sión. Los dar­dos no vo­la­ron so­lo des­de las fi­las de los par­ti­dos de la opo­si­ción.

Su fa­mi­lia, la de los so­cial­de­mó­cra­tas, tu­vo que sa­lir al pa­so pa­ra evi­tar un nue­vo y bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo. «Sus pa­la­bras son ver­gon­zo­sas», re­co­no­ció el lí­der de los so­cial­de­mó­cra­tas en la Eu­ro­cá­ma­ra, Gian­ni Pit­te­lla.

OLI­VIER HOSLET EFE

Pe­ti­cio­nes de di­mi­sión. Eu­ro­dipu­tados de to­dos los sig­nos pi­die­ron la di­mi­sión de Dijsselbloem, que acu­só a la pren­sa de di­fun­dir la po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.