El Su­pre­mo ra­ti­fi­ca la con­de­na de vein­te años pa­ra el ase­sino de Lu­pe Ji­mé­nez

El tri­bu­nal le con­si­de­ra cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio en con­cur­so ideal con uno de abor­to. El fa­llo es fir­me

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

El Tri­bu­nal Su­pre­mo aca­ba de ra­ti­fi­car la pe­na de vein­te años de pri­sión pa­ra Jo­sé Luis Cor­ti­ñas co­mo au­tor del ase­si­na­to de su es­po­sa Lu­pe Ji­mé­nez, con la que lle­va­ba ca­sa­do 24 años y de la que es­pe­ra­ba su sép­ti­mo hi­jo en co­mún. Con­fir­ma es­ta sen­ten­cia la dic­ta­da por la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra y ava­la­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia (TSXG), y re­cha­za el re­cur­so de ca­sa­ción pre­sen­ta­do por el acu­sa­do, que pre­ten­día ob­te­ner con él la ate­nuan­te de ob­ce­ca­ción. No de­ja, ade­más, op­ción a un nue­vo re­cur­so por par­te del con­de­na­do.

El Su­pre­mo de­ter­mi­na, no obs­tan­te, que Cor­ti­ñas es cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio en con­cur­so ideal con un de­li­to de abor­to, con la con­cu­rren­cia de los ate­nuan­tes de la ob­ce­ca­ción y de con­fe­sión y la agra­van­te de pa­ren­tes­co.

Ata­que por sor­pre­sa

Nie­ga, sin em­bar­go, que se ha­ya vul­ne­ra­do la pre­sun­ción de inocen­cia al atri­buir a la agre­sión mor­tal un fac­tor sor­pre­sa que, al con­tra­rio, con­si­de­ra pro­ba­do por «la inexis­ten­cia de signo al­guno de de­fen­sa», que «con­du­ce a afir­mar que es ra­cio­nal con­cluir que el ata­que tu­vo que ser sor­pre­si­vo e ines­pe­ra­do has­ta el pun­to de im­pe­dir cual­quier cla­se de de­fen­sa».

El ho­mi­ci­da ases­tó die­ci­séis pu­ña­la­das a la víc­ti­ma, de las que tres fue­ron en el cue­llo, una en la mu­ñe­ca y las otras do­ce en la re­gión an­te­rior del tó­rax, al­can­zán­do­le el co­ra­zón, así co­mo gol­pes en ca­be­za y ca­ra. El fa­llo del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­si­de­ra pro­ba­do que en el mo­men­to de los he­chos, Ma­ría Lui­sa Ji­mé­nez Ji­mé­nez se en­con­tra­ba en la quin­ta se­ma­na de ges­ta­ción, «cir­cuns­tan­cia co­no­ci­da por el acu­sa­do, que no te­nía in­ten­ción de pro­vo­car la in­via­bi­li­dad del fe­to, pe­ro sa­bien­do que es­ta se po­día pro­du­cir y sin im­por­tar­le que se pro­du­je­ra, co­mo de he­cho se pro­du­jo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.