Tar­de de sies­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - ER­NES­TO S. POM­BO

El he­mi­ci­clo me­dio va­cío. Me­dia en­tra­da, que di­ría el cro­nis­ta de un par­ti­do de fút­bol aña­dien­do que el en­cuen­tro no des­per­tó in­te­rés al­guno por la ba­ja ca­li­dad de los con­ten­dien­tes y por lo inú­til del re­sul­ta­do. Pe­ro no es el ca­so. El Con­gre­so pre­sen­ta­ba me­dia en­tra­da, pe­se a tra­tar­se uno de los asun­tos claves en los de­re­chos de li­ber­ta­des y con­vi­ven­cia ciu­da­da­na. Pe­ro a sus se­ño­rías pa­re­ce in­tere­sar­les a esa ho­ra más la sies­ta que el de­ba­te pa­ra dar el pri­mer pa­so pa­ra de­ro­gar la «ley mor­da­za».

So­lo des­de el be­rrin­che vis­ce­ral pue­de con­ce­bir­se la apro­ba­ción de una ley que cas­ti­ga fo­to­gra­fiar a po­li­cías, fre­nar desahu­cios, rea­li­zar sen­ta­das y pro­tes­tar des­de lo al­to de los edi­fi­cios. So­lo des­de la ra­bie­ta que en el 2015 te­nía el re­cor­da­do y año­ra­do mi­nis­tro Fer­nán­dez Díaz y sus se­ño­rías del PP. Por­que ni Es­pa­ña es un país de re­vol­to­sos, agre­si­vos y pen­den­cie­ros, ni la si­tua­ción re­que­ría tal nor­ma. Y aun­que lo fue­ra, la ley fue cues­tio­na­da por el po­der ju­di­cial y por la De­fen­so­ra del Pue­blo.

Por eso re­sul­tan lla­ma­ti­vas las pos­tu­ras ex­pre­sa­das en el pleno de ayer. Des­de quie­nes de­fien­den el in­mo­vi­lis­mo, a los que pro­po­nen al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, o los que bus­can re­gre­sar a la «ley de la pa­ta­da en la puer­ta», del tam­bién año­ra­do mi­nis­tro Cor­cue­ra. Ni una so­lu­ción de fu­tu­ro, ni una mi­ra­da ha­cia el ma­ña­na, pa­ra aca­bar con una nor­ma re­gre­si­va en li­ber­ta­des.

El de­ba­te de ayer pa­re­ce más bien pa­ra de­mos­trar­le al Go­bierno que ya no pue­de ha­cer lo que le ven­ga en ga­na que pa­ra ti­rar a la pa­pe­le­ra un desa­tino. Y es que sus se­ño­rías es­tán a lo que es­tán. Ayer to­ca­ba tar­de de sies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.