El di­na­mi­te­ro que con­du­jo a la paz

Li­de­ró el equi­po ne­go­cia­dor del Sinn Féin que fir­mó la paz con el Reino Uni­do en los Acuer­dos de Vier­nes San­to en 1998

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA

Po­co po­día ima­gi­nar el pe­que­ño Mar­tin McGuin­ness cuan­do aban­do­nó los es­tu­dios en su Derry na­tal que aca­ba­ría sien­do en­te­rra­do co­mo un hé­roe en Ir­lan­da del Nor­te. Derry es una ciu­dad fron­te­ri­za, la se­gun­da más po­pu­lo­sa del Úls­ter, con ape­nas cien mil ha­bi­tan­tes y un le­ma en la­tín que bien po­dría re­su­mir la tra­yec­to­ria de McGuin­ness: «Vi­ta, ve­ri­tas, vic­to­ria».

McGuin­ness na­ció en 1950 en el seno de una fa­mi­lia ca­tó­li­ca nu­me­ro­sa y muy hu­mil­de. Su nom­bre com­ple­to es Ja­mes Mar­tin Pa­ce­lli y ese ter­cer nom­bre le fue im­pues­to por sus pa­dres en ho­nor al pa­pa Pío XII. Fue un buen pes­ca­dor, un mal es­tu­dian­te y pro­bó co­mo mo­zo de ta­ller me­cá­ni­co y apren­diz de car­ni­ce­ría al po­co de aban­do­nar el co­le­gio con 15 años.

Pa­ra en­ton­ces la se­mi­lla del IRA, el prin­ci­pal gru­po te­rro­ris­ta no­rir­lan­dés, se ex­ten­día por to­do el Úls­ter. Los mu­ros de Derry re­fle­ja­ban el en­fren­ta­mien­to con los in­gle­ses y el bu­lli­cio­so McGuin­nes pron­to se vio in­vo­lu­cra­do en la pe­lea.

En esos pri­me­ros años de la clan­des­ti­ni­dad —él mis­mo re­co­no­ció en el 2001 su per­te­nen­cia a la ban­da te­rro­ris­ta—, en­ta­bló amis­tad con Gerry Adams, con el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.