Le Roux di­mi­te tras en­chu­far a sus hijas y aco­rra­la más a Fi­llon

Acu­san al can­di­da­to con­ser­va­dor de co­brar 50.000 dó­la­res por or­ga­ni­zar reunio­nes de Vla­di­mir Pu­tin con un em­pre­sa­rio fran­cés

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

El mi­nis­tro del In­te­rior fran­cés, Bruno Le Roux, di­mi­tió ayer tras las re­ve­la­cio­nes del pa­sa­do lu­nes so­bre las con­tra­ta­cio­nes que hi­zo a sus dos hijas, me­no­res de edad, en la Asam­blea Na­cio­nal. La de­ci­sión lle­gó po­cas ho­ras des­pués de que la Fis­ca­lía abrie­se una in­ves­ti­ga­ción so­bre la na­tu­ra­le­za de los tra­ba­jos, sos­pe­cho­sos de ser fal­sos. El mi­nis­tro in­sis­tió en que los em­pleos eran le­ga­les y que su di­mi­sión tan so­lo ve­la por «pre­ser­var la acción gu­ber­na­men­tal». «Afir­mo mi ho­nes­ti­dad», se de­fen­dió, «pe­ro no quie­ro ba­jo nin­gún con­cep­to que es­te de­ba­te ge­ne­re du­das que pue­dan fal­tar al tra­ba­jo del Go­bierno».

Le Roux con­tra­tó a sus dos hijas has­ta 14 ve­ces en­tre el 2009 y el 2016 co­mo asis­ten­tes par­la­men­ta­rias por un sa­la­rio to­tal de 55.000 eu­ros. La pri­me­ra vez con­ta­ban con tan so­lo 16 y 15 años y la du­ra­ción de su vin­cu­la­ción se re­du­cía al tiem­po de sus va­ca­cio­nes es­co­la­res. No obs­tan­te, va­rias fe­chas no en­ca­jan: una hi­zo unas prác­ti­cas en Bél­gi­ca du­ran­te el verano de 2013 cuan­do es­ta­ba con­tra­ta­da y los ho­ra­rios de uni­ver­si­dad de la otra se su­per­pu­sie­ron a los de su con­tra­to du­ran­te 20 días en ma­yo de 2015.

Le Roux re­ci­bió la car­te­ra del In­te­rior en di­ciem­bre de 2016 tras la sa­li­da de Ma­nuel Valls y el as­cen­so de su pre­de­ce­sor, Ber­nard Ca­ze­neu­ve, a pri­mer mi­nis­tro. El go­bierno pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do de pren­sa tras el anun­cio de Le Roux nom­bran­do co­mo su sus­ti­tu­to a Matt­hias Fekl, el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Co­mer­cio ex­te­rior y el Tu­ris­mo.

Am­plían la in­ves­ti­ga­ción

El ca­so ha re­cor­da­do inevi­ta­ble­men­te al de los em­pleos fal­sos de Fra­nçois Fi­llon. La Fis­ca­lía am­plió ayer su in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar si hu­bo «frau­de, fal­si­fi­ca­ción y uso de falsificaciones» pa­ra jus­ti­fi­car los sa­la­rios de su mu­jer. Ade­más, Le Ca­nard En­chaî­né pu­bli­có que el con­ser­va­dor ha­bría re­ci­bi­do 50.000 dó­la­res (unos 46.500 eu­ros) por or­ga­ni­zar una se­rie de reunio­nes en­tre el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin y el mag­na­te pe­tro­le­ro Pa­trick Pou­yan­né, pro­pie­ta­rio de To­tal.

Las reac­cio­nes a la di­mi­sión de Le Roux no tar­da­ron en con­ver­tir­se en un ar­gu­men­to más del Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS) pa­ra ata­car al can­di­da­to a las pre­si­den­cia­les. «Res­pe­to su de­ci­sión, es di­fí­cil man­te­ner­se en una po­si­ción de la que al­gu­nos no di­mi­ten», ma­ni­fes­tó Jean-Ch­ris­top­he Cam­ba­de­lis, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. Be­noît Ha­mon tam­bién ala­bó la di­mi­sión de Le Roux fren­te a la ofus­ca­ción de su ri­val en los co­mi­cios. «No po­de­mos de­cir­le a Fra­nçois Fi­llon re­nun­cie y que el ti­tu­lar de una car­te­ra no se lo apli­que», sub­ra­yó. Le Roux jus­ti­fi­có su re­nun­cia pa­ra no per­ju­di­car al equi­po de Fra­nçois Ho­llan­de.

YOAN VALAT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.