Ivan­ka ten­drá des­pa­cho en la Ca­sa Blan­ca y ac­ce­so a los se­cre­tos

La hi­ja pre­di­lec­ta del pre­si­den­te re­em­pla­za a Me­la­nia en el pa­pel de pri­me­ra dama y di­ce que no co­bra­rá co­mo ase­so­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIANA REY

Ivan­ka Trump ha vuel­to a ocu­par las por­ta­das de la pren­sa al co­no­cer­se que la hi­ja pre­di­lec­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ten­drá un des­pa­cho en la se­gun­da plan­ta del ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca. Es ine­vi­ta­ble que una po­si­ción tan re­le­van­te, que le per­mi­ti­rá ade­más ac­ce­so a la in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, ha­ya traí­do una nue­va ola de es­cru­ti­nio so­bre los con­flic­tos de in­tere­ses en la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, fuer­te­men­te cues­tio­na­da ya por los pro­ble­mas exis­ten­tes en­tre los ro­les pú­bli­cos y los in­tere­ses pri­va­dos que mu­chos de los miem­bros de su ga­bi­ne­te tie­nen.

Ade­más, es la pri­me­ra vez que la hi­ja de un pre­si­den­te de EE.UU. tie­ne des­pa­cho en el 1600 de la ave­ni­da Pen­sil­va­nia. «Ella cum­pli­rá vo­lun­ta­ria­men­te las mis­mas re­glas que se le apli­ca­rían si fue­ra em­plea­da del Go­bierno, aun­que no lo sea», acla­ró ayer la Ca­sa Blan­ca en bo­ca de su por­ta­voz, Sean Spi­cer.

Así, la hi­ja del pre­si­den­te es­ta­rá su­je­ta a las mis­mas nor­mas que se apli­can a otros ase­so­res pre­si­den­cia­les que es­tán en nó­mi­na del Go­bierno a pe­sar de que Ivan­ka Trump no per­ci­bi­rá sa­la­rio al­guno y no ten­drá tí­tu­lo ofi­cial. Ella se­rá los ojos y oí­dos del co­man­dan­te en je­fe del país, tal y co­mo con­fir­mó su abo­ga­do Ja­mie Go­re­lick, a la web Po­li­ti­co.

Ha­bi­tual en el des­pa­cho oval

La hi­ja pre­di­lec­ta del mag­na­te era ya una ha­bi­tual en el des­pa­cho oval, al igual que su ma­ri­do Ja­red Kush­ner, que fue de­sig­na­do ase­sor de su pa­dre. Su tras­la­do a la Ca­sa Blan­ca no es más que la for­ma­li­za­ción de un pa­pel pa­ra uno de los con­fi­den­tes más cer­ca­nos del pre­si­den­te, aun­que con es­te mo­vi­mien­to des­pla­za a la au­tén­ti­ca y ca­si au­sen­te pri­me­ra dama, Me­la­nia Trump.

En las se­ma­nas ini­cia­les de la pre­si­den­cia de Trump, y a pe­sar Ivan­ka com­par­tió reunión con Mer­kel la se­ma­na pa­sa­da.

de que Ivan­ka no desem­pe­ña­ba nin­gún pa­pel ofi­cial den­tro de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, sí ha si­do ha­bi­tual ver a la ame­ri­ca­na reu­ni­da jun­to a su pa­dre y al­tos fun­cio­na­rios en im­por­tan­tes reunio­nes con lí­de­res mun­dia­les y fi­gu­ras em­pre­sa­ria­les. Bue­na prue­ba de ello han si­do las imá­ge­nes de Ivan­ka jun­to a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, la se­ma­na pa­sa­da, o el mes pa­sa­do ha­cien­do lo pro­pio jun­to al pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, y sen­ta­da en la si­lla prin­ci­pal del des­pa­cho oval.

Ade­más, se­gún va­rios me­dios es­ta­dou­ni­den­ses, Ivan­ka se ha

preo­cu­pa­do con de­sigual for­tu­na de di­fe­ren­tes cues­tio­nes en po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal, lle­gan­do in­clu­so a plan­tar ca­ra al leal ase­sor de su pa­dre Ste­ve Ban­non.

Al igual que sus her­ma­nos Do­nald Trump Ju­nior y Eric Trump, la jo­ven de 35 años siempre tu­vo un pa­pel muy ac­ti­vo en los in­tere­ses em­pre­sa­ria­les de su pa­dre, tan­to en su im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio co­mo en su co­no­ci­do reality show The Ap­pren­ti­ce. Ade­más, sus apa­ri­cio­nes a lo lar­go de to­da la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na fue­ron nu­me­ro­sas y siempre al la­do del neo­yor­quino en los mo­men­tos más im­por­tan­tes.

C. BILAIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.