¿Es Es­pa­ña un país más fe­liz de lo que di­ce la ONU?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

Sa­can­do pe­cho, los es­pa­ño­les se con­gra­tu­lan de ser fe­li­ces, muy fe­li­ces. Al me­nos es lo que di­cen, se­gún el úl­ti­mo ba­ró­me­tro del CIS, el 78,8 % de los con­sul­ta­dos. Sin em­bar­go, la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) pu­so el mar­tes las car­tas so­bre la me­sa y ad­vir­tió de que eso de ser po­si­ti­vos no es­tá mal, pe­ro que a Es­pa­ña aún le que­da mu­cho pa­ra al­can­zar el bie­nes­tar de No­rue­ga o Di­na­mar­ca. Y es que, mien­tras es­tos paí­ses ocu­pan los dos pri­me­ros pues­tos en la lista de lu­ga­res con ma­yor ca­li­dad de vi­da, se­gún la ONU, has­ta en 33 paí­ses se vi­ve me­jor que en Es­pa­ña. ¿Un dis­pa­ra­te?

Se­gún Ra­fael San­tan­dreu, psi­có­lo­go y gu­rú de la fe­li­ci­dad —ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros res­pec­to a es­te te­ma, en­tre ellos, Ser fe­liz en Alas­ka—, no hay que ob­se­sio­nar­se con la idea de es­tar a la en es­te ti­po de lis­tas, «ya que son un ar­ma de do­ble fi­lo», afir­ma. «Por un la­do la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca de es­tos paí­ses te con­ce­de mu­chas op­cio­nes vi­ta­les, pe­ro tam­bién es una mal­di­ción por­que so­le­mos con­ver­tir esas op­cio­nes en su­per­exi­gen­cias y, al fi­nal, aca­ba­mos ago­bia­dos y es­tre­sa­dos por to­do ello: ser delgado, te­ner un gran tra­ba­jo, te­ner pa­re­ja...», ex­pli­ca.

Se­gún es­te ex­per­to, Es­pa­ña tie­ne co­mo asig­na­tu­ra pen­dien­te «im­ple­men­tar la edu­ca­ción emo­cio­nal». Con es­to, San­tan­dreu quie­re de­cir que los es­pa­ño­les tie­nen que apren­der «a ocu­par­se en lu­gar de preo­cu­par­se, a te­ner una es­ca­la de va­lo­res don­de lo esen­cial sea amar a los de­más en lu­gar de con­se­guir co­sas, igual que con­se­guir un pen­sa­mien­to in­de­pen­dien­te».

Pa­ra el ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­xía de la UDC An­to­nio Iz­quier­do, otro de los pro­ble­mas que im­pi­den que Es­pa­ña avan­ce ha­cia una so­cie­dad de bie­nes­tar pleno es que «aquí va­mos a ca­ba­llo en­tre la tra­di­ción y la mo­der­ni­dad. En los paí­ses nór­di­cos, en cam­bio, tie­nen una so­cie­dad más ho­mo­gé­nea. Ade­más, en Es­pa­ña hay un por­cen­ta­je muy ele­va­do de gen­te que es­tá des­en­gan­cha­da de la so­cie­dad: hay de­ma­sia­da gen­te que no es­tu­dia, que no co­bra, que no vo­ta... y eso pa­sa fac­tu­ra a la ho­ra de ha­cer una me­di­ción glo­bal de la fe­li­ci­dad».

Si se ha­bla de un aná­li­sis in­di­vi­dual es po­si­ble que los es­pa­ño­les, «con per­so­na­li­da­des la­ti­nas», co­mo apun­ta la psi­có­lo­ga clí­ni­ca De­lia Gui­tián, sal­gan fa­vo­re­ci­dos. De he­cho, son los nór­di­cos los que, de ma­ne­ra re­gu­lar, tie­nen una ta­sa más ele­va­da de sui­ci­dios. «La fe­li­ci­dad es un es­ta­do sub­je­ti­vo de bie­nes­tar, por eso más bien hay que de­cir que lo que va­lo­ran es­tos es­tu­dios es la ca­li­dad de vi­da».

Otro tra­ba­jo que pe­rió­di­ca­men­te mi­de es­tos pa­rá­me­tros, en es­te ca­so en­tre 35 paí­ses, es el in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE). A te­nor de lo que sen­ten­cia es­te in­for­me, los es­pa­ño­les aún tie­nen mo­ti­vos pa­ra con­fiar en que su fe­li­ci­dad no era una ilusión fru­to de las ho­ras de sol, el des­par­pa­jo y ese sa­ber dis­fru­tar de la vi­da que, mu­chos creen, es la en­vi­dia del res­to de Eu­ro­pa. «La con­fian­za en otras per­so­nas es un com­po­nen­te im­por­tan­te del ca­pi­tal so­cial y en Es­ca­be­za pa­ña la con­fian­za en otros es su­pe­rior al pro­me­dio de los paí­ses eu­ro­peos», ex­pli­ca es­te in­for­me. Ade­más, Es­pa­ña se cla­si­fi­ca tam­bién en es­te es­tu­dio en el ex­tre­mo su­pe­rior de la OCDE en cuan­to a la sa­tis­fac­ción que per­ci­ben los ni­ños de su vi­da, que tie­ne la pun­tua­ción más al­ta de los paí­ses de la OCDE». Tam­bién pun­túa al­to en es­pe­ran­za de vi­da (83,2 años) y en dis­fru­te del tiem­po li­bre, don­de al pa­re­cer, no se es­ca­ti­ma, ya que Es­pa­ña tie­ne tam­bién las ci­fras más al­tas en es­te as­pec­to. Si a es­to se le su­ma el es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble que, se­gún San­tan­dreu, «to­da­vía se man­tie­ne en mu­chas ciu­da­des y pue­blos de Es­pa­ña, don­de la gen­te se co­no­ce, ayu­da y vi­ve en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za», se pue­de de­cir que el pues­to 34.º que le ha otor­ga­do la ONU a Es­pa­ña no es­tá tan mal. A pe­sar de que, co­mo de­cía Kant, la fe­li­ci­dad no es un de­seo o una ale­gría, sino un de­ber.

ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.