El va­lor ca­tas­tral re­si­den­cial subió ca­si el 25 % des­de la cri­sis

Pa­só de 32.369 eu­ros de me­dia al pin­char la bur­bu­ja a 40.000

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - MA­RIO BERAMENDI

El va­lor ca­tas­tral me­dio ur­bano de uso re­si­den­cial se ha si­tua­do es­te mes de marzo en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga en 40.357 eu­ros, se­gún los úl­ti­mos da­tos ac­tua­li­za­dos por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Se tra­ta de una ci­fra un 3 % su­pe­rior a la del año pa­sa­do, y un 24 % más al­ta que la que se con­ta­bi­li­za­ba en el 2008, jus­to an­tes de que pin­cha­ra la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria.

El in­cre­men­to del va­lor se ex­pli­ca, en par­te, por el au­men­to del par­que de vi­vien­da nue­va. Pe­ro es­ta es una va­ria­ble apli­ca­ble a los úl­ti­mos años, no al con­jun­to del pe­río­do, mar­ca­do du­ran­te años por una pa­rá­li­sis en la cons­truc­ción re­si­den­cial. Ha­bría que aña­dir otros fac­to­res, co­mo el plan de re­gu­la­ri­za­ción de Ha­cien­da, que per­mi­te aflo­rar bie­nes ocul­tos (co­mo es el ca­so de las pis­ci­nas o ca­sas reha­bi­li­ta­das) y, so­bre to­do, la re­vi­sión de los va­lo­res ca­tas­tra­les a ins­tan­cias de los pro­pios ayun­ta­mien­tos, que lle­va­ban tiem­po sin po­ner­los al día.

El au­men­to del 24 % en el va­lor me­dio, el más al­to, es so­lo en el ám­bi­to re­si­den­cial. Si se tie­nen en cuen­ta to­dos los usos del ca­tas­tro ur­bano (re­li­gio­sos, cul­tu­ral, de ocio, sa­ni­ta­rio, in­dus­trial), el ca­tas­tro me­dio ur­bano re­gis­tra un in­cre­men­to del 16 %, al pa­sar de 29.438 eu­ros en el 2008 a 34.218 en marzo del 2017.

El va­lor ca­tas­tral es la ba­se de cálcu­lo pa­ra la ma­yor par­te de los tri­bu­tos li­ga­dos a los in­mue­bles. En el ám­bi­to lo­cal tie­ne un im­pac­to di­rec­to en el IBI, la gran jo­ya fis­cal de los mu­ni­ci­pios y que apor­ta, de me­dia, tres de ca­da diez eu­ros que re­cau­da. Tam­bién tie­ne in­ci­den­cia en las plus­va­lías mu­ni­ci­pa­les.

¿Por qué es im­por­tan­te?

Pe­ro ade­más de en es­tos dos ca­sos, el va­lor ca­tas­tral tie­ne im­por­tan­cia pa­ra otros im­pues­tos. El pri­me­ro, el IRPF, y no cuan­do se tra­ta de la vi­vien­da ha­bi­tual, sino pa­ra pi­sos o lo­ca­les va­cíos, sin al­qui­lar, que se de­cla­ran en la ren­ta en fun­ción del va­lor ca­tas­tral. Por ejem­plo, el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio es el que gra­va los bie­nes ne­tos de una per­so­na fí­si­ca. Uno de esos bie­nes o de­re­chos que pue­de for­mar par­te del pa­tri­mo­nio son los in­mue­bles. Y a la ho­ra de pa­gar, se tie­ne en cuen­ta el ma­yor de los tres va­lo­res si­guien­tes: el va­lor ca­tas­tral, el com­pro­ba­do por la Ad­mi­nis­tra­ción a efec­tos de otros tri­bu­tos o el va­lor de ad­qui­si­ción.

Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta lo que ocu­rre con otros tri­bu­tos vin­cu­la­dos a los in­mue­bles, co­mo son el im­pues­to so­bre trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les y ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, o el de su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes, am­bos ce­di­dos a las co­mu­ni­da­des. Aquí, los bie­nes se de­ben cal­cu­lar por el va­lor real o de mer­ca­do. Y las au­to­no­mías han apro­ba­do un sis­te­ma de cálcu­lo por el que, con­sig­nan­do el va­lor ca­tas­tral y la an­ti­güe­dad que tie­ne el in­mue­ble, se es­ta­ble­ce un va­lor lla­ma­do de re­fe­ren­cia, que ha subido tam­bién du­ran­te los años de cri­sis. Es de­cir, que en am­bos ca­sos, la ac­tua­li­za­ción del Ca­tas­tro so­bre el va­lor del in­mue­ble tie­ne im­por­tan­cia a la ho­ra de sal­dar cuen­tas con el fis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.