Rosa Quin­ta­na in­sis­te en que la ley de acui­cul­tu­ra nun­ca ve­rá la luz si no hay con­sen­so con el sec­tor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - D. SAM­PE­DRO

El es­pec­tro del bo­rra­dor de la ley de acui­cul­tu­ra de Ga­li­cia vol­vió a pa­sear­se ayer por el Par­la­men­to ga­lle­go, en el trans­cur­so de una com­pa­re­cen­cia de la con­se­llei­ra de Mar, Rosa Quin­ta­na, con­ce­bi­da pa­ra ex­pli­car el plan de tra­ba­jo de su de­par­ta­men­to pa­ra lo que res­ta de le­gis­la­tu­ra. La opo­si­ción pu­so de re­lie­ve que la Xun­ta in­ten­ta­ba re­cu­pe­rar un pro­yec­to, pa­ra­li­za­do por las pro­tes­tas del sec­tor pes­que­ro, al­go que Quin­ta­na ne­gó ta­xa­ti­va­men­te y di­jo que nin­gu­na ley de acui­cul­tu­ra «ve­rá a luz sen con­sen­so».

La con­se­llei­ra des­li­zó que la opo­si­ción in­ten­tó ins­tru­men­ta­li­zar el des­con­ten­to del sec­tor con el bo­rra­dor, alen­tan­do una ma­ni­fes­ta­ción en fe­bre­ro del 2016 «can­do xa se sa­bía que non se ía a fa­cer». Los gru­pos de la opo­si­ción in­ter­pre­tan que la Xun­ta re­ple­gó ve­las y en­te­rró el pro­yec­to pre­ci­sa­men­te por es­to, por la con­tes­ta­ción del sec­tor, mien­tras que Quin­ta­na re­pli­có: «Pa­ra que al­go mo­rra ten que ter na­ci­do».

Pe­ro en el ala iz­quier­da del he­mi­ci­clo no se fían. La so­cia­lis­ta Lo­li To­ja, tras re­cor­dar la «abru­ma­do­ra» de­rro­ta su­fri­da por Fei­joo y Quin­ta­na en la acui­cul­tu­ra, re­mar­có que «ago­ra que­ren vol­ver im­plan­tar sen re­nun­ciar ás ideas ori­xi­nais».

To­ja, al igual que Car­men San­tos (En Ma­rea) y Mon­tse Prado (BNG) re­cha­za­ron cual­quier in­ten­to de fa­vo­re­cer el asen­ta­mien­to de mul­ti­na­cio­na­les en las rías ga­lle­gas, me­dian­te el ré­gi­men de con­ce­sio­nes, y de­man­da­ron más aten­ción pa­ra la pes­ca ar­te­sa­nal fren­te a la de ca­rác­ter in­dus­trial.

«Non te­mos na­da ama­ña­do coas mul­ti­na­cio­nais», se de­fen­dió enér­gi­ca­men­te la con­se­llei­ra de Mar, quien adu­jo que las ba­teas que han cam­bia­do de ma­nos no fue­ron a pa­rar a gran­des cor­po­ra­cio­nes, sino a otros pe­que­ños pro­duc­to­res me­ji­llo­ne­ros. A mo­do de in­di­ca­ción, di­jo que en el año 2015 se ven­die­ron 500 ba­teas. Pe­ro no aca­ba­ron en ma­nos de mul­ti­na­cio­nes. E in­sis­tió: «O mar es­tá en mans pri­va­das, me­dian­te con­ce­sións, pe­ro en mans de Pe­pe, de Ma­nuel, de Juana» y de mu­chos otros pe­que­ños pro­duc­to­res, di­jo.

Du­ran­te su com­pa­re­cen­cia, Quin­ta­na tam­bién se de­tu­vo de for­ma muy pun­tual en los efec­tos que pue­de te­ner pa­ra Ga­li­cia la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE. Fren­te a una opo­si­ción que tras­la­dó su in­quie­tud por los per­jui­cios que pue­de te­ner pa­ra la co­mu­ni­dad, Quin­ta­na de­fen­dió que Ga­li­cia fue, jun­to a la Bre­ta­ña fran­ce­sa, la úni­ca re­gión eu­ro­pea en eva­luar el im­pac­to pa­ra con­ver­tir las ame­na­zas en opor­tu­ni­da­des pa­ra el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.