Ex­ma­ri­ne­ros ga­lle­gos pi­den apo­yo a Bruselas pa­ra ob­te­ner una pen­sión de No­rue­ga

La Comisión Eu­ro­pea se po­ne de per­fil y los afec­ta­dos ame­na­zan con acu­dir al Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - CRISTINA PORTEIRO

Es­ta­fa­dos, vi­li­pen­dia­dos y aban­do­na­dos, pe­ro re­sis­ten. Lle­van más de 72 ma­ni­fes­ta­cio­nes a sus es­pal­das. Se han reuni­do con em­ba­ja­do­res, mi­nis­tros, de­fen­so­res del pue­blo y re­pre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Son el co­lec­ti­vo Long Ho­pe, que agru­pa a bue­na par­te de los 8.000 ma­ri­ne­ros ga­lle­gos a los que No­rue­ga ha se­cues­tra­do sus pen­sio­nes. Ayer ate­rri­za­ron en Bruselas pa­ra exi­gir a la Comisión Eu­ro­pea, «la más po­lí­ti­ca de la his­to­ria», se­gún su pre­si­den­te, que in­ter­ce­da en el con­flic­to abier­to con el Go­bierno de Os­lo. Pi­den al­go muy sen­ci­llo: con­se­guir que les pa­guen por los 40 años de aza­ro­so tra­ba­jo a bor­do de la ma­ri­na no­rue­ga. Hoy vol­ve­rán a ha­cer­lo en la Comisión de Pe­ti­cio­nes de la Eu­ro­cá­ma­ra. «Po­den fa­cer moi­to den­de aquí, te­ñen fe­rra­men­tas pa­ra pre­sio­nar», ase­gu­ró el por­ta­voz de la pla­ta­for­ma, Al­ber­to Paz, cons­cien­te de que el enemi­go con­tra el que se en­fren­tan «é moi gran­de». Bruselas pre­fie­re no in­mis­cuir­se en un con­flic­to que con­si­de­ra ajeno a sus com­pe­ten­cias. El equi­po de la co­mi­sa­ria de Em­pleo, Ma­rian­ne Thys­sen, se li­mi­tó a to­mar no­ta de las que­jas ga­lle­gas. «A no­sa in­ten­ción é sen­tar a No­rue­ga no ban­qui­ño do Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go, que xa son pa­la­bras maio­res», des­li­zó Paz. Es­tán a un tre­cho de ha­cer­lo, vien­do que la vía po­lí­ti­ca se ago­ta. Miem­bros de Long Ho­pe, con la par­la­men­ta­ria Li­dia Sen­ra, en Bruselas.

Los ma­ri­ne­ros de­fien­den su de­re­cho a be­ne­fi­ciar­se de las pen­sio­nes. No­rue­ga no les per­mi­tió co­ti­zar a la Se­gu­ri­dad So­cial has­ta la fir­ma del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con la UE. A pe­sar de con­tar con la re­si­den­cia en Es­pa­ña, el tra­ba­jo siempre lo eje­cu­ta­ron en el país nór­di­co, don­de sí pa­ga­ron im­pues­tos por va­lor de has­ta 520 mi­llo­nes de eu­ros. Aho­ra se en­cuen­tran en un lim­bo. Paz la­men­tó la fal­ta de apo­yo ex­pre­so de la Comisión a sus de­man­das: «O Go­berno es­pa­ñol e o no­rue­go ocul­tá­ron­lle es­te ca­so can­do se ne­go­ciou o acor­do. O que ti­ña que fa­cer Es­pa­ña ne­se mo­men­to era re­cla­mar os no­sos de­rei­tos so­ciais con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo. Pe­ro non se fi­xo. A sa­ber que tra­ta­ron eses dous», de­nun­ció. Una

que­ja a la que se su­mó la eu­ro­dipu­tada de AGE, Li­dia Sen­ra: «Non hou­bo von­ta­de po­lí­ti­ca pa­ra re­sol­ve­lo». El res­to de eu­ro­dipu­tados ga­lle­gos ce­rra­ron fi­las con el co­lec­ti­vo. «Non vi­mos o com­pro­mi­so da Comisión que es­pe­ra­ba­mos», zan­jó el po­pu­lar Mi­llán Mon. «Trá­ta­se de co­rri­xir un­ha si­tua­ción de in­xus­ti­za (...) A Comisión aín­da sa­ben­do que non ten com­pe­ten­cias es­tri­tas na ma­te­ria de­be xo­gar un pa­pel de fa­ci­li­ta­dor», su­gi­rió el so­cia­lis­ta Jo­sé Blan­co.

Ex­ma­ri­ne­ros y au­to­ri­da­des del país nór­di­co se ve­rán las ca­ras en el jui­cio que se ce­le­bra­rá los pró­xi­mos 4 y 5 de abril en Os­lo. Mien­tras es­pe­ran a que se ha­ga jus­ti­cia, anun­cian mo­vi­li­za­cio­nes an­te las puer­tas del par­la­men­to no­rue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.