«Por sal­var a mi hi­ja no me lo pien­so»

El pa­dre de una ni­ña de O Po­rri­ño que pa­de­ce atre­sia bi­liar se so­me­te­rá a una ope­ra­ción y do­na­rá par­te de su hí­ga­do pa­ra de­vol­ver­le la sa­lud a la pe­que­ña

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

Un ve­cino de O Po­rri­ño do­na­rá par­te de su hí­ga­do pa­ra sal­var la vi­da de su hi­ja, de año y me­dio. El ban­co de ta­po­nes de To­mi­ño les ha con­ce­di­do una ayu­da pa­ra po­der ha­cer fren­te a gas­tos de des­pla­za­mien­to, da­do que la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, pa­ra la que to­da­vía no hay fe­cha, se rea­li­za­rá en el Hos­pi­tal La Paz, de Ma­drid. Da­vid Cru­ces Alon­so es cons­cien­te de que se tra­ta de una ope­ra­ción de ries­go.

Los mé­di­cos le han in­for­ma­do de que, si to­do sa­le bien, es­ta­rá un mes de ba­ja. Pe­ro po­dría ha­ber com­pli­ca­cio­nes, que es­te sol­da­dor que re­si­de en la pa­rro­quia de Atios es­tá dis­pues­to a asu­mir por el bien de la pe­que­ña Alexys. «Por sal­var a mi hi­ja, no tu­ve que pen­sar­lo na­da y eso que los mé­di­cos me lo re­cuer­dan ca­da po­co tiem­po», afir­ma.

Da­vid es cons­cien­te de que po­dría mo­rir­se en la me­sa de ope­ra­cio­nes o su hí­ga­do fa­llar des­pués de la in­ter­ven­ción, y en­ton­ces se­ría él quien ne­ce­si­te un tras­plan­te. Su cuer­po de­be­rá acos­tum­brar­se a tra­ba­jar sin ve­sí­cu­la bi­liar, es pro­ba­ble que su­fra pro­ble­mas de aci­dez de cua­tro a seis me­ses des­pués de la ope­ra­ción y de­be­rá lle­var una die­ta muy es­tric­ta li­bre de gra­sas.

Pe­ro ha­rá to­do lo que es­tá en su mano por se­guir vien­do la son­ri­sa de su hi­ja ca­da día. «No pa­ra quie­ta, si es­tá bien es una ma­ra­vi­lla, co­rre de un la­do pa­ra otro y eso nos ani­ma, al con­tra­rio de cuan­do se en­cuen­tra mal: en­ton­ces se lle­va peor», afir­ma.

Ya ha co­men­za­do a ha­cer­se las prue­bas mé­di­cas, una vez que los es­pe­cia­lis­tas han com­pro­ba­do que su hí­ga­do es com­pa­ti­ble con el de su hi­ja.

La pe­que­ña Alexys ya es to­da Da­vid afir­ma que su hi­ja no pa­ra quie­ta y que ver­la son­reír los man­tie­ne con áni­mos.

una lu­cha­do­ra a pe­sar de su cor­ta edad. Re­cién na­ci­da le diag­nos­ti­ca­ron una atre­sia bi­liar, una en­fer­me­dad he­pá­ti­ca que la lle­vó a pa­sar dos ve­ces por el qui­ró­fano. Los mé­di­cos han in­ten­ta­do que su hí­ga­do aguan­te el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que crez­ca y po­der re­tra­sar el mo­men­to del tras­plan­te de hí­ga­do, afir­ma Da­vid. «Se lo de­tec­ta­mos con un mes, es­tu­vo 15 días en el Hos­pi­tal Ál­va­ro Cun­quei­ro, pe­ro aquí no nos da­ban una so­lu­ción, por lo que fue tras­la­da­da a Ma­drid en am­bu­lan­cia. La ope­ra­ron con ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca, pe­ro hu­bo com­pli­ca­cio­nes por­que dre­na­ba de­ma­sia­do la son­da en el es­tó­ma­go. Pa­ra la se­gun­da ope­ra­ción tu­vie­ron que abrir­le el ab­do­men. Le apli­ca­ron la téc­ni­ca de Ka­sai, un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co rea­li­za­do en ni­ños en los que la bi­lis no lo­gra dre­nar

co­rrec­ta­men­te des­de el hí­ga­do has­ta el in­tes­tino delgado. El con­duc­to que va del hí­ga­do al in­tes­tino tu­vie­ron que re­cons­truir­lo con un tro­zo de in­tes­tino. «Nues­tra ni­ña aguan­tó has­ta aho­ra con es­ta ope­ra­ción», afir­ma Da­vid. La pe­que­ña se­rá in­ter­ve­ni­da en fe­chas pró­xi­mas en el Hos­pi­tal La Paz, mien­tras que a su pa­dre le ex­tir­pa­rán par­te del hí­ga­do en el Ra­món y Ca­jal. «Mi ma­dre irá tam­bién pa­ra allí, más que na­da pa­ra no des­per­tar­me so­lo de la anes­te­sia, da­do que mi mu­jer

es­ta­rá con la ni­ña». Ade­más es­tán ges­tio­nan­do que el Ser­gas acep­te el tras­la­do del his­to­rial clí­ni­co de Cristina, la ma­dre, a Ma­drid, pues­to que pa­de­ce de cán­cer y se­ría im­pen­sa­ble que du­ran­te los me­ses en los que la pe­que­ña es­té in­gre­sa­da en La Paz ten­ga que via­jar a Ga­li­cia pa­ra re­ci­bir las se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia. «Nues­tra ni­ña no pue­de que­dar­se so­la allí», afir­ma. Da­vid ex­pli­ca que el be­bé de­be­rá per­ma­ne­cer in­gre­sa­do en­tre dos y seis me­ses una vez que sea in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te.

La en­fer­me­dad de la pe­que­ña Alexys su­po­ne un enor­me sa­cri­fi­cio eco­nó­mi­co pa­ra sus pa­dres. Da­vid afir­ma que em­plean más de 1.400 eu­ros men­sua­les en ad­mi­nis­trar a su hi­ja los me­di­ca­men­tos pres­cri­tos por los mé­di­cos de la Se­gu­ri­dad So­cial.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.