Las rui­nas que guar­dan la me­mo­ria del Mon­te Po­rrei­ro es­plen­do­ro­so

Los res­tos del vie­jo bal­nea­rio, del sue­ño en pie­dra de Ca­si­mi­ro Gó­mez, aun­que muy de­te­rio­ra­dos, aún man­tie­nen el en­can­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

La sen­da del Lé­rez, la que per­mi­te ir des­de Pon­te­ve­dra a Bo­ra por las dos már­ge­nes del río, es­con­de gran­des his­to­rias. Una de ellas, aun­que rui­no­sa, se evi­den­cia en Mon­te Po­rrei­ro. Allí, a ori­llas del cau­ce, es­tá el sue­ño en pie­dra de to­do un vi­sio­na­rio, de Ca­si­mi­ro Gó­mez. Él fue quien mon­tó ahí, en 1906, un bal­nea­rio que se con­vir­tió en un ofi­cio­so Par­la­men­to de verano pa­ra po­lí­ti­cos de la épo­ca co­mo Mon­te­ro Ríos o Ries­tra. Ahí se de­bían co­cer los gran­des asun­tos de la po­lí­ti­ca de an­ta­ño. Di­ce el his­to­ria­dor Xo­sé Ma­nuel Pe­rei­ra, que es­cri­bió un li­bro so­bre es­te edi­fi­cio, que en aquel mo­men­to «en Ga­li­cia, don­de el ter­ma­lis­mo ha­bía co­gi­do un au­ge enor­me, ha­bía un trián­gu­lo de vi­si­ta im­pres­cin­di­ble: Mon­da­riz, Mon­te Po­rrei­ro y La To­ja». Ta­les eran los en­can­tos del lu­gar que has­ta un sul­tán de Ma­rrue­cos, Mu­ley Haf­fid, o la in­fan­ta Isabel de Borbón se de­ja­ron ver por los sa­lo­nes de Lé­rez. ¿Qué que­da de to­do eso? Po­co. Ca­si na­da. Que­dan unos res­tos de pie­dra. Pe­ro lo más tris­te qui­zás sea el des­co­no­ci­mien­to so­bre el lu­gar. Ayer, pre­gun­tan­do a va­rias per­so­nas que tran­si­ta­ban por el pa­seo del Lé­rez, usua­rios ha­bi­tua­les del en­torno, na­die sa­bía que allí ha­bía ha­bi­do un bal­nea­rio. So­lo una mu­jer en­tra­da en años afir­ma­ba: «Creo que un­ha cou­sa to­da ro­ta que hai alí adian­te».

La mu­jer no iba des­en­ca­mi­na­da. El tem­ple­te que se con­ser­va de los tres edi­fi­cios que en su día hu­bo es­tá, real­men­te, bas­tan­te de­te­rio­ra­do. Le fal­tan las puer­tas, las pa­re­des es­tán des­con­cha­das y el sue­lo lleno de ba­su­ra y lo­do. Los vie­jos azu­le­jos de la fuen­te re­sis­ten a du­ras pe­nas y ta­pa­dos por una es­pe­cie de irre­ve­ren­te in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca... Aún así, pe­se al aban­dono, el lu­gar guar­da cier­to en­can­to, so­bre to­do, cuan­do el sol bai­la so­bre él y uno ob­ser­va el in­mue­ble des­de lo al­to del puen­te cer­cano que so­bre­vue­la el río Lé­rez. Ayer, si uno se fi­ja­ba bien, pa­re­cía in­clu­so que el si­tio se re­sis­tie­se a per­der su si­tio en la his­to­ria por mu­cho que ca­si na­die se acuer­de de él. Una anéc­do­ta: en la fa­cha­da, aun­que un po­co bo­rro­so, se lee 1906, que fue el año de su inau­gu­ra­ción. Pues por si aca­so a al­guien no le que­da­ba cla­ra la so­le­ra del es­pa­cio, jus­to de­lan­te de la fa­cha­da ha­bía ti­ra­da una la­ta de cer­ve­za... ¡de 1906!

«No se pue­de pe­dir más»

El en­torno del bal­nea­rio sí es­tá acon­di­cio­na­do. No fal­tan ban­cos ni me­sas de ma­de­ra, aun­que hay al­gu­na zo­na don­de le ven­dría bien una re­vi­sión a la va­lla que pro­te­ge de las caí­das al río y al­gún pun­to don­de los tem­po­ra­les de­ja­ron pa­sa­re­las es­tro­pea­das o ra­mas de ár­bo­les cor­tan­do el pa­so. Si se pre­gun­ta a quie­nes re­co­rren la sen­da, bien por el la­do en el que el ca­mino es de tie­rra bien por la mar­gen por la que se pisa ce­men­to, lo tie­nen cla­ro: «Ve­ni­mos to­dos los días de Pon­te­ve­dra, y es ma­ra­vi­llo. No­so­tros va­mos has­ta Bo­ra y vol­ve­mos», se­ña­la­ba un cuar­te­to de hom­bres de me­dia­na edad. «No se pue­de pe­dir más, es­tá ge­nial», aña­de una jo­ven que pa­sea una pe­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.